eólica

Es-pec-ta-cu-lar

0
La asociación de la industria eólica europea -WindEurope- y el Consejo Global de la Energía Eólica (Global Wind Energy Council, GWEC) han lanzado este año un concurso fotográfico global -Global Photo Competition Capture- que se ha traducido en toda una explosión de imágenes e imaginación. Una de las fotografías ganadoras es la que ilustra esta noticia. Obra de Mario Zangas, muestra un parque eólico -casi marino- instalado sobre una pequeña isla griega deshabitada. [Amplía la foto].
Es-pec-ta-cu-lar

El parque se llama como la isla, Agios Georgios, tiene una potencia de 73,2 megavatios y, según WindEurope, es único en el mundo porque, a pesar de ser exclusivamente terrestre (todos los aerogeneradores están instalados como se ve sobre tierra firme), presenta en realidad un perfil típicamente marino (régimen de vientos, evacuación submarina). Los megavatios hora que producen sus aerogeneradores son evacuados desde la isla a través de un cable submarino que tiene una longitud de 25 millas náuticas (más de 46 kilómetros). El cable conecta la isla de Agios Georgios con la red eléctrica de Atenas. La foto, de Mario Zangas, ha resultado vencedora en la categoría de Viento y Naturaleza.

En la categoría El Viento y el Mar, el ganador ha sido Dennis Schroeder, que ha captado una espectacular imagen del primer parque eólico marino comercial de los Estados Unidos (véase). Ubicado en el océano Atlántico, a unas 3,8 millas de Block Island (Rhode Island), el parque ha sido puesto en marcha por Deepwater Wind y consta de cinco aerogeneradores Haliade de seis megavatios de potencia por unidad (las torres de los mismos alcanzan los 180 metros de altura). Según WindEurope, esta instalación es un proyecto piloto a partir del cual Estados Unidos quiere desplegar una potencia eólica marina total de 10.800 megavatios. La foto fue tomada el 1 de octubre pasado, con olas de más cuatro metros de altura.

En la tercera categoría -Wind Works-, el ganador ha sido el fotógrafo indio Subodh Naatu, que ha presentado una obra en la que muestra cómo un operario realiza una inspección visual de una pala justo antes de ser izada para su encaje en el rotor. La imagen, antagónica con las anteriores (alejada por completo de toda espectacularidad), entraña no obstante una extraña belleza serena (véase) que la hace igualmente sugerente.

WindEurope presenta aquí otras obras que también concursaron.

Añadir un comentario