movilidad

Coche eléctrico de día; batería para alimentar la demanda eléctrica de casa durante la noche

2
La Agència Valenciana de la Innovació (AVI) respalda un proyecto de desarrollo de un cargador de vehículo eléctrico de uso doméstico bidireccional. El objetivo es que el usuario no solo pueda recargar su vehículo más rápidamente, sino que, además, pueda alimentar su vivienda con la energía almacenada o aportarla a la propia red, lo que en la práctica -informa la Agència- convertiría el coche eléctrico en una especie de batería portátil. [Amplía imagen].
Coche eléctrico de día; batería para alimentar la demanda eléctrica de casa durante la noche

La carga de vehículos eléctricos se hace habitualmente en corriente alterna, pero, dado que las baterías solo son capaces de obtener y aportar la energía en corriente continua, los fabricantes instalan un convertidor en el interior de los automóviles para llevar a cabo la transformación. Los convertidores son equipos voluminosos, pesados y costosos, que la industria limita en tamaño y potencia, lo que redunda a su vez en un mayor tiempo de carga. Pues bien, el proyecto en cuestión, que está financiado por la Agència Valenciana de la Innovació, liderado por la empresa española Ampere Energy, y en el que colabora el Instituto Tecnológico de Energía, no solo (1) resuelve esta limitación, al integrar -según explican desde la Agència- el convertidor de corriente en el propio cargador doméstico (al igual que las estaciones de servicio de carga rápida), sino que, además, (2) dotará a este dispositivo de capacidad de gestión y bidireccionalidad en el flujo de energía.

Ventajas múltiples
Según Ampere, las ventajas de estas funcionalidades, que amplían las de otras alternativas existentes en el mercado, son "múltiples". En primer lugar -explican desde la empresa-, permite la carga del vehículo "de forma adaptativa e inteligente para, por ejemplo, ajustar el proceso de repostaje al límite de potencia eléctrica contratada o a la disponibilidad de energías renovables, en el caso de contar con una instalación de autoconsumo". El convertidor también será capaz de transferir energía desde el vehículo eléctrico a la vivienda "en momentos puntuales como, por ejemplo, ante un corte de suministro o como respuesta a un consumo superior a la potencia contratada". Y, por fin, esta flexibilidad en la gestión de los flujos de energía -concluye Ampere- no se limita al entorno doméstico, sino que "abre la puerta a que un operador de red pueda gestionar los recursos energéticos de estos vehículos para, por ejemplo, aliviar la congestión durante picos de demanda o para absorber la sobreproducción de energía de origen renovable".

Con la contribución del Instituto Tecnológico de Energía
El proyecto comprende el diseño del cargador, pero también desarrollos en el campo del software para integrar este nuevo sistema de carga en las aplicaciones de monitorización y gestión eléctrica de Ampere, a fin de dotar al usuario de un control total de los flujos de energía de su hogar. En este ámbito se ubica, precisamente, una de las principales contribuciones del Instituto Tecnológico de Energía. En concreto, sus técnicos participan en el desarrollo de los algoritmos necesarios para incorporar los cargadores y los propios vehículos eléctricos en el sistema de gestión integral.

Ampere ya ha anunciado que prevé obtener los primeros resultados del proyecto "a mediados del año próximo", y que se completarán "a finales de este mismo ejercicio" con una nueva versión del dispositivo adaptada a un segundo protocolo de carga. Por tanto, el nuevo cargador será compatible con las tecnologías desarrolladas por los principales fabricantes del sector de la automoción.

La compañía recuerda que la carga bidireccional "resulta especialmente atractiva para las instalaciones de autoconsumo, ya que el vehículo eléctrico se convierte en una batería para el hogar, que permite, por ejemplo, aprovechar la energía de origen renovable no consumida por la vivienda". Esta flexibilidad en la gestión conlleva, además, "un sensible ahorro económico para el usuario, que puede consumir en hora punta la energía almacenada en su automóvil y recargarlo en horas valle, cuando su coste es inferior". La batería se puede utilizar, así mismo, como fuente de potencia, "lo que abre la puerta a reducir la potencia contratada, con el consiguiente ahorro en el término fijo de la factura".

El proyecto se alinea con los retos y soluciones identificadas por el Comité Estratégico de Innovación Especializado(véase organigrama) de la AVI en el ámbito de la automoción y la movilidad sostenible. Este grupo de especialistas defiende como uno de los objetivos prioritarios el desarrollo de mejoras en las comunicaciones de las estaciones de carga que permitan la bidireccionalidad de la energía.

Qué es Ampere Energy
Ampere Energy es una compañía española que produce y comercializa baterías eléctricas de segunda generación, "sistemas integrados de almacenamiento que aúnan diseño y tecnología y permiten una gestión inteligente de la energía". Para ello, la empresa, que tiene su sede en Puzol, Valencia, desarrolla "soluciones avanzadas basadas en un software dotado de inteligencia artificial, a través de algoritmos de aprendizaje automático y herramientas de análisis Big Data que analizan la previsión meteorológica, el precio de la energía y el perfil del usuario para alcanzar el máximo ahorro e independencia energética y garantizar el confort". Asimismo, Ampere Energy presta un servicio personalizado de ingeniería e implementación de tecnologías de almacenamiento inteligente adaptado a las necesidades de distintos sectores productivos.

Artículos relacionados
Ya no hace falta viajar a Nevada a preguntar por Tesla

Añadir un comentario
Rafa Rial
Buenos días. Voy a exponer mi caso. Trabajo por la mañana y voy a trabajar andando. Uso mi coche diésel(de 25 años) para hacer trayectos cortos durante la semana y un poco mas largos durante el fin de semana(no mas de 200km al día) y lo aparco en mi plaza de garaje de la comunidad donde vivo. Imagínate que me compro el Renault city k-ze que saldrá por unos 12.000€ (antes de ayudas. Después de ayudas y sumándole la entrega de mi coche podría llegar a reducirse hasta los 8000€). Este coche tendría una batería de alrededor de 30kWh que me daría una autonomía de alrededor de 230Km según el ciclo WLTP. Me instalo un cargador bidireccional(a día de hoy wallbox tiene uno a la venta) y mientras esté el coche en el garaje puede cargarse o alimentar el consumo de mi casa o vender parte de la carga de mi batería a la red eléctrica(podría poner tarifa nocturna de coche eléctrico y me saldría mas barato aún). Cuando uso el coche, me conectaría a la red eléctrica para alimentar mi hogar. Por el precio de un coche eléctrico barato tendría un vehículo para mis necesidades y un powerwall para alimentar mi casa. Como la carga/descarga de las baterías del coche se haría en carga lenta(es decir a un máximo de 7kW) el impacto en la degradación de las baterías sería mínimo. Un saludo.
Miguel
Si alguien tiene coche eléctrico y se va a trabajar, ya no podrá usar la red de autoconsumo para cargar la batería, tendrá que cargar por la noche usando la red. Si no usa el coche para trabajar, tal vez no necesite coche, y menos un coche caro como el eléctrico que tiene una autonomía reducida en carretera. Las baterías de un coche son realmente caras. Ponerlas al servicio de un operador para que las use cuando quiera, es fundir esas baterías a lo tonto. La gente no lo va a hacer.