panorama

La Agencia Internacional de la Energía alerta: las renovables crecen a razón de 180 gigas año, cuando deberían hacerlo a razón de 300

1
La AIE acaba de publicar un informe (con datos aún provisionales) según el cual el mundo añadió el año pasado a su parque global de generación de energías renovables 180.000 megavatios de nueva potencia (eólica, fotovoltaica, hidráulica, termosolar, geotérmica, etcétera). Esos 180 nuevos gigavatios equivalen aproximadamente a lo instalado en 2017, es decir, que, según la Agencia, el sector, "después de casi dos décadas de fuerte crecimiento anual", se habría estancado. La AIE considera que para cumplir con el Acuerdo de París, el mundo debe instalar, cada año, 300.000 megavatios de nueva potencia renovable. [Foto].
La Agencia Internacional de la Energía alerta: las renovables crecen a razón de 180 gigas año, cuando deberían hacerlo a razón de 300

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) habla de estancamiento inesperado (unexpected flattening) y alerta respecto del cumplimiento de los objetivos climáticos de largo plazo. Según la Agencia, 2018 ha sido el primer año de este siglo en el que el incremento de la potencia renovable no ha crecido. Los datos que ahora mismo maneja este organismo, aún provisionales, sitúan en unos 180.000 los megavatios de potencia renovable añadidos durante el año pasado, cantidad muy similar a la registrada durante el año anterior, o volumen que "solo constituye un 60% de la adición anual necesaria para cumplir con los objetivos climáticos de largo plazo". Y es que, según el Escenario Desarrollo Sostenible de la AIE, para alcanzar el Objetivo climático fijado en el Acuerdo de París, el mundo debe añadir 300.000 megavatios nuevos cada año a su parque de generación renovable entre los años 2018 y 2030, cantidad que se halla muy lejos pues de la registrada en el ejercicio pasado.

Otro dato negativo que también señala la Agencia en su último informe es el relativo a las emisiones globales de gases de efecto invernadero, que el año pasado crecieron un 1,7%, "hasta alcanzar el histórico listón de las 33 gigatoneladas". Más aún, la AIE alerta: "a pesar del crecimiento del 7% de la generación de electricidad a partir de fuentes renovables, las emisiones del sector eléctrico crecieron el año pasado hasta niveles de récord".

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía: "el mundo no puede pulsar el botón de pausa en la expansión de las energías renovables; los gobiernos deben actuar rápidamente para corregir esta situación y posibilitar un rápido flujo de nuevos proyectos. Gracias al rápido abaratamiento de los costes, la competitividad de las tecnologías renovables ya no está ligada a los incentivos financieros. Lo que ahora necesitan esas tecnologías son políticas estables sostenidas sobre una visión a largo plazo, así como una apuesta clara por su integración en los sistemas eléctricos. Las políticas de arreón y frenazo (stop-and-go policies) son particularmente dañinas para los mercados y el empleo"

La Agencia alude al cambio de la política de apoyo a la fotovoltaica (FV) en China como uno de los motivos por los que esta tecnología no ha crecido cuanto se esperaba en 2018. El parque de generación FV global creció el año pasado en 97.000 megavatios, según la AIE, no superando así la barrera simbólica de los cien gigas. "La principal razón de ello ha sido -opina la Agencia- el repentino cambio en la política de incentivos de China, que ha querido con ello frenar el crecimiento de su gasto y reconducir y ajustar la integración del creciente parque FV nacional en sus redes". Otro de los motivos que esgrime la AIE para explicar el estancamiento del crecimiento del parque renovable global es la menor actividad del sector eólico en los mercados indio y europeo.

Los datos de la AIE
China sumó 44.000 megavatios (MW) a su parque fotovoltaico nacional en 2018, mientras que un año antes había sumado 53.000. En el otro lado del hemisferio norte, en los Estados Unidos, la actividad del sector se mantuvo estable. Por fin, el crecimiento registrado en la Unión Europea, México, Oriente Medio y África compensaron la ralentización china. A pesar de todo, en cualquier caso, el gran gigante asiático sigue ejerciendo como tal, pues los 44 gigavatios que añadió en 2018 a su parque nacional fotovoltaico de generación supusieron un 45% de todo lo instalado el año pasado en todo el mundo, o sea, que casi la mitad de la nueva potencia FV puesta en marcha en 2018 mira al Sol desde China. La eólica por el contrario sí creció en China, gracias a las nuevas líneas de transporte puestas en marcha y al incremento de la demanda en el país. La hidráulica continuó perdiendo fuerza, en lo que es una tendencia iniciada en 2013.

En la Unión Europea pasó al revés
La fotovoltaica creció en 2018 más de lo que lo había hecho en 2017, mientras que la eólica UE ralentizó ese crecimiento. El resultado final ha sido una ligera bajada de la potencia añadida. La eólica india y la fotovoltaica japonesa también han ralentizado su crecimiento, lo cual ha sido debido, según la Agencia, a dos factores: ajustes de carácter político aplicados sobre las respectivas transiciones energéticas; y, más concretamente, cambios registrados en las políticas de incentivos. En el tercer mayor mercado mundial -continúa la AIE-, en los Estados Unidos, la nueva potencia renovable creció ligeramente en 2018 (con respecto a los registros de 2017), sobre todo por la aceleración eólica terrestre y a pesar del estancamiento del crecimiento de la solar FV. Donde el crecimiento de la nueva potencia renovable fue significativo fue en muchas economías emergentes de Oriente Medio, Norte de África y ciertas regiones de Asia. La AIE señala como causa la caída de los costes.

La Agencia considera que "los gobiernos pueden acelerar el crecimiento de las renovables si (1) acaban con la incertidumbre política y (2) ajustan los costes de la integración de la energía solar y eólica en los sistemas eléctricos". Reducir los riesgos a los que se enfrentan los inversores en energías limpias en los países en desarrollo, especialmente en África, también es un asunto crítico, según la AIE.

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía: "los datos registrados en 2018 son muy preocupantes, pero la implementación de políticas firmes e inteligentes puede devolver al sector a la tendencia de crecimiento. Ahora mismo estamos ayudando a 38 países miembros de la Familia AIE, y en general a todos los países del mundo, en sus respectivas transiciones energéticas. Lo estamos haciendo asesorándoles en materia de política para que aceleren la inversión en una cartera global de tecnologías energéticas renovables, así como en materia de eficiencia energética, captura de carbono, almacenamiento de energía, etcétera"

Los miembros de la Familia AIE son Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, China, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, India, Indonesia, Irlanda, Italia, Japón, Corea, Luxemburgo, México, Marruecos, Nueva Zelanda, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, España, Suecia, Suiza, Países Bajos, Singapur, Suráfrica, Tailandia, Turquía, Reino Unido y los Estados Unidos.

Añadir un comentario
internete
No tiene sentido medir el crecimiento en GW/año como si fuese lineal, cuando no hsy mas que mirar los datos de la fotovoltaica y ver que es exponencial (con un periodo de duplicacion cada tres años)... Si que seria mejor que la transocion fuese aun mas rapida, pero es que esta acelerando constantemente...