movilidad

Nuevo asfalto "mágico", para recargar tu coche eléctrico mientras circula

2
Los organismos que participan en el proyecto Graphos, centrado en los usos del grafeno,  se preparan para iniciar, el próximo año, una nueva línea de investigación cuyo objetivo es desarrollar un tipo de asfalto que permita recargar los coches eléctricos mientras circulan, de manera que no tengan que parar para repostar energía.

Nuevo asfalto "mágico", para recargar tu coche eléctrico mientras circula

En concreto, los investigadores trabajarán en crear un aditivo al betún del asfalto que sea capaz de absorber el CO2 y mejorar la conductividad eléctrica del asfalto. Con tal fin, incorporarán grafeno y nanomateriales carbonosos en la composición del asfalto, lo que mejorará su conductividad. De esta manera, los vehículos irán reponiendo energía al circular, por lo que no será necesario detener el coche para recargarlo.

La investigación será realizada por la empresa castellonense Becsa, una de las integrantes del proyecto Graphos, que está liderado por la empresa de especialidades químicas Cromogenia. En la iniciativa participan, además, Antex, Arzubialde/Interchip, Elix Polymers, Maier, Nanoinnova y Polymec, junto coon cuatro centros tecnológicos: Aimplas, Aitex, Cidetec y Leitat; y tres organismos públicos de investigación: ICMM-CSIC, IMM-CSIC Y UPC. 



El proyecto está financiado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y el Banco Europeo de inversiones y tiene como meta general lograr la incorporación de grafeno y nanoestructuras carbonosas en un gran abanico de matrices poliméricas. De esta forma, se espera conseguir su integración en diversos productos con funcionalidades avanzadas y propiedades físico-mecánicas mejoradas.

Uno de estos productos son los firmes asfálticos, para hacerlos más duraderos y sostenibles y así  reducir las labores de conservación y de mantenimiento y minimizar su impacto ambiental.



Graphos centra su actividad en las industrias de la automoción, del plástico, de las pinturas, tintas y recubrimientos, la construcción, el sector textil y el de la electrónica. De esta manera, se cubren cuatro de los ocho grandes sectores en los que se prevé que los desarrollos en grafenos y nanoestructuras carbonosas tengan un mayor impacto:  energía, aeroespacial, automoción, biomédica, recubrimientos, composites, sensores, electrónica y defensa. La iniciativa arrancó en 2016 y concluirá en 2020.

Añadir un comentario
Angel Lizarra Gasteiz
efectivamente, falta lo más importante: cómo genera electricidad el coche que circula sobre ese asfalto?
Antonio López Requerey
Cómo se transforma el calor en electricidad \"por inducción\"? O alguien explica esto o el artículo en si carece de cualquier tipo de credibilidad. Suena a tontería donde se mezclan términos atractivos para un ignorante, como grafeno, inducción, nanomateriales, etc para rellenar un artículo pseudocientífico.