panorama

El 98% de los ciudadanos europeos respira aire contaminado

1
La Agencia Europea del Medio Ambiente (Aema) acaba de publicar un informe -Air quality in Europe 2014 report- en el que denuncia que hasta el 98% de la población urbana de la Unión Europea está expuesta a grados de contaminación que rebasan los límites que marca la Organización Mundial de la Salud. Según la Aema, la contaminación atmosférica es el factor de riesgo ambiental que más muertes prematuras desencadena.
El 98% de los ciudadanos europeos respira aire contaminado

El informe analiza datos de 2003 a 2012 y repasa algunas de las conclusiones a las que han llegado estudios anteriores. Así, por ejemplo, recuerda que, ya en 2011, el European Topic Centre for Air Pollution and Climate Change Mitigation de Holanda estimaba en 430.000 el número de muertes prematuras desencadenadas por las partículas finas en suspensión en la UE de los 28. El informe Calidad del Aire en Europa 2014 (Air quality in Europe 2014) también alude al estudio, recientemente publicado, del Global Burden of Disease, según el cual 3,7 millones de muertes prematuras podrían atribuirse a la exposición a aires contaminados en 2012. Otro estudio -en este caso de la Organización Mundial de la Salud, año 2014- estima en 500.000 las muertes prematuras en Europa.

Las partículas finas, las más peligrosas
El contaminante atmosférico más grave son las partículas finas, similares al polvo y al hollín, pero con partículas muy pequeñas que pueden penetrar profundamente en los pulmones. El estudio muestra -explica la Comisión Europea, CE- que "la exposición a largo plazo a las partículas fue responsable de la gran mayoría de muertes prematuras por contaminación atmosférica en Europa en 2011, mientras que los altos niveles de ozono troposférico en cortos episodios también causaron un significativo número de muertes". La mayor parte de los agentes contaminantes atmosféricos -apunta por otra parte- han disminuido "ligeramente" a lo largo de la última década, en particular las partículas y el ozono. Sin embargo, el dióxido de nitrógeno (NO2), otro contaminante, no ha disminuido tan rápidamente como se esperaba: "esto se debe en parte a que los vehículos son una fuente importante de NO2, y las normas de emisión de los vehículos no siempre han dado lugar a las reducciones previstas".

Situación preocupante
Ecologistas en Acción ha difundido un comunicado en el que denuncia que "la situación que describe el informe de la Aema es muy preocupante, por lo que consideramos inaceptable que la Comisión Europea haya renunciado a revisar la normativa comunitaria sobre calidad del aire, como había recomendado la propia Organización Mundial de la Salud" (OMS). En ese sentido, los ecologistas explican que, "justo la semana pasada, se filtraba la probable intención de la nueva Comisión Europea de descartar la nueva normativa que se encontraba ya en fase de aprobación (el conocido como Paquete Aire Limpio), y que pretendía establecer, por ejemplo, nuevos Techos Nacionales de Emisión a partir de 2020 o valores límite para las emisiones de las Plantas Medianas de Combustión".

Datos Aema 2014
- entre el 64 y el 83% de los ciudadanos europeos con más PM10 que el considerado límite por la Organización Mundial de la Salud. La contaminación por partículas, también conocida como materia particulada, se compone de un número de componentes, incluyendo ácidos (tales como los nitratos y sulfatos), amoniaco, cloruro sódico, productos químicos orgánicos, metales, el suelo o partículas de polvo y alergenos (tales como fragmentos de esporas de polen o moho) y agua. Se compone de una mezcla compleja de partículas sólidas y líquidas de sustancias orgánicas e inorgánicas suspendidas en el aire. Las partículas tienen en una amplia gama de tamaños y se clasifican en función de su diámetro aerodinámico en PM10 (partículas con un diámetro aerodinámico inferior a 10 micras) o PM2,5 (diámetro aerodinámico inferior a 2,5 micras).

- entre el 91 y el 93% de los ciudadanos europeos respira aire que contiene más PM2,5 que el que admite como límite de seguridad para la salud humana la OMS. O sea, que entre el 91 y el 93% de los ciudadanos europeos respira un aire que no solo está contaminado con PM2,5, sino que está "tan" contaminado que esa contaminación excede los límites establecidos por la OMS. Las partículas finas (PM2,5) son las menores de 2,5 micras de diámetro. Estas partículas son tan pequeñas que pueden ser detectados sólo con un microscopio electrónico. Las fuentes de las partículas finas incluyen todo tipo de combustiones, incluidos los vehículos automóviles, las centrales de generación de energía, la quema residencial de madera, incendios forestales, quemas agrícolas, y algunos procesos industriales. Las partículas finas (PM2,5) son más peligrosas, ya que, al ser inhaladas, pueden alcanzar las zonas periféricas de los bronquiolos y alterar el intercambio pulmonar de gases.

- entre el 95 y el 98% de los ciudadanos europeos respira aire con más ozono troposférico del considerado límite máximo por la OMS. El ozono troposférico es un contaminante de los conocidos como secundarios. Se genera gracias a la presencia de otros contaminantes en la atmósfera, principalmente óxidos de nitrógeno. Estos compuestos reaccionan entre sí en presencia de la radiación solar; con temperaturas elevadas, propias de los meses de verano, alcanzando los niveles más altos en los meses de mayo a septiembre, salvo en circunstancias especiales.

- entre el 85 y el 89% de los ciudadanos europeos respira aire en el que hay más cantidad de BaP que la considerada como límite de seguridad para la salud por la OMS. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, el benzo(a)pireno (BaP) se libera principalmente durante la quema de leña o carbón en estufas de uso doméstico. El humo de los gases de escape de los coches, especialmente el procedente de los motores diésel, es otra fuente de BaP. Además de provocar cáncer -añade la Aema-, el BaP también irrita los ojos, la nariz, la garganta y los bronquios (el BaP suele encontrarse en las partículas finas).

La responsabilidad del Estado español
Ecologistas en Acción considera que el Estado español tiene una responsabilidad importante en la mala calidad del aire europeo. Tal y como el informe destaca -explica Ecologistas-, "buena parte de los problemas de contaminación en Europa tienen un origen transfronterizo; por ejemplo, la mitad de las PM2,5 provienen de otros lugares". En ese sentido -concluye la oenegé-, "la apuesta por el transporte por carretera o el bloqueo de las energías renovables para apuntalar las centrales térmicas de carbón y gas son políticas del Gobierno español muy lesivas para la calidad del aire en España y Europa".

Niveles elevados en ciudades españolas
Ecologistas en Acción señala por fin que, "a pesar de que se sabe de que las partículas PM2,5 son el contaminante más peligroso, el límite legal específico para ellas que entra en vigor en 2015 es el doble que el existente en Estados Unidos y 2,5 veces superior al recomendado por la OMS". Respecto al cancerígeno benzopireno -continúa-, "el límite legal es 8 veces superior a la recomendación de la Aema". Según esta organización, "la medición de ambos contaminantes es hoy por hoy completamente insuficiente en España, no obstante lo cual se están detectando niveles elevados que afectan a decenas de millones de personas en las áreas urbanas de Madrid, Cataluña, Andalucía, Valencia, Asturias, Canarias, Bilbao, A Coruña o Valladolid".

La calidad del aire en el Estado español durante 2013, Ecologistas en Acción

Añadir un comentario
MANUEL GARCIA
Aportemos soluciones: http://turbomotor2000.wordpress.com/