panorama

Las emisiones de CO2 crecen en España casi un 30%

1
Mayo ha sido nefasto en términos de CO2 emitido por el sector energético nacional. Esa es la principal conclusión que presenta el último Observatorio de la Electricidad, informe elaborado por la asociación ecologista WWF que recoge, cada mes, las magnitudes clave de la energía eléctrica en España. Según el Observatorio, "el sistema eléctrico peninsular cierra el mes de mayo de 2011 con un aumento del 29,5% de las emisiones de CO2 respecto a abril".
Las emisiones de CO2 crecen en España casi un 30%

El "notable" crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero es consecuencia, según la asociación ecologista, "del importante incremento de la producción eléctrica con carbón" y asimismo fruto del aumento de la generación con gas natural y fuel-gas, factores todos ellos que, según WWF, "alejan a España del cumplimiento del Protocolo de Kioto y de los compromisos de reducción de emisiones de la Unión Europea".

Las centrales térmicas españolas que queman carbón generaron en mayo apenas el 14,2% de los kilovatios que consumió España a lo largo de ese mes y, sin embargo, emitieron el 64% de los gases de efecto invernadero imputables a todo el sistema eléctrico nacional. En la imagen, central térmica de Velilla del Río Carrión, sita en Palencia y propiedad de Iberdrola, compañía que acaba de recibir una fuerte subvención de manos de la Junta de Castilla y León para poner en marcha en ella un proyecto de reducción de emisiones de óxido de nitrógeno (potente gas de efecto invernadero, promotor de cambio climático).

Pero estábamos con el Observatorio...
Según los datos publicados hoy por WWF, en mayo, casi la mitad (concretamente el 47,9%) de los kilovatios consumidos en España salió de fuentes de energía renovable (el sol, el agua, el viento y la biomasa) o de plantas de cogeneración; el 34,3% tuvo su origen en centrales térmicas que queman gas, carbón o fuel; y, por fin, el 17,9% fue generado en los ocho reactores nucleares que operan en España. Desglosados, los porcentajes quedan concretamente así, según WWF: 21,4% (solar, biomasa, cogeneración, minihidráulica); 19,5% (gas); 17,9% (nuclear); 14,8% (eólica); 11,7% (hidráulica); 0,6% (fuel). El mes pasado, España produjo algo más de veintiún millones de megavatios hora (21.259.637 MWh) y demandó poco más de veinte (20.019.846 MWh).

Así el mix, y según WWF, "las emisiones totales de CO2 del sistema eléctrico peninsular han aumentado de forma considerable en mayo de 2011 –un 29,53% con respecto a las del mes de abril– y fueron un 66,48% superiores a las de mayo del año pasado". Las emisiones medias de CO2 en mayo de 2011 (0,213 kilogramos de CO2 por kilovatio hora consumido) han sido muy superiores al valor medio registrado en abril de 2011 (0,165), y también muy superiores que las de mayo de 2010 (0,125). El 64% de las emisiones de CO2 que produjo el sistema eléctrico peninsular en mayo tuvo su origen en las centrales térmicas que queman carbón; el 34% fue producto de la combustión de gas; y el 1,9% restante salió de centrales que queman fuel, según WWF.

Alemania marca el paso, mientras España parece que quiere pisarse los cordones
A la luz de esos números, la organización ecologista considera que "la pérdida de liderazgo de España como referente en desarrollo tecnológico de fuentes renovables frente a otros países como Alemania puede tener consecuencias muy negativas en nuestra economía". WWF lamenta en ese sentido que, mientras que, en nuestro país, en 2010, la inversión en renovables ha disminuido un 53% –disminución que achaca a "la inseguridad regulatoria introducida en la normativa del sector"–, en todo el mundo esas inversiones han crecido una media del 40% y hasta un 100% en Alemania. Quizá a la luz de ese dato –el formidable crecimiento de las renovables alemanas–, la canciller Ángela Merkel anunciaba, hace apenas unas semanas, un plan de desmantelamiento total del parque nuclear de su país.

El problema de la dependencia tiene solución, según los ecologistas
WWF señala en su último Observatorio de la Electricidad que "las energías renovables son una oportunidad para contribuir a un cambio de modelo productivo" y que contribuyen "a la mejora de la competitividad, el I+D, la generación de empleo y la creación de riqueza". Además, según la organización ecologista, estas energías también "posibilitan la disminución de la fuerte dependencia energética de España de los combustibles fósiles", pues todo incremento de su aportación al mix eléctrico se traduce automáticamente en reducción de la necesidad de importar gas y petróleo, combustibles fósiles "cuyo carácter inflacionista ha llevado a precios muy caros, insostenibles, en tiempos de crisis económica".

CO2 con denominación de origen
El Observatorio de la Electricidad de WWF, que cumple con esta 57 ediciones, se ha constituido ya en un repaso-referencia de los principales indicadores eléctricos españoles, y pretende conformarse asimismo, además, en una herramienta de concienciación pública. Así, invita a todos los ciudadanos a calcular sus emisiones mensuales particulares de gases de efecto invernadero. En esta ocasión, la media anual de emisiones ha sido de 0,213 kilogramos de CO2 por kilovatio hora consumido. “Para calcular tus emisiones de CO2”, propone la asociación conservacionista, “multiplica tu consumo eléctrico [los kWh que hayas pagado en la factura de ese mes] por esa cantidad [0,213]”. La cuantía resultante debe ser expresada en kilogramos de dióxido de carbono (CO2), o sea, los kilos de CO2 que ha generado tu consumo.

Solo para la península
WWF aclara que, "por el momento, los resultados se refieren únicamente a las instalaciones de generación ubicadas en el sistema peninsular, por falta de información accesible sobre los mercados extrapeninsulares, aunque esperamos que en breve podamos contar también con esta información para que los consumidores de estos sistemas puedan conocer mes a mes el impacto ambiental que ocasiona su consumo eléctrico". La organización ecologista utiliza como factores de emisión los siguientes: 0,961 kilogramos de CO2 por kilovatio hora producido para una central térmica de carbón; 0,651 para una central de fuel-gas; y 0,372 para una central de ciclo combinado de gas natural.

Castilla y León subvenciona la central de Velilla, térmica de carbón propiedad de Iberdrola
En la imagen, central térmica de Velilla del Río Carrión, en Palencia, propiedad de Iberdrola. Esta compañía eléctrica, por cierto, acaba de anunciar la puesta en marcha del proyecto Coeben, proyecto que Iberdrola define como "una iniciativa de investigación y desarrollo cuya inversión alcanza los 1,5 millones de euros y que persigue reducir entre un 30 y un 50% las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) a la atmósfera". El proyecto ha recibido una subvención de 350.000 euros de la Agencia de Inversiones y Servicios, organismo dependiente de la Junta de Castilla y León.

Más información
Observatorio de la Electricidad

Añadir un comentario
Paco
También es consecuencia de que este mes no ha sido muy ventoso y por tanto las demás fuentes de energía (entre ellas el GAS y el Carbón) tienen que producirlo.