biogás

Galicia pisa el acelerador del biogás y tendrá una nueva planta en Lugo

0
En los últimos quince días han partido desde Galicia tres importantes noticias asociadas a los gases renovables en general y al biogás en particular. La última la protagonizan Lence, Norvento y Agroamb, que dentro del proyecto Riazor construirán una planta de biogás con una capacidad de digestión anaerobia de 55.000 toneladas de residuos anuales para convertirlo en biometano e inyectarlo a la red de gas convencional.
Galicia pisa el acelerador del biogás y tendrá una nueva planta en Lugo
Proyección tridimensional de la planta Riazor en el polígono de O Ceao (Lugo)

El 12 de marzo informábamos sobre el apoyo de la Xunta de Galicia a Innolact, productora y comercializadora de quesos, nata y la mazada, para poner en marcha una planta que transformará los residuos de la industria en biogás. Diez días después la Unidad Mixta de Gas Renovable, desarrollada por Naturgy, EnergyLab y Edar Bens. reafirmaba su compromiso de continuar con cinco nuevas líneas de investigación, tres de las cuales están encaminadas a producir hidrógeno verde, biohidrógeno y bio-syngas.

Ahora son Lence, Norvento y Agroamb quienes presentan en sociedad el proyecto Riazor, que opta a la primera convocatoria del programa Innovation Fund-Small Scale de la Comisión Europea. Sus promotores lo resumen como un proyecto que “permitirá valorizar residuos orgánicos generados  principalmente en la industria láctea, si bien ofrecerá a otras industrias agroalimentarias y organismos públicos locales la oportunidad de gestionar  sus desechos”.

El proyecto tiene una inversión prevista de 7,5 millones de euros, las instalaciones se ubicarán en el polígono O Ceao de la ciudad de Lugo y se calcula que la planta tendrá una capacidad de gestión de una media de 55.000 toneladas de residuos anuales, con los que se generará biogás que se convertirá en biometano para inyectarlo y comercializarlo a través de la red de gas.

Biogás, biometano, biofertilizantes, depuración de agua en humedales y tratamiento biológico de olores
Además de la producción de biogás y su conversión en biometano, Riazor descansa sobre otras tres patas: la producción de biofertilizantes, un sistema de humedales y otro de tratamiento de olores. En cuanto al primero, aseguran que “el digestato de la planta de biogás permitirá generar un compost orgánico destinado al sector primario”.

Por otro lado, el efluente líquido afirman que “será tratado en un sistema de humedales ubicado en las instalaciones, asegurando que otros compuestos  químicos, como el nitrógeno, sean capturados de manera eficiente en el proceso, cumpliendo con los estándares más exigentes de calidad del agua para su reutilización en aplicaciones industriales”.  Por último, “la planta contará con un sistema de tratamiento biológico de olores para atrapar compuestos olorosos, minimizando el impacto ambiental”.

La participación de Norvento junto a Lence, sexta productora de España en comercialización de leche UHT, y Agroamb, centrada en la producción de cultivos forrajeros, refuerza su posición en el sector del biogás. Aunque la compañía energética lleva en este sector desde 2013, el pasado año creó una línea de negocio específica para el desarrollo de soluciones y plantas de biogás.
 

Añadir un comentario