eólica

E.ON convierte el viento en hidrógeno

2
La multinacional alemana acaba de hacer público un comunicado en el que hace balance del primer año de actividad de su "planta piloto power to gas (P2G)". Situada en Falkenhagen, al este de Alemania, esta instalación utiliza electricidad de origen renovable para alimentar equipos de electrólisis que transforman el agua en hidrógeno. Este luego es inyectado a la red de gas. Según E.ON, Falkenhagen ha inyectado en doce meses más de dos millones de kilovatios hora de hidrógeno en la red.
E.ON convierte el viento en hidrógeno

P2G, instalación que convierte el excedente de energía renovable en hidrógeno, confirma -según la nota que ha difundido la compañía alemana- una "gran capacidad de producción y almacenamiento". Falkenhagen -explica el director ejecutivo de E.ON en Alemania, Ingo Luge- "nos ha proporcionado una valiosa experiencia que nos ayudará a perfeccionar múltiples aspectos de la tecnología de conversión de energía en gas, desde la forma de desarrollar el proceso de aprobaciones regulatorias para construir y operar plantas P2G, hasta la comercialización de su producción de hidrógeno". Tras un solo año de operación -continúa Luge-, "podemos decir que P2G tiene un gran potencial. Vemos incluso oportunidades a corto plazo para aplicaciones comerciales en áreas como la movilidad".

E.ON explica
La planta de Falkenhagen utiliza electricidad de origen renovable para alimentar equipos de electrolisis que transforman el agua en hidrógeno. Éste a su vez se inyecta en el sistema de distribución de gas natural. Con una capacidad de dos megavatios, puede producir hasta 360 metros cúbicos de hidrógeno por hora. La energía almacenada se convierte en parte del suministro de gas natural y se puede utilizar para calefacción, aplicaciones industriales, para áreas como la movilidad, y en la generación de energía. E.ON proporciona parte de su producción de hidrógeno en Falkenhagen a su socio en el proyecto, Swissgas AG, y también lo ofrece a sus clientes residenciales a través de su producto E.ON WindGas. E.ON ya ha anunciado que está construyendo una segunda planta piloto P2G en Reitbrook, a las afueras de Hamburgo. El propósito de esta unidad, que entrará en funcionamiento en 2015, es "optimizar el proceso de transformación gracias a equipos de electrólisis más compactos y eficientes".

Artículos relacionados
E.ON fabrica hidrógeno con energía eólica y lo inyecta en la red de gas

Añadir un comentario
Manuel Posada
En efecto, las mafias de la generación, distribución y comercialización de energía no les interesan soluciones de este tipo. Si el "partido" PODEMOS hablase concretamente de estos temas, le votaría pero como la sociedad española, tanto la generada por los socialistas como los socialdemócratas tipo Rajoy, está basada en tener un votante ignorante, no lo van a poner como gancho ni anzuelo para conseguir votos. ¿Quien se entera? Gracias a la educación de los anteriormente niños post-franquistas, no se enteran de nada...
Serranillos
Sin duda un ejemplo a seguir en España, que evitaría las frecuentes ordenes de parada de nuestras centrales eólicas, mejoraría nuestra balanza exterior y permitiría ampliar de forma considerable los límites de crecimiento de las renovables. Lástima que no encaje en un país donde la corrupción está generalizada y donde lo que se produce localmente y barato no genera los suculentos beneficios y comisiones que probablemente tengan las compras de Gas a Qatar y Argelia.