panorama

1
Parecía una quimera. Pero no. La excepción ibérica ya está aquí. Limita el precio de la electricidad generada con gas a 48,8 euros por megavatio hora durante un año (48,8 es la media que debe salir de aquí al 31 de mayo de 2023; el gas cotiza hoy a 71,2 euros). La medida costará 6.300 millones de euros (subvención directa a los productores de electricidad con el fin de financiar una parte de sus costes de combustible). Pagarán esa cantidad Redeia (mediante las rentas que obtenga como resultado del comercio transfronterizo de electricidad entre Francia y España) y los compradores que se beneficien de la medida. Los consumidores que se beneficiarán directamente (inmediatamente) de la medida son los 11 millones de familias y pymes que tienen contratada la tarifa regulada (el denominado PVPC).
Así es la excepción ibérica

La Comisión Europea ha aprobado, en virtud de las normas sobre ayudas estatales de la UE, una medida española y portuguesa por valor de 8.400 millones de euros destinada a reducir los precios mayoristas de la electricidad en el mercado ibérico (Mibel) mediante la minoración del coste de los insumos de las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles. La medida se ha aprobado con arreglo al artículo 107, apartado 3, letra b), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE). La Comisión reconoce así que las economías española y portuguesa están experimentando lo que califica como "una grave perturbación", derivada de su escasa conexión con el continente. Según la CE, la medida está en consonancia con la Comunicación de la Comisión sobre seguridad del suministro y precios de la energía asequibles, así como con las conclusiones del Consejo Europeo, ambas de marzo de 2022, en las que se hace referencia a la adopción de "medidas temporales de emergencia" para reducir los precios al contado del mercado de la electricidad en favor de las empresas y los consumidores, que no afecten a las condiciones comerciales en una medida contraria al interés común.

Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva: "la medida temporal que hemos aprobado hoy permitirá a España y Portugal reducir los precios de la electricidad en beneficio de los consumidores, quienes se han visto gravemente afectados por el aumento de los precios de la electricidad como consecuencia de la invasión de Ucrania por Rusia. Al mismo tiempo, se preservará la integridad del mercado único. Además, esta medida permite a España y Portugal disponer de cierto margen de tiempo para adoptar reformas que aumenten la resiliencia futura de su sistema eléctrico, en consonancia con los objetivos del Pacto Verde, y, en última instancia, mitiguen aún en mayor medida los efectos de la crisis energética sobre los consumidores finales"

En mayo del 22
El aumento sostenido de los precios del gas ha dado lugar a un aumento de los precios de la electricidad en toda la Unión Europea (UE). En este contexto, en mayo de 2022, España y Portugal notificaron a la Comisión su intención de adoptar una medida por valor de 8.400 millones de euros (6.300 millones de euros correspondientes a España y 2.100, a Portugal) para reducir los costes de los insumos de las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles con el fin de reducir sus costes de producción y, en última instancia, el precio en el mercado mayorista de la electricidad, en beneficio de los consumidores.

La medida se aplicará hasta el 31 de mayo de 2023
La modalidad de la ayuda será el pago de una subvención directa a los productores de electricidad con el fin de financiar una parte de sus costes de combustible. El pago diario se calculará como "la diferencia de precio entre el precio de mercado del gas natural y un límite máximo del precio del gas fijado en una media de 48,8 €/MWh durante el período de vigencia de la medida. Más concretamente, durante los seis primeros meses de aplicación de la medida, el límite de precio efectivo se fijará en 40 €/MWh. A partir del séptimo mes, este límite se incrementará mensualmente en 5 € al mes, lo que dará lugar a un límite de precio de 70 €/MWh en el duodécimo mes.

La medida se financiará mediante
1. una parte de las denominadas «rentas de congestión» (es decir, las rentas obtenidas por el gestor de la red de transporte español como resultado del comercio transfronterizo de electricidad entre Francia y España), y

2. una cuota impuesta por España y Portugal a los compradores que se beneficien de la medida.

Apreciación de la Comisión
La Comisión ha evaluado la medida con arreglo a las normas sobre ayudas estatales de la UE, en particular el artículo 107, apartado 3, letra b), del TFUE, en virtud del cual, los Estados miembros pueden conceder ayudas a empresas o sectores específicos para poner remedio a una grave perturbación en la economía de un Estado miembro.

La Comisión ha concluido que la medida se ajusta a las normas de la UE sobre ayudas estatales. En particular, la Comisión ha constatado que la medida:

1. Difiere de otras modalidades de intervención de precios debido a las circunstancias particulares del mercado mayorista ibérico de la electricidad. En concreto, la limitada capacidad de interconexión de la Península Ibérica, la elevada exposición de los consumidores a los precios mayoristas de la electricidad, así como la elevada influencia del gas en la fijación de los precios de la electricidad han provocado una perturbación especialmente grave de las economías española y portuguesa.

2. Es adecuada, necesaria y proporcionada. En particular, la medida reducirá los precios mayoristas de la electricidad en favor de los consumidores, sin afectar a las condiciones comerciales en forma contraria al interés común. Por otro lado, la medida no va más allá de lo necesario para hacer frente a los precios excepcionalmente elevados de la electricidad en la Península Ibérica.

3. Tiene un carácter estrictamente temporal, ya que solo se aplicará hasta el 31 de mayo de 2023.

Además, la medida aprobada hoy reduce al mínimo el falseamiento de la competencia y evita posibles efectos negativos en el funcionamiento de los mercados de la electricidad al contado y a plazo. Por otro lado, en consonancia con las normas del mercado interior, la medida no da lugar a restricciones transfronterizas al comercio ni a discriminación entre consumidores ibéricos y no ibéricos.

Sobre esta base, la Comisión ha aprobado la medida en virtud de las normas de la UE en materia de ayudas estatales.

Contexto
Los días 24 y 25 de marzo de 2022, el Consejo Europeo, a raíz de la Comunicación de la Comisión sobre la seguridad del suministro y unos precios asequibles de la energía, de 23 de marzo de 2022, reconoció que la persistencia de los elevados precios de la energía tenía un impacto cada vez más negativo en los ciudadanos y las empresas de la UE. Pidió a la Comisión que evaluara urgentemente las medidas temporales de emergencia en el mercado de la electricidad notificadas por los Estados miembros y destinadas a mitigar el impacto de los precios de los combustibles fósiles en la producción de electricidad, a fin de cerciorarse de su compatibilidad con las disposiciones de los Tratados y con el Reglamento (UE) 2019/943, relativo al mercado interior de la electricidad. Además, señaló que debería tenerse debidamente en cuenta el carácter temporal de las medidas, así como el nivel de interconexión eléctrica entre la zona de intervención en cuestión y el mercado único de la electricidad.

Una Comunicación de la Comisión hecha a la medida de España
Las normas de la UE sobre ayudas estatales permiten a los Estados miembros "conceder ayudas para poner remedio a una grave perturbación en la economía de un Estado miembro". Por otro lado, la Comunicación de la Comisión, de 18 de mayo de 2022, sobre intervenciones a corto plazo en el mercado de la energía y mejoras a largo plazo en la configuración del mercado de la electricidad "reconoce que está justificado adoptar medidas temporales a escala nacional para subvencionar el coste del gas utilizado para la generación de electricidad con vistas a reducir los precios en el mercado de la electricidad, siempre que estas medidas estén adaptadas a las regiones con una capacidad de interconexión muy limitada, una gran influencia del gas en la fijación de precios y unos consumidores especialmente expuestos a los precios mayoristas de la electricidad". En fin, un traje a medida de la península ibérica.

El mercado mayorista de la electricidad de la UE se basa en un método de fijación de precios en virtud del cual la última central eléctrica que satisface la demanda en un plazo determinado fija el precio y todos los productores de electricidad reciben el mismo precio por la energía que venden. En muchos casos, la central que fija o influye en el precio mayorista es una central eléctrica alimentada con combustibles fósiles (por ejemplo, una central de carbón o de gas). Debido a ello, el aumento sostenido de los precios del gas tras la invasión de Ucrania por Rusia ha dado lugar a un incremento de los precios de la electricidad en toda la UE. Por lo tanto, las medidas destinadas a atenuar el impacto del precio de los combustibles fósiles en la producción de electricidad pueden contribuir a la reducción de los precios de la electricidad, que, en la actualidad, resultan excesivos.

Cronología
8 de marzo
La Comisión Europea presenta una serie de orientaciones a los Estados miembros, en las que confirma la posibilidad de regular los precios para los consumidores finales en circunstancias excepcionales y establece la manera en la que los Estados miembros pueden redistribuir entre los consumidores los ingresos procedentes de los elevados beneficios del sector energético y del comercio de derechos de emisión.

17 de marzo
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, anuncia que los gobiernos de España y Portugal tienen previsto presentar una propuesta conjunta al resto de socios europeos para limitar el precio del megavatio hora (MWh) en el mercado mayorista a 180 euros. La ministra afirma que habrá respuesta nacional para desacoplar el gas del mercado eléctrico si la UE se retrasa en dar respuesta a las varias propuestas que España ha hecho para domesticar el precio de la luz. Generar un megavatio hora en una central nuclear amortizada cuesta 18 euros, según la Comisión Nacional de Energía (la patronal del sector eleva esa cuantía al entorno de los 50); producir un MWh en una hidroeléctrica amortizada cuesta 3 euros, según la CNE (informe CNE/82/08, página 11).

El precio medio del megavatio hora en el mercado mayorista este día, 17 de marzo, alcanza los 217,13 euros. Si el tope se fija en los 180 euros -señala el portavoz del grupo parlamentario Unidas Podemos, Pablo Echenique-, la factura seguirá desbocada "y las eléctricas forrándose".

23 de marzo
Lo que parecía absolutamente impensable en verano, cuando comenzó a escalar el precio de la electricidad, ya está sobre la mesa. La Comisión Europea acaba de adoptar una Comunicación en la que expone las posibilidades que contempla "para una intervención del mercado a escala europea y nacional, y evalúa los pros y los contras de cada opción". La postura del Gobierno de España, que lleva muchas semanas abogando por esa posibilidad, considerada un imposible durante meses por muchos agentes del sector, queda así refrendada por el Ejecutivo europeo.

Limitación del precio del combustible a los productores de combustibles fósiles; limitación del precio de la electricidad; precio fijo para los productores... Son algunas de las propuestas que ya están sobre la mesa de la Comisión Europea, el Ejecutivo de la UE, que dirige por cierto la conservadora Ursula Von der Leyen (Partido Popular Europeo).

La Comisión había venido tomando medidas desde el verano pasado para paliar el impacto de los elevados precios de la energía en los hogares y las empresas. Pero, habida cuenta de la persistencia y gravedad del problema, a mediados de marzo, se había comprometido a presentar, antes de finales de ese mes, unas "opciones concretas excepcionales, a corto plazo, para hacer frente al contagio de los precios del gas en el mercado de la electricidad".

Son estas, las que aparecen en el cuadro, que recoge la Comisión en su Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones "Seguridad del suministro y precios de la energía asequibles: opciones para adoptar medidas inmediatas y prepararse para el próximo invierno".

Como se ve, las opciones a corto plazo sobre el precio de la electricidad pueden agruparse, básicamente, en dos categorías: Compensaciones económicas y Opciones reglamentarias. La Comisión señala en su Comunicación que no existe una respuesta única y sencilla para hacer frente a los elevados precios de la electricidad, dada la diversidad de situaciones entre los Estados miembros en cuanto a su combinación energética, diseño del mercado y niveles de interconexión.

Y, en ese marco, la Comisión expone los pros y los contras de los diversos enfoques para que los dirigentes europeos los estudien más a fondo, y se manifiesta "dispuesta a llevar adelante el trabajo que le corresponda". La CE reconoce explícitamente que, "si bien muchas de las opciones se refieren a los síntomas de esta crisis, es importante abordar las raíces del problema subyacente de estos precios de la electricidad tan elevados en la actualidad, con una actuación europea colectiva en el mercado del gas".

25 de marzo
La Comisión Europea reconoce la "excepción ibérica". El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece ante los medios, en Bruselas, junto a su homólogo portugués, Antonio Costa, y tras más de nueve horas y media de debate, para anunciar que los líderes europeos han acordado ese reconocimiento, que permitirá a España y Portugal adoptar medidas singulares para rebajar los precios de la energía, medidas "excepcionales" por mor de la excepcionalmente baja conexión de la península con el continente: 2,8% (el nivel de interconexión se calcula comparando la potencia de intercambio durante todo el año contra la potencia instalada y se supone que al haber poca interconexión, hay poco mercado y el precio es más elevado). "A partir de hoy podremos poner en marcha medidas excepcionales y limitadas en el tiempo para reducir los precios" de la energía, declara ese viernes, ante los medios, Sánchez.

Moncloa indica ese mismo viernes en un comunicado que el Gobierno establecerá un precio de referencia al gas que se utiliza para producir electricidad que será sustancialmente más bajo que el precio actual (que en esos momentos ronda los 100 euros). Como el gas marca el precio diario de la electricidad -apuntan desde el Gobierno-, con esta medida se bajarán los precios de la luz. La idea es que los productores de electricidad que utilicen gas reciban una compensación por la diferencia que haya entre el precio tope que finalmente se fije (30 euros por ejemplo) y la cotización real. Dicha compensación, precisa ya el Gobierno, "saldrá del sistema eléctrico, de los ahorros que se van a producir al bajar a todos los consumidores de electricidad los precios".

28 de marzo
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, defiende un límite de 30 €/MWh para que el precio final en el mercado mayorista esté en torno a los 100 euros. Las críticas le llueven desde todas las aceras. Entre otras, de la vicepresidenta Nadia Calviño: "no es una cuestión política, son cuestiones complejas como para decir que me gustaría tal número. Me puede gustar más o menos, pero hay que hacer un trabajo serio".

30 de marzo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirma en el Congreso, durante su comparecencia ante el Pleno, que la propuesta que trasladará el Gobierno a Portugal y a la Comisión Europea es que la compensación para desvincular el gas del mercado de electricidad se financie con cargo al sistema eléctrico.

31 de marzo
La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, confirma que España y Portugal tienen ya una propuesta preliminar para enviar a la Comisión Europea: establecer como precio de referencia para el gas los treinta euros el megavatio (30 €/MWh).

26 de abril
La ministra Ribera y el ministro de Medio Ambiente y Acción Climática de Portugal, José Duarte Cordeiro, anuncian que han llegado a un acuerdo con la Comisión Europea para poner tope al precio del gas en el mercado mayorista de electricidad. Con arreglo al acuerdo alcanzado con el Ejecutivo comunitario, el precio de referencia del gas se fijará, en un primer momento, en torno a los cuarenta 40 euros el megavatio hora y marcará un precio medio de 50 euros a lo largo de los 12 meses que esté en vigor, lo que supone 20 euros más del tope de 30 euros que propusieron de salida España y Portugal.

Estas cifras suponen menos de la mitad de los precios actuales del gas, que cotiza en Mibgas -el mercado ibérico- este martes en casi 80 euros el megavatio hora, con lo que el tope que se establecerá para su uso en la generación eléctrica permitirá rebajar el precio de la luz a unos 120-140 euros mega, frente a los 200 euros en que se viene moviendo actualmente el mercado mayorista, también conocido como pool (el precio medio del mercado diario del mes de abril ha quedado en 191,69 euros)

En España, ha recordado la vicepresidenta, el 40% de los consumidores domésticos y entre el 70% y 80% de los consumidores de electricidad de la industria están vinculados al precio de mercado mayorista, por lo que esta rebaja les afectará directamente.

9 de mayo
La Comisión Europea (que preside la popular Ursula Von der Leyen) dice sí a la propuesta de techo para el precio del gas que hicieron los gobiernos de España (gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos que preside Pedro Sánchez) y Portugal (gobierno de mayoría absoluta dirigido por el socialista Antonio Costa).

8 de junio
La Comisión Europea da luz verde definitiva a la excepción ibérica

Artículos relacionados
De la excepción ibérica y el tope del precio al gas

Añadir un comentario
Ángel Ganivet
La duda son las exportaciones vamos a exportar a 100 Euros/Mwh e importar a 200 Euros/Mwh si fuera al contrario, como era habitual, Francia no lo hubiera permitido, lo normal es que se disparen las exportaciones. Veremos.
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).