termosolar

Secasol, un proyecto pionero que utiliza espejos Fresnel para secar lodos y desactivar su carga tóxica

1
El proyecto Secasol, que se está desarrollando en Andalucía y sur de Portugal, ha recurrido a la energía solar de concentración, en concreto a los espejos Fresnel, para secar los lodos procedentes del tratamiento de las aguas residuales y del lixiviado de los residuos domésticos. De esta forma espera reducir hasta la mitad el uso de combustibles fósiles en este proceso y minimizar la carga tóxica de los lodos, hasta el punto de que podrían ser reutilizados par regenerar suelos degradados.
Secasol, un proyecto pionero que utiliza espejos Fresnel para secar lodos y desactivar su carga tóxica

El proyecto se está llevando a cabo en Huelva y en él participan también las regiones portuguesas de Agarve y Alentejo. Los responsables de Secasol explican que la ubicación geográfica y la climatología de estas regiones, con grandes concentraciones urbanas en las zonas costeras e importantes centros de población en el interior, junto con su carácter turístico, traen consigo una gran generación de aguas residuales y de residuos domésticos que hasta ahora son gestionados mediante plantas que utilizan energías convencionales. Y gran parte de esta energía se consume en el secado de los procedentes del tratamiento de las aguas residuales y del lixiviado de los residuos domésticos.


Estos lodos, generados en las depuradoras, no son considerados residuos peligrosos en la normativa actual. Sin embargo, concentran la mayor parte de los contaminantes orgánicos e inorgánicos presentes en las aguas residuales que no son biodegradables (metales pesados, medicamentos, etc.) y contienen metabolitos secundarios generados en el proceso de depuración que pueden ser altamente contaminantes y tóxicos, y poseen una gran cantidad de organismos patógenos (Salmonella, E. coli, coliformes fecales, virus, etc.), por lo que necesitan un tratamiento y una gestión adecuada.



La producción de estos lodos es, de hecho, uno de los principales problemas a los que se enfrenta la gestión de aguas residuales, ya que su producción va en aumento como consecuencia de un mayor número de EDARs en funcionamiento y un mayor grado de depuración exigido por la normativa comunitaria. Además, su tratamiento y gestión conlleva un alto coste (entre el 25-65% de los costes de operación de una EDAR) y su destino final suele ser la incineración, un tratamiento muy cuestionado. 

La incineración se realiza tras proceder al secado de los lodos para facilitar su manejo y transporte. Este secado se puede hacer de dos formas: mediante energía convencional (eléctrica o consbustibles fósiles), con el consiguiente impacto; o mediante secado por evaporación mediante energía solar directa, lo que requiere una gran superficie y tiempos de secado muy grandes. 




Primer prototipo


Surge así la idea del proyecto Secasol, que está coordinado por la Diputación de Huelva y que ya ha conducido a la construcción de un prototipo de secado pionero en el mundo. Se trata de un secadero de bandas móviles que utiliza la energía solar concentrada por los espejos de un campo solar Fresnel. Esta energía es acumulada en un fluido circulante que la cede al aire que circula por dicho secadero, evaporando así la humedad de los lodos y obteniendo un producto final en forma de pellets con baja humedad. 

De este modo se elimina también la necesidad de incineración ya que los pellets podrán ser utilizados luego para regenerar suelos forestales degradados o similares, dado que el tratamiento térmico recibido elimina su carga bacteriana y minimiza su contenido tóxico.

El prototipo, que ha sido ubicado en Carrión de los Céspedes, donde la fundación CENTA (uno de los socios del proyecto) tiene sus instalaciones, funciona con una temperatura máxima del aire a la entrada a secadero de 95 ºC y permite tratar 180 kg/ día en lodos de depuradora y 160 kg/día en lixiviados de residuos domésticos, en un proceso que dura entre 10 y 30 minutos, en función de temperatura. 

Los investigadores estiman que en días altamente soleados, el consumo de combustible fósil para el secado térmico de lodos se podría reducir mediante este sistema hasta en un 50%.

El proyecto Secasol está cofinanciado con fondos FEDER a través del programa europeo de cooperación transfronteriza Poctecp.

 

Añadir un comentario
Manuel
Interesante proyecto. Esto podría hacer que los lodos de depuradora que se esparcen muchas veces en los campos de cultivo tras procesos de secado \"natural\", sin alcanzar las temperaturas de desinfección que al parecer genera este prototipo, pudieran utilizarse en regeneración de suelos agrícolas, sin añadir cargas patógenas a los mismos y además de forma sostenible usando energía renovable. Enhorabuena.