panorama

El pionero de las renovables Michael Graetzel entra en la Real Academia de Ingeniería

0
Graetzel, que es uno de los tres químicos más citados del mundo, es el descubridor de un nuevo tipo de célula solar fotovoltaica que imita con éxito la reacción que ocurre en las plantas, de forma natural, durante la fotosíntesis. Sus líneas actuales de investigación están relacionadas precisamente con la fotosíntesis artificial para la captura de CO2 y con el almacenamiento de energía eléctrica en nuevos tipos de baterías.
El pionero de las renovables Michael Graetzel entra en la Real Academia de Ingeniería
Michael Graetzel, a la derecha

Michael Graetzel, investigador reconocido mundialmente en el campo de las energías renovables y el almacenamiento de energía eléctrica, ya es Académico de la Real Academia de Ingeniería (RAI), a la que pertenecen grandes personalidades de la ingeniería a nivel nacional e internacional. Graetzel tomó ayer posesión de su plaza como académico con una conferencia titulada “Energy beyond oil”. De origen alemán, este catedrático de Física Química en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) fundó y dirige allí el laboratorio de Fotónica e Interfaces, reconocido como uno de los más vanguardistas del mundo en el desarrollo de energías renovables.

Las células de Graetzel
El ya académico de la RAI pasará a la historia por haber descubierto un nuevo tipo de célula solar fotovoltaica que imita con éxito la reacción que ocurre en las plantas verdes durante la fotosíntesis natural. Se trata de las denominadas células sensibilizadas por tinte o, más comúnmente, “células de Graetzel”, actualmente comercializadas por distintas compañías a escala de megavatios. Según la Academia, "estas células han abierto nuevas perspectivas frente a las hoy más utilizadas de silicio, ya que son de muy bajo coste y de fabricación simple". Además -continúa la RAI-, son flexibles y de muy poco peso, características que las hacen ideales para paneles de vidrio integrados en edificios o para alimentar dispositivos electrónicos portátiles, como teléfonos, ordenadores o pequeños electrodomésticos".

Perovskita
El profesor Graetzel ha sido también codescubridor de las células fotovoltaicas basadas en perovskita, que han despertado un interés inusitado en la comunidad científica e industrial. De hecho, han conseguido en muy poco tiempo eficiencias equivalentes a las del silicio policristalino (>22%) y, si se resuelven los problemas de degradación y fabricación a gran escala que todavía tienen, podrían dar lugar -explican desde la RAI- a un "cambio de paradigma en la transformación de la energía solar debido a su mayor insensibilidad a la temperatura, buen funcionamiento a baja radiación, posibilidad de fabricación sobre sustratos flexibles y, de nuevo, a su muy bajo coste y práctica ausencia de límites de sus componentes".

Todo ello ha dado lugar a más de 50 patentes licenciadas y explotadas por empresas punteras internacionales como Panasonic, Siemens o Samsung y ha conducido a la creación de empresas relacionadas con esta tecnología en Reino Unido, Italia, Suiza, Alemania, Japón o Australia, de muchas de las cuales es asesor científico.

Ganador del Global Energy Prize 2017
Michael Graetzel es uno de los tres químicos más citados del mundo, con cerca de 1.200 artículos publicados, decenas de ellos en revistas como Nature o Science. Con 72 años, el profesor Graetzel se mantiene completamente activo con viajes continuos por todo el mundo y trabajando en nuevas propuestas relacionadas con la fotosíntesis artificial para la captura de CO2, la producción de hidrógeno (H2) y de carbohidratos y el almacenamiento de energía eléctrica en nuevos tipos de baterías. Hace solo unos días, se hizo público que el profesor Graetzel ha sido el ganador del prestigioso Global Energy Prize en la edición 2017.

Candidato a premio Nobel
Además de sus varias candidaturas al Premio Nobel, entre sus anteriores y múltiples premios y distinciones, hay que destacar sus diez doctorados “Honoris Causa” en universidades de todo el mundo, el Premio Paracelsus de la Sociedad Química Suiza, el Premio Rey Feisal Internacional de Ciencias, el Premio Samson a la Innovación en Combustibles Alternativos, el Primer Premio Leigh-Ann Conn en Energías Renovables, el Premio Mundial Albert Einstein de Ciencia, el Premio Marcel Benoist, la Medalla de Oro Paul Karrer, el Premio Gutenberg de Investigación, el Gran Premio de Tecnología del Milenio, el Premio Balzan, la Medalla Galvani, la Medalla Faraday, el Premio Harvey, el Premio Gerischer, el Premio Galileo Galilei, el Premio Ciudad de Florencia de la Sociedad Química Italiana, el Premio y Medalla Holandés Havea, el Premio Internacional de la Sociedad Japonesa de Química de Coordinación, el Premio ENI-Italgas y el Gran Premio Europeo de Innovación del año 2000.

Añadir un comentario