eólica

 ‘El viento, la última esperanza’ gana el III Concurso de microcuentos eólicos

0
El tercer Concurso de microcuentos eólicos de la Asociación Empresarial Eólica (AEE) ya tiene ganador: Santiago Gómez López, por su relato “El viento, la última esperanza”. AEE, con la colaboración de la revista Energías Renovables, celebra este certamen con motivo del Día Mundial del Viento, que se celebra el 15 de junio.
 ‘El viento, la última esperanza’ gana el III Concurso de microcuentos eólicos

El objetivo del concurso es despertar la imaginación en relación a una fuente de energía, el viento, que es autóctona, limpia e inagotable. El premio es la visita a un parque eólico con posibilidad de subir a un aerogenerador (siempre que las condiciones climatológicas lo permitan).

El ganador de 2014, Santiago Gómez (Pamplona, 1961), es periodista y trabaja desde hace diez años en el departamento de Comunicación y Relaciones Institucionales de Acciona Energía, tras haber ejercido anteriormente en prensa navarra, el diario Expansión y haber sido jefe de prensa del Ayuntamiento de Pamplona.

Considera que las renovables en general y la eólica en particular, como la más madura y desarrollada de estas tecnologías, deben jugar un papel fundamental en el sistema energético.

En su microcuento, que reproducimos a continuación, ha querido comparar la odisea de Ulises al volver a su tierra con los momentos difíciles por los que atraviesa la eólica. “Al final, la eólica llegará a su Ítaca, lo que será bueno para la situación del Planeta”, afirma.

El viento, la última esperanza por Santiago Gómez
El viento era su última esperanza. Llevaba años tratando de regresar a Ítaca. Soñaba con el momento de abrazar a Penélope y sumergirse en su piel de azahar. Confiaba en el dios Eolo. No podía fallarle en el momento más crítico, cuando la Tierra parecía sumida en el caos, las aves cambiaban sus rutas y los océanos engullían ciudades antes emergidas. Y así sucedió. Eolo confió a Ulises el secreto del viento. El aire se volvió respirable, la naturaleza recuperó su equilibrio y una luz limpia iluminó el planeta, mientras la proa de su nave acariciaba por fin la playa.

Para leer los microcuentos finalistas, pincha en finalistas Concurso Microcuentos 2014 . También podrás leerlos en el número de julio/agosto de Energías Renovables.

Añadir un comentario