panorama

Greenpeace anuncia acciones legales contra la UE si esta no descataloga como verdes a la energía nuclear y al gas

0
Ocho oficinas de la organización ecologista han anunciado hoy el emprendimiento de acciones legales contra la inclusión del gas fósil y la energía nuclear en la lista de inversiones sostenibles de la Unión Europea (UE), la coloquialmente conocida como taxonomía verde. La Comisión Europea decidió añadir al gas y la nuclear a la taxonomía en enero de este año, y el Parlamento Europeo no se opuso a ello (en una votación en julio), "a pesar -lamentan desde Greenpeace- de la amplia oposición de la ciudadanía de la UE, las y los científicos climáticos, las instituciones financieras y las organizaciones medioambientales".
Greenpeace anuncia acciones legales contra la UE si esta no descataloga como verdes a la energía nuclear y al gas

El 8 de septiembre, Greenpeace Alemania, Francia, España, Italia, Bélgica, Luxemburgo, Europa Central y del Este y Greenpeace Unión Europea enviaron una solicitud de revisión interna a la Comisión. La organización ecologista argumenta que la inclusión del gas y la energía nuclear en la taxonomía viola el reglamento de esta, la Ley Europea del Clima y las obligaciones de la UE en virtud del Acuerdo de París de 2015. La Comisión tiene hasta febrero para revisar los argumentos de Greenpeace y responder. El Ejecutivo europeo -explican los ecologistas- puede estar de acuerdo con los argumentos de Greenpeace y retirar el acto delegado complementario que añadió el gas y la energía nuclear a la taxonomía. Pero, en caso contrario, Greenpeace llevará el caso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Lorena Ruiz-Huerta, abogada de Greenpeace España: “estamos en disposición de demandar a la Comisión Europea ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por lo que consideramos un atropello a la legislación europea e internacional sobre protección del medio ambiente y el clima. La ciencia es clara: tenemos muy poco tiempo para actuar, el presupuesto de carbono que nos queda es muy limitado y los Gobiernos no están haciendo lo suficiente. Pero la clase política nos ha vuelto a defraudar, dejándose presionar por los lobbies energéticos en lugar de proteger el interés general de la ciudadanía europea. Por eso, si la Comisión no rectifica, pediremos el amparo de la justicia”

Ariadna Rodrigo, responsable de la campaña de finanzas sostenibles de Greenpeace en la UE: "esta falsa etiqueta verde es incompatible con la legislación medioambiental y climática de la UE. El gas es una de las principales causas del caos climático y económico, mientras que todavía no hay solución al problema de los residuos radiactivos nucleares y el riesgo de accidentes nucleares es demasiado importante para ignorarlo. Además, este invierno nos enfrentaremos a una crisis energética, y la gente tendrá problemas con sus facturas de energía. Nos indigna que quienes han causado la crisis climática y energética sean los mismos que se benefician de ella, mientras la gente sufre. La Comisión Europea tiene un papel en esto y se ha ensuciado las manos con el etiquetado verde del gas y la energía nuclear. El lavado verde del gas fósil y la energía nuclear ha tenido una motivación política desde el principio, pero eso no ayudará a la Comisión Europea en los tribunales"

Meritxell Bennasar, responsable de la campaña de taxonomía en Greenpeace España: "se suponía que la taxonomía de la UE era una herramienta para luchar contra el lavado verde. En cambio, por razones políticas, se ha convertido en uno de los mayores lavados verdes de la historia, con incentivos para el gas fósil y la energía nuclear, es decir, para las inversiones que dañan el clima. La Comisión Europea ha perdido la oportunidad de utilizar la taxonomía para asegurar inversiones verdaderamente verdes que ayudarían a Europa a avanzar rápidamente con la transición energética y la acción climática que tanto necesita. No podemos permitirnos perder más tiempo debatiendo la sostenibilidad de soluciones falsas como el gas fósil y la energía nuclear”

Según Greenpeace, "llamar al gas sostenible supone negar la ciencia climática". Actualmente, el gas -recuerdan desde la oenegé del arco iris- es el mayor emisor del sector eléctrico en Europa "y la Agencia Internacional de la Energía ha advertido que las nuevas centrales de gas dejarán fuera de juego los objetivos de París".

Por otra parte -añaden los ecologistas-, la energía nuclear "genera peligrosos residuos nucleares y utiliza enormes cantidades de agua dulce, con un devastador impacto negativo en la biodiversidad y la naturaleza". Además -recuerdan desde esta organización no gubernamental-, los larguísimos procesos de construcción de las centrales nucleares (de 10 a 19 años) y los costes cada vez más elevados de estas "dejan absolutamente claro que no podemos confiar en la energía nuclear como solución a la crisis climática".

Habida cuenta de todo ello, Greenpeace propone "una transición energética acelerada, basada en las energías renovables y el ahorro energético", pues ese es y no otro -asegura- el camino para resolver la crisis climática y energética, "y la taxonomía debería canalizar los fondos sostenibles únicamente hacia ellas".

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).