panorama

La Graciosa se prepara para olvidarse de los combustibles fósiles

0
La octava isla del archipiélago canario, La Graciosa, está siguiendo los paso de El Hierro en la senda de la sostenibilidad.  Situada al noroeste de Lanzarote, de la que la separa un kilómetro de mar, sus poco más de 700 habitantes están a punto de dejar de depender de los combustibles fósiles y utilizar solo energía limpia, gracias a las renovables y al desarrollo de una microrred inteligente que les asegurará un suministro continuo y fiable.
La Graciosa se prepara para olvidarse de los combustibles fósiles

Promovida por Endesa, el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y la empresa Win Inertia, la microrred es el eje central del proyecto “Graciosa”, acrónimo de Generación Renovable con Almacenamiento y Consumos Inteligentes para la Operación de redes de distribución con Sistemas de Autoconsumo, que arrancó en enero de 2015 y concluirá a finales de 2017. Es decir, se encuentra a mitad de recorrido. 



El proyecto cuenta con el apoyo del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y el Ministerio de Economía y Competitividad, junto con la cofinanciación por fondos FEDER, que han aportado un millón de euros a través del Programa Interconecta 2015. En su conjunto el proyecto supondrá una inversión de 2,4 millones de euros.



Su objetivo fundamental es conseguir una mayor eficiencia energética y una óptima utilización de las fuentes de energía renovables en la isla, para lo cual se está promoviendo la instalación de solar fotovoltaica, sistemas de almacenamiento y minieólica (que irían ubicados en los tejados de las viviendas si la legislación lo permite) y se está desarrollando una solución de suministro energético limpio a través de la microrred. 



Ésta contará con dispositivos inteligentes de generación distribuida, almacenamiento energético, gestión activa y pasiva de la demanda, sistema fiable de predicción eólica y solar, telegestión, sistema de recarga para vehículo eléctrico y cualquier otra opción que permita lograr la autoabastecimiento energética de la isla. Todo ello para garantizar la calidad y seguridad del suministro eléctrico cuando la potencia de generación renovable sea muy alta.



Conocer mejor la producción solar 

Como apoyo a este proyecto, la Universidad de la Laguna (ULL) acaba de instalar en la isla una cámara que predice la producción solar fotovoltaica con 15 minutos de antelación y permite ajustar la red.



Según ha declarado al periódico El Día Ricardo Guerrero, profesor del departamento de Física Aplicada de la ULL y al frente del equipo que lleva a cabo este proyecto, la cámara alerta a la red de los descensos en la generación fotovoltaica por la presencia de nubes. La red reacciona a este aviso optimizando la penetración de la energía y evitando fluctuaciones que puedan desestabilizarla. Este conocimiento previo de la radiación solar permite adoptar decisiones como  desconectar elementos, inyectar energía a través de alguna batería u otras opciones, a fin de que penetre la mayor cantidad de energía en la red. 



La tecnología empleada por la cámara y el software que realiza el tratamiento de imágenes  han sido desarrollados por la Universidad de La Laguna, con la colaboración de la Universidad de Texas (San Antonio). De momento, la ULL controla la cámara, pero en un futuro se pretende que ésta funcione de manera totalmente autónoma e interactue por su cuenta con la red. Y se van a  instalar más cámaras para poder hacer triangulaciones y medir aspectos como la altura o la velocidad de las nubes.

El proyecto Grciosa se desarrolla en paralelo a otro impulsado por el Cabildo de Lanzarote, La Graciosa 100% Sostenible, que incluye también actuaciones en materia de energía, además de agua y gestión de residuos.  Todo ello con la finalidad de consolidar la isla, y el archipiélago canario en su conjunto,  como referente de sostenibilidad a nivel mundial.


Añadir un comentario