panorama

El nuevo borrador ahora sí contempla la eólica marina en todos sus escenarios 2030

El Plan de Energía y Clima se vuelve más verde y ambicioso

0
El Ministerio para la Transición Ecológica ha actualizado el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 y ahora contempla un nuevo objetivo de reducción de emisiones de CO2 del 23%, frente al 21% de la primera versión. El carbón desaparecerá por completo, mientras que las renovables serán las grandes protagonistas, generando tres de cada cuatro kilovatios que consumamos en 2030, si bien la nueva hoja de ruta reduce en 10.000 millones el dinero que destina a estas fuentes. 
En lo que se refiere a la eólica, el nuevo borrador eleva en 75 megavatios el objetivo 2030 (los 75 megas podrían corresponder -aunque no se aclara- a eólica marina, que ahora sí aparece en la tabla -véase abajo- de objetivos). [Foto].
El Plan de Energía y Clima se vuelve más verde y ambicioso

Tras recoger las propuestas planteadas por Bruselas, el Gobierno abre ahora el plazo para someter a información pública el Estudio de la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) del borrador, último trámite antes de la remisión definitiva del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 a la Comisión Europea, y que estará abierto hasta el 25 de marzo. La nueva versión del Plan, que también ha tenido en cuenta las alegaciones recibidas en el proceso de consulta pública abierto el pasado mes de febrero de 2019, incluye nuevas medidas y mayor detalle en la información y plantea cómo será la senda de descarbonización para la próxima década, que va en línea con los nuevos objetivos climáticos de la Unión Europea: entre el 50% y el 55% de reducción de emisiones para 2030 y emisiones netas cero no más tarde de 2050.

 Según informan desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, las medidas contempladas en el documento permitirán alcanzar los siguientes resultados en 2030:



• 23% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990. Se trata de dos puntos porcentuales más que en la primera versión del plan. 


Primer borrador del Plan Nacional Integrado 2021-2030 de Energía y Clima• El peso de las energías renovables en el consumo final de energía evoluciona desde el entorno del 20% que se prevé alcanzar en 2020 hasta un 42% en 2030. La presencia de renovables no se limita al sector energético, sino que se extiende a todas las aplicaciones que demanda 
nuestra sociedad, incluyendo, por ejemplo, el transporte o la industria.


• En el caso de la generación eléctrica, tres de cada cuatro kilovatios hora consumidos – un 74%– serán de origen renovable en 2030, en coherencia con una trayectoria hacia un sector eléctrico 100% renovable en 2050.

• La eficiencia energética mejorará en un 39,5% en la próxima década.




Mayor riqueza y empleo reduciendo las emisiones de CO2
De acuerdo con el Miteco la movilización de inversiones, el ahorro de energía y un mix en el que las energías renovables –más asequibles– son las protagonistas, posibilitarán que el PIB español aumente en un 1,8% en el periodo 2021-2030 respecto de un escenario sin medidas. Estas estimaciones macroeconómicas "se han realizado garantizando el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento adoptado por los países que integran la UE", remarcan desde Transición Ecológica.


Segundo borrador del PNIEC 2021-2030

El empleo neto aumentará entre 250.000 y 350.000 personas al final del periodo. Se trata de un aumento del 1,7% respecto a un escenario sin las medidas del PNIEC, que ayudará a reducir la tasa de desempleo entre un 1,1% y un 1,6% adicional. Además, se logrará reducir de manera notable la importación de combustibles fósiles: con las medidas contempladas, en 2030 se reducirá en quince puntos porcentuales esta dependencia energética, pasando del 74% de la actualidad al 59%.


En torno a 241.400 millones de euros se destinarán a impulsar las renovables, a medidas de ahorro y eficiencia, y a los trabajos de electrificación y redes. En el primer borrador, la inversión era de 236.000 millones, de manera que en el actual se destinan 5.000 millones más. El 80% de estas inversiones se realizarán por parte del sector privado y el 20% restante serán inversiones de las distintas administraciones públicas, incluyendo financiación europea.

En concreto, en renovables se invertirán 91.765 M€ ; en ahorro y eficiencia 83.540 M€; en redes y electrificación, 58.579M€; y en otras medidas, 7.528 M€. Estas cifras difieren de las recogidas en el primer borrador, en el que la inversión en renovables y eficiencia era mayor (101.636 M€ y 86.476 M€ respectivamente). Los 13.000 millones que pierden estos sectores irán a redes y electrificación. Desde el Ministerio justifican el cambio en que las renovables no van a necesitar ya tanto dinero para conseguir los objetivos contemplados en el nuevo PNIEC (74% de la generación eléctrica para 2030 y 42% en energía final).

Fin del carbón
El Plan prevé que en 2030 haya una potencia total instalada en el sector eléctrico de 161 GW, casi la tercera parte de ella en eólica (50 GW). No obstante, la tecnología que más crecerá será la fotovoltaica, llegando a los 39 GW (casi 2.300 MW más frente al primer borrador); y, en relación con la situación actual, el almacenamiento en baterías, que alcanzará los 2,5 GW. En solar termoeléctrica se estiman 7 GW para 2030, 15 GW en hidráulica y 9 GW en bombeo. La cogeneración crecerá algo, hasta los 3,6 GW.

El carbón desaparecerá por completo. En el borrador inicial, presentado en febrero de 2019, se contemplaba que pudiera llegar a 1.300 MW de potencia instalada al final del periodo. Además, se pisa el acelerador en los plazos para acabar con la generación eléctrica con carbón, reduciéndola en 2020 a 7.897 MW, frente a los 10.524 MW del anterior borrador, y a 2.165 MW en 2025, frente a los 4.532 MW anteriores. El gas seguirá presente, con 27 GW en ciclos combinados, así como la nuclear, con 3 GW (de acuerdo con el protocolo de cierre acordado para estas plantas, la última operará hasta 2035).

El PNIEC se acompaña de una Estrategia de Transición Justa dirigida a prever y gestionar con criterios de solidaridad las consecuencias que tenga sobre aquellas comarcas y personas directamente vinculadas a tecnologías contaminantes.


Beneficios para la salud
Además de reducir las emisiones GEI, las medidas recogidos en el nuevo borrador del PNIEC ayudarán a rebajar la presencia de otros contaminantes primarios asociados con la calidad del aire. Así, gracias a las acciones propuestas se reducirá el nivel de las partículas PM2.5 –las más perjudiciales para la salud– en un 33% respecto al escenario tendencial. En el caso de las del dióxido de azufre (SO2), la reducción es del 38% y en cuanto a los óxidos nitrosos (NOx), el descenso es del 35%.



El Plan estima que esta mejora de la calidad del aire permitirá que en el año 2030 se produzcan alrededor de 2.400 muertes prematuras menas respecto al escenario tendencial. Esto implica una reducción del 27%.

Borrador actualizado 

Añadir un comentario