panorama

La compañía considera la eólica marina una de las claves de su futuro

Iberdrola no le ve futuro económico a Garoña

0
El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, ha reconocido en la última Junta General de Accionistas de la empresa -celebrada este viernes en Bilbao- que la central nuclear de Garoña "no es viable". El ejecutivo de Iberdrola ha asegurado que ha pedido a Endesa, su socio en Nuclenor (que es la sociedad que gestiona Garoña), que desista de solicitar el permiso para que la planta reanude su actividad. Puertas afuera, la multinacional hispano catarí (su principal accionista es el fondo soberano de Catar) está apostando muy fuerte por la eólica marina (Iberdrola acaba de adjudicarse 1.486 megavatios a instalar frente a las costas de Carolina del Norte).
Iberdrola no le ve futuro económico a Garoña

Sánchez Galán se ha pronunciado así en respuesta a los representantes de Greenpeace y Foro contra Garoña que han acudido a la Junta de Accionistas que se ha celebrado en Bilbao. El presidente de la compañía ha dicho que Nuclenor (propiedad a partes iguales de Iberdrola y Endesa) lleva varios ejercicios con "pérdidas cuantiosas" (lo cierto es que Garoña lleva parada casi un quinquenio: dejó de generar electricidad la madrugada del 12 de diciembre de 2012). Por lo demás, Galán ha repasado las cifras clave del año 2016: un beneficio neto de 2.705 millones de euros, "casi un 12% más que en el ejercicio anterior", y unas inversiones brutas de 5.011 millones de euros (M€). Así, y según la compañía, "el crecimiento medio anual del beneficio neto ha sido de casi el 8% -el doble de lo previsto-, hasta superar en cerca de 200 el objetivo inicial".

El presidente de la empresa también ha expuesto que Iberdrola ha realizado compras a 18.000 proveedores "por un valor récord de 9.884 millones de euros en 2016". Además, ha declarado que la contribución fiscal de la Sociedad ha ascendido a 5.800 millones de euros, "de los cuales 3.500 millones de euros fueron ingresados en las arcas públicas españolas".

Cuatro ejes pro futuro
De cara a futuro, el presidente de Iberdrola ha explicado que el modelo de negocio del grupo se sostiene sobre cuatro ejes: desarrollar más renovables, más almacenamiento, más redes (y más inteligentes) y nuevas soluciones para los clientes, todo lo cual hay que completarlo -ha dicho- con una clara apuesta por "la diversificación geográfica en países muy sólidos o con gran potencial de crecimiento".

Así, Galán se ha referido al Reino Unido, "donde la filial ScottishPower es líder eólico y se encuentra inmersa en un gran despliegue de redes y contadores inteligentes". El presidente de la compañía también ha aludido a Estados Unidos, donde la filial Avangrid constituye "una gran plataforma para el desarrollo de nuevas redes, siendo además el segundo productor eólico del país".

En este último país, precisamente, Iberdrola anunció hace apenas unos días que se ha adjudicado 1.500 megavatios de capacidad eólica marina, su primer proyecto de esta tecnología en este país. La adjudicación ha sido lograda vía subasta. Iberdrola ha ganado el derecho a poner en marcha un parque eólico marino de 1.486 MW de capacidad en Kitty Hawk, a 24 millas náuticas de la costa de Carolina del Norte.

En la subasta, organizada por la Agencia para la Gestión de la Energía Oceánica -Bureau of Ocean Energy Management (BOEM)- la oferta de Iberdrola consiguió superar a las presentadas por la compañía noruega Statoil, la empresa norteamericana Wind Future y la alemana WPD Offshore Alpha. A partir de ahora, Iberdrola tendrá un plazo de un año para presentar una primera evaluación del potencial eólico de la zona a BOEM para su aprobación, tras la cual dispondrá de 54 meses (cuatro años y medio) para presentar el proyecto de ingeniería para la construcción y operación del parque. Iberdrola considera la energía eólica marina como "una de las claves del futuro de la compañía".

Eólica marina
La multinacional hispano catarí (su principal accionista es el fondo soberano de Catar) está centrando este negocio "de momento" en Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos. La compañía fue en 2014 la primera empresa española en poner en marcha un parque marino, el de West of Duddon Sands (WoDS). Iberdrola desarrolló este proyecto a través de su filial británica ScottishPower Renewables y en consorcio con la empresa danesa Dong, invirtiendo entre ambas más de 1.600 millones de libras. Según Iberdrola, WoDS (389 MW) es capaz de generar "energía eléctrica suficiente como para cubrir la demanda de unos 300.000 hogares británicos". El parque, que está formado por turbinas Siemens de 3,6 MW, se encuentra a unos 20 kilómetros de la costa noroeste de Inglaterra y cubre un área de unos 67 km².

Wikinger, en el mar Báltico
En la actualidad, Iberdrola está construyendo el parque de Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico. Wikinger -informa Iberdrola- supondrá una inversión de cerca de 1.400 millones de euros y dispondrá de una potencia de 350 MW. La compañía calcula que será capaz de satisfacer "las necesidades de más de 350.000 hogares alemanes, evitando la emisión a la atmósfera de casi 600.000 toneladas de CO2 al año". La instalación está ubicada a unos 75 kilómetros de distancia de la costa y entrará en funcionamiento a partir de octubre de 2017.

East Anglia One
Igualmente, Iberdrola se prepara para comenzar el próximo año la construcción de su tercer proyecto marino, East Anglia One, de 714 MW de potencia, "que suministrarán energía limpia a más de 500.000 hogares ingleses, el mayor proyecto español de la historia en el sector de las renovables y el mayor parque eólico marino del mundo cuando entre en funcionamiento en 2020 tras una inversión de 2.500 millones de libras". Siemens será la encargada de suministrar 102 turbinas de 7 MW de capacidad unitaria para este parque marino, que serán construidas por el fabricante alemán en sus nuevas instalaciones ubicadas en la localidad Hull, en el noreste de Inglaterra. Iberdrola ha solicitado al Gobierno británico ampliar esta instalación hasta los 2.000 MW. Para ello, ha presentado a las autoridades del Reino Unido una propuesta para construir el parque East Anglia Three, que dispondría de 1.200 MW de potencia.

También en aguas francesas
A estas nuevas instalaciones se sumará la de Sant Brieuc, en aguas francesas, cuya entrada en operación Iberdrola prevé suceda en 2022. Este parque eólico tendrá una potencia de 496 MW (Garoña tiene 466 MW) y estará ubicado en la bahía de Saint-Brieuc, frente a la costa de la Bretaña francesa, 20 kilómetros mar adentro y a unos 100 kilómetros de la ciudad de Rennes. El parque marino contará con 62 turbinas de 8 MW de potencia, distribuidas sobre una superficie de 75 km², que Iberdrola ha encargado a Adwen, empresa de Gamesa dedicada al sector eólico marino. Esta instalación, que desarrolla Iberdrola en colaboración con la empresa RES y Caisse Des Dépôts, se convertirá, cuando entre en operación, en el cuarto parque de eólica marina de la empresa. Iberdrola calcula que generará electricidad suficiente como para satisfacer el consumo de electricidad equivalente a 850.000 habitantes.

Añadir un comentario