biocarburantes

La CE tiene que aclarar si solo quiere un 10,6% de renovables en el transporte para 2030

0
O se aclara el proyecto de reforma de la directiva presentado por la Comisión Europea en su paso por el Parlamento y Consejo o la incorporación de renovables al transporte se adivina exiguo para 2030. Así lo ha señalado a Energías Renovables la sección de Biocarburantes de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA): “Si tenemos en cuenta que el objetivo para 2020 es el 10%, resultaría que la Comisión estaría proponiendo aumentar la penetración de las renovables en el transporte en sólo 0,6 puntos porcentuales entre 2020 y 2030, lo que resulta ¡increíble!".
La CE tiene que aclarar si solo quiere un 10,6% de renovables en el transporte para 2030

APPA Biocarburantes expresa su valoración “muy negativa” de las propuestas planteadas por la Comisión Europea en su paquete denominado Energía limpia para todos los europeos. Afirma que “si la obligación de carburantes renovables y/o avanzados propuesta es del 6,8% en 2030, en el caso de que la aportación de los biocarburantes convencionales llegara al límite del 3,8% propuesto resultaría que las renovables en el transporte en 2030 serían del 10,6%”.

“Si tenemos en cuenta que el objetivo para 2020 es el 10%, la Comisión estaría proponiendo aumentar la penetración de las renovables en el transporte en sólo 0,6 puntos porcentuales entre 2020 y 2030, lo que resulta ¡increíble!". Así recalca APPA Biocarburantes la falta de ambición y concreción en la propuesta presentada la semana pasada por la CE.

Solo electricidad renovable
Esta falta de ambición se explicaría si, como dice la CE en el texto de la reforma planteada de la directiva de energías renovables, la electricidad que entraría en ese 6,8% del transporte en 2030 es solo de origen renovable. Se explicaría así también que para 2021 proponga un exiguo 1,5% para las renovables más bajas en carbono, ya que sumado al 7% de los biocarburantes convencionales sumarían un 8,5% y tampoco llegarían al objetivo definido en dicha directiva: 10% de combustibles en el transporte para 2020.

Tras conocer el paquete anunciado por la Comisión Europea, Raffaello Garofalo, secretario general de la European Biodiesel Board, advertía que “debido a los altos costos que supone enfrentar la descarbonización en el transporte, la exclusión de los biocarburantes convencionales probablemente significará un aumento de los combustibles fósiles por la falta de disponibilidad de avanzados".

La CE no cuenta con los aceites usados y las grasas animales
A falta de despejar estas dudas (la CE no habla por ningún lado de cuánto asigna a la electricidad no renovable en el transporte), APPA Biocarburantes tiene claro que la propuesta “deja a los biocarburantes convencionales en una situación de gran precariedad para la próxima década”. Añaden que “además de eliminar el objetivo de renovables en el transporte los excluye de la nueva obligación de combustibles renovables y/o avanzados y les pone un techo decreciente en su contribución al objetivo comunitario global de energías renovables”.

En cuanto a la obligación establecida para los biocarburantes avanzados, a pesar de que la valoran positivamente, critican que “la Comisión haya excluido de la misma a los biocarburantes fabricados con aceites de cocina usados y grasas animales de categoría 1 y 2, y que proponga limitar su aportación a la nueva obligación de biocarburantes renovables y/o avanzados”. En la actualidad, estas materias primas son las únicas de origen español con las que se elabora biodiésel en nuestro país.

Desde Zamora piden la dimisión de Arias Cañete
Por último, entre las reacciones más airadas que se han escuchado hasta el momento contra la reforma propuesta por la CE está la de la Plataforma Pro-Biorrefinería, relacionada con la planta que promueve la empresa Magdala en Barcial del Barco (Zamora). En un comunicado recogido por El Día de Zamora piden expresamente la dimisión del comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, por considerarle responsable de que "por segunda vez en menos de dos años quieren reducir el porcentaje de biocarburantes de materias primas agrarias basándose en mentiras y demagogia que esconden oscuros intereses de multinacionales".

Aparte de señalar que estos cambios normativos pueden perjudicar al proyecto de la biorrefinería de Barcial del Barco, vuelven a apuntar a Arias Cañete al considerar que "estos hechos se agravan dado que entendemos pudieran responder a intereses de oligopolios de sectores en los que el comisario y su familia tienen intereses privados personales de negocios y amistades". El comisario fue criticado y cuestionado a la hora de acceder a su cargo en la CE por su participación en diversas industrias petrolíferas. Lo que parece claro es que, contra lo previsto por Magdala tras su contacto con europarlamentarios españoles, la CE no ha hecho ninguna excepción en la que pudieran entrar biorrefinerías como la que proyectan, a pesar de que afirmaran que tenían el respaldo del propio Arias Cañete.


 

 

Añadir un comentario