fotovoltaica

La instalación, demostrativa, se encuentra en el embalse de Sierra Brava, en Extremadura

Acciona construye la primera planta FV flotante conectada a red de España

1
La compañía, única entre las grandes que solo genera electricidad a partir de fuentes de energía renovable, ha iniciado en Extremadura la instalación de la primera planta solar fotovoltaica flotante conectada a la red eléctrica en España, un proyecto demostrativo que ha concebido para estudiar las soluciones técnicas más adecuadas para la instalación de paneles solares sobre la superficie de lagos o embalses. La fotovoltaica flotante es una opción cada vez más empleada en diversas regiones del mundo con escasez de terreno disponible o con condiciones geográficas idóneas para ello.
Acciona construye la primera planta FV flotante conectada a red de España

España en general y Extremadura en particular tienen condiciones adecuadas para las plantas fotovoltaicas flotantes: abundante recurso solar y numerosas láminas de agua adecuadas a priori para la ubicación de este tipo de instalaciones. Sin embargo, para constituirse en alternativa competitiva a la generación fotovoltaica tradicional, la de tierra firme, existen aspectos técnicos, económicos y ambientales que hay que valorar en detalle. Así -explican desde Acciona-, hay que tener en cuenta la peculiaridad del proceso constructivo y analizar los sistemas de fondeo y tecnologías de flotación, así como la actividad en las playas de montaje. También cambian las condiciones de operación, por lo que es necesario reevaluar los costes y el rendimiento de los paneles, así como las prácticas de mantenimiento más adecuadas en el entorno acuático.

Por último, es necesario testear los efectos reales de la integración en el embalse o balsa del sistema flotante, en las diversas condiciones de llenado experimentadas en un periodo de tiempo prolongado, la interacción con la flora y fauna existentes y las condiciones de compatibilidad con los otros usos del embalse. En este contexto, el sistema fotovoltaico flotante de Sierra Brava desarrollado por la división de Energía de Acciona es un proyecto de demostración que puede aportar información valiosa de cara al desarrollo futuro de este tipo de instalaciones en Extremadura y en España, algo que ha valorado el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), que participa en su financiación. Para la compañía, además, será también fuente de conocimiento para abordar con garantías el desarrollo de proyectos comerciales en un futuro próximo.

Cinco sistemas flotantes independientes, con una potencia de 1,1 megavatios
El proyecto contempla la instalación de 5 sistemas flotantes independientes con capacidad máxima de 600 módulos fotovoltaicos (FV) cada uno, con una potencia total estimada de 1,125 megavatios pico (MWp). El acceso a los sistemas flotantes, que se encuentran separados entre sí por unos pocos metros, se efectuará por un pantalán flotante que parte desde la orilla del embalse. El proyecto combinará diversos sistemas de flotación y fondeo para testear su respuesta a las condiciones de operación. Los módulos FV de los generadores fotovoltaicos flotantes son módulos convencionales, idénticos a los que se instalan en sistemas terrestres. Se utilizarán módulos FV bifaciales en 3 de los 5 generadores, módulos cuya superficie posterior es transparente para permitir la incidencia de luz sobre la cara posterior del módulo.

Al ser una planta se demostración, se han elegido paneles de distintos fabricantes y el ángulo de inclinación de los módulos será diferente. Eso permitirá comparar la curva de producción, el ensuciamiento, la refrigeración o el efecto vela, entre otros parámetros. Cada generador tendrá tres inversores de sesenta kilovatios (60 kW) que convertirán la corriente continua generada por los paneles en corriente alterna y baja tensión (400V). Todos ellos estarán conectados a un pequeño centro de transformación que elevará la corriente en baja tensión (400V) a media tensión (22kV), desde donde será conducida por línea soterrada de 1,4 kilómetros hasta el punto de conexión a la red.

El mercado de la energía solar fotovoltaica flotante
En el mundo existen actualmente plantas fotovoltaicas flotantes por una capacidad conjunta de 1,3 gigavatios, la misma que la fotovoltaica terrestre registraba en el año 2000, y que ahora acumula más de quinientos gigavatios a nivel global (500 GW). No obstante, existe un importante potencial para esta tecnología, que el Banco Mundial cifra en 400 GW, solo utilizando el 1% de la superficie de agua embalsada existente.

La primera instalación fotovoltaica flotante fue puesta en marcha en 2007 en Japón y tenía apenas 174 kWp de potencia. Los proyectos iniciales estuvieron enfocados principalmente a objetivos de demostración tecnológica o de extracción de agua de riego, pero, a partir de 2013, comienzan a proliferar instalaciones de más de un megavatio pico de capacidad, principalmente en Japón, China, Corea del Sur y Estados Unidos, aunque también en Reino Unido, Australia, Brasil, Canadá, Francia, India, Indonesia, Israel e Italia, entre otros, como fuente de generación eléctrica a gran escala.

China cuenta hoy con las mayores instalaciones de este tipo, entre las que destacan los proyectos empleados en zonas anegadas de antiguas minas de carbón, que están siendo regeneradas con este fin, singularmente en la provincia de Anhui, encabezadas por una planta de 40 MWp en fase de ampliación a 150 MWp.

Los últimos proyectos anunciados representan un evidente aumento de escala. Así, India planea construir una planta de un gigavatio (mil megavatios) en el estado de Madhya Pradesh, y un consorcio surcoreano está desarrollando una planta de 2,7 gigas, combinada con 300 MW eólicos, en la costa del Mar Amarillo.

En España existe un reducido número de instalaciones solares flotantes, vinculadas en general a la captación de agua de riego, pero no existe hasta la fecha ninguna conectada a la red eléctrica, como las proyectadas por Acciona.

• Entrevista a Belén Linares (directora de Innovación de Energía de Acciona)

Añadir un comentario
Miguel
Una de las plantas fotovoltaicas flotantes instaladas en Japón acabo hecha chatarra por un temporal. Este sistema tiene una serie de ventajas, pero dependiendo del sitio y el tamaño de la superficie acuática puede llegar a tener mucho riesgo de acabar hecha añicos por el aire y el oleaje que genera.