movilidad

Cataluña tendrá un punto de recarga para vehículo eléctrico cada 30 kilómetros el año que viene

0
El Instituto Catalán de Energía (Icaen) acaba de anunciar la inminente apertura de "una nueva convocatoria para la instalación de puntos de recarga rápida públicos" (lo hará en el marco del Plan estratégico para el desarrollo de infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico en Cataluña, Pirvec). Según el comunicado que ha difundido el Icaen, el objetivo es contar "el próximo año" con una red pública de recarga rápida distribuida por todo el territorio de modo tal que un punto de recarga diste del siguiente un máximo de 30 kilómetros.
Cataluña tendrá un punto de recarga para vehículo eléctrico cada 30 kilómetros el año que viene

La apuesta por la electrificación de la movilidad privada continúa firme en Cataluña. El Instituto Catalán de Energía (Icaen) anunciaba hace apenas unos días el cierre de la línea de ayudas a la adquisición de turismos y furgonetas eléctricos por parte de particulares adscrita al plan Moves, "una vez se ha agotado el presupuesto asignado inicialmente". El Icaen declaraba agotada la línea de ayudas para turismos y furgonetas eléctricos y agotado así mismo "el presupuesto destinado a la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos, ya sean estaciones de recarga rápida o puntos de recarga vinculados, es decir, de recarga lenta y relacionados con la titularidad de un vehículo eléctrico (tanto para empresas y profesionales como para particulares)".

Agotadas ambas líneas y abiertas dos listas de espera: para registrar los ciudadanos que quieran acogerse a estas ayudas mientras se validan las solicitudes recibidas y se analiza la posibilidad de dedicar más recursos. En total -informa el Icaen-, en Cataluña ya se ha agotado más del 83,5% del presupuesto destinado a las diferentes líneas de subvenciones a la movilidad eléctrica y sostenible del Plan Moves, que ascendía a 7,3 millones de euros.

¿Y qué queda?
Quedan abiertas las líneas dedicadas a la adquisición de motos y cuadriciclos eléctricos, a la sustitución de turismos y furgonetas para profesionales y a la adquisición de camiones y autocares eléctricos, así como las subvenciones para sistemas de préstamos de bicicletas y para planes de movilidad de empresas. El Instituto explica en un comunicado que, en función de la evolución de las solicitudes recibidas, "se reserva la posibilidad de destinar parte del presupuesto de las líneas no agotadas a incrementar el de aquellas que ya se han agotado, y cubrir así las solicitudes que estén en lista de espera". Por ello, el Instituto recomienda a los ciudadanos y empresas que desean adquirir un vehículo eléctrico o instalar un punto de recarga que se inscriban en la lista de espera. Toda la información sobre estas ayudas y los requisitos para acceder se puede consultar en la página del Icaen.

La apuesta de la Generalitat
Las ayudas del Plan Moves se añaden a las políticas de fomento del vehículo eléctrico que está llevando a cabo la Generalidad de Cataluña. Así -informa el Icaen-, en septiembre se abrirá una nueva convocatoria para la instalación de puntos de recarga rápida públicos en el marco del Plan estratégico para el desarrollo de infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico en Cataluña (Pirvec), "que permitirá contar el próximo año con una red pública de recarga rápida con el objetivo de que todo el territorio disponga, a un máximo de 30 kilómetros, de una estación que permita disponer de una autonomía de hasta 120 kilómetros en menos de media hora".

"Además -continúa el Instituto-, también se está trabajando en la interoperabilidad de toda la red pública de puntos de recarga, de manera que sean accesibles con el teléfono móvil; se ha desarrollado un visor en línea de las estaciones de recarga, para facilitar la planificación de los desplazamientos, y se ha establecido la gratuidad de los peajes titularidad de la Generalidad de Cataluña para los vehículos eléctricos, entre otras actuaciones".

De la transición energética
El Instituto Catalán de Energía, que es "la entidad de la Generalitat de Catalunya encargada de elaborar y llevar a cabo la política energética catalana", define la movilidad eléctrica como "uno de los ejes de la transición hacia un nuevo modelo energético más limpio, sostenible y democrático que ha iniciado Cataluña, basado en el empoderamiento del ciudadano". En este sentido -explica el Instituto en su perfil-, y con el objetivo de lograr un sistema energético totalmente descarbonizado el año 2050, el Gobierno de Cataluña está impulsando una Ley de la Transición Energética y, además de la movilidad eléctrica, ya está aplicando medidas para impulsar el autoconsumo fotovoltaico, la eficiencia en la industria o la edificación eficiente.

Añadir un comentario