fotovoltaica

Lámparas solares que sustituyen a las de queroseno

1
La iniciativa social Light Humanity, impulsada por el ingeniero español Eugenio Calderón, se ha planteado como objetivo proveer de lámparas solares a familias de Suramérica y África que ahora solo tienen acceso a la luz durante la noche mediante lámparas de queroseno. Light Humanity se compromete a donar a esas familias una lámpara solar por cada lámpara solar que venda a través de lighthumanity.org. Desde su creación a finales de 2018, esta entidad sin ánimo de lucro ha llevado luz solar a más de 1.000 familias sin acceso a electricidad en Suramérica y África.
Lámparas solares que sustituyen a las de queroseno

El próximo 15 de mayo, el proyecto social Light Humanity regresa al Amazonas "para continuar entregando lámparas solares a las poblaciones sin acceso a la electricidad, e intercambiarlas por las de queroseno, muy tóxicas y contaminantes". En concreto, el equipo de Light Humanity iniciará la segunda campaña de reparto de lámparas solares en el municipio brasileño y amazónico de Breves, donde viven alrededor de 50.000 personas sin acceso a la electricidad. "Estas familias -explican desde Light Humanity- tienen que recurrir a las tóxicas y peligrosas lámparas de queroseno y aceite para iluminar sus noches". Según el impulsor de esta iniciativa, Eugenio Calderón, “estamos coordinados con las autoridades sanitarias locales para dar prioridad a las familias con algún miembro que sufra problemas respiratorios graves ocasionados por este tipo de lámparas de queroseno”.

«Comparte el Sol» es el lema que utiliza Light Humanity para unificar la transición energética con la pobreza energética: "una de cada siete personas en el mundo -explican desde esta oenegé- continúa sin tener acceso a la electricidad; mientras, por otro lado, España sigue a la cola de Europa en la implementación de la energía solar. Dos problemas y una solución: compartir la energía del Sol"

Esta segunda aventura solar por el Amazonas también contará con la producción de un documental de la mano Carlos Martínez, videógrafo social, y cuyo objetivo será "acercar el problema de la pobreza energética al público español". Además, el equipo del proyecto social se compromete a retransmitir en redes sociales esta nueva campaña de reparto de lámparas solares y mostrar algunas de las historias de las familias que viven sin acceso a la electricidad, todo lo cual será recopilado en la página lighthumanity.org.

¿Cómo participar en la campaña?
La entidad sin ánimo de lucro Light Humanity anima a adquirir lámparas o cargadores de móvil solares a los aficionados a hacer senderismo, acampada o cualquier otra actividad al aire libre. "Por cada compra de los usuarios a través de la web de Light Humanity, se destina otra lámpara solar a familias del Amazonas y África", apuntan desde esta oenegé. "De esta forma -explica Calderón-, conseguimos financiar tecnología solar en lugares donde aún dependen de lámparas de queroseno para iluminar sus noches”.

Según este ingeniero madrileño, “tras un solo día cargando al Sol, la lámpara es capaz de entregar hasta 10 horas de iluminación por la noche. El otro producto, el cargador solar móvil, incorpora un panel solar más potente, capaz de almacenar 50 horas de luz cada día al Sol, o el equivalente a una carga completa para un teléfono móvil".

Sobre Light Humanity
Desde su creación en diciembre de 2018, Light Humanity ya ha conseguido llevar energía a más de mil personas entre el Amazonas y Mozambique. Su objetivo es "impulsar la transición energética en las actividades al aire libre y con ello poder garantizar el acceso a una energía sostenible a cientos de miles de personas tanto en Suramérica como en África". Ligh Humanity se define como una "empresa social que desarrolla y distribuye productos solares en España con una misión, facilitar el acceso universal a una energía sostenible y económica". Antes de la creación de Light Humanity, Eugenio Calderón dio la vuelta a España subido en una bicicleta solar para reivindicar una energía limpia y accesible. Pedaleo Solar fue una aventura de más de 4.000 kilómetros que nació de la frustración de una legislación que ponía trabas al autoconsumo energético.

Según la Agencia internacional de la Energía, mil millones de personas carecían en 2018 de acceso a la electricidad. Esto equivale a una de cada siete personas en el mundo.

Añadir un comentario
Maria
Me parece una idea estupenda la de Light Humanity. Algo tan básico como la luz para algunas personas es impensable y no nos damos cuenta. El cambio de las lámparas solares por las de queroseno ayudará a muchas personas a no padecer problemas respiratorios, además de muchos otros dolores en todo el organismo. Enhorabuena por la iniciativa Eugenio Calderón.