energías del mar

Cada vez más cerca de las pilas de combustible baratas.

0
El desarrollo de esta fuente de energía ha estado condicionado a la obtención de hidrógeno, caro de conseguir y peligroso de almacenar. Sin embargo, un equipo de científicos estadounidenses ha ideado una nueva pila de combustible, barata y segura. Las pilas de combustible no contaminan. La razón se encuentra en que en vez de quemar hidrógeno, el combustible que habitualmente utilizan, lo transforman en electricidad, a partir de la oxidación electroquímica. Por eso suponen una forma limpia de producir energía. Sin embargo, su uso ha estado muy limitado por lo difícil y caro que resulta acceder a nuestras mejores fuentes de hidrógeno: las grandes reservas almacenadas en el interior del petróleo, el gas y el carbón. Otra razón se encuentra en lo peligroso que es manejar hidrógeno en estado gaseoso, como demostraron el incendio del dirigible Hindemburg en 1936 y el desastre del transbordador Challenger. Ahora, la situación puede cambiar, gracias a las investigaciones realizadas por un equipo de investigadores de la Universidad de Pensilvania, encabezado por Raymon J. Gorte.

La pila de Gorte, presentada en la revista Nature (edición del 16-3-2000), obtiene el hidrógeno del metano (gas natural) y sus pariente químicos (etano, tolueno, buteno y butano). Hidrocarburos todos ellos baratos, fáciles de conseguir y susceptibles de convertirse en electricidad mediante la pila ideada por este equipo científico, que utiliza electrodos fabricados con una mezcla de cobre y cerámica. Estos no acumulan hollín, y la pila sigue funcionando mientras haya combustible.

A Gorte le queda, no obstante, un problema por resolver: hacer que su pila sea competitiva. De momento, sólo produce la décima parte de la energía de las pilas de combustible alimentadas por hidrógeno obtenido a partir de metano mezclado con vapor de agua a altas temperaturas, que es el sistema habitualmente utilizado hasta la fecha. Pero, si las investigaciones dan los resultados esperados, es probable que dentro de poco esta revolucionaria batería pueda ser utilizada en coches, ordenadores y teléfonos móviles, entre otros posibles usos.

Tecnología china
La carrera para encontrar hidrógeno barato cuenta con numerosos participantes. Hace unos meses, científicos chinos anunciaron el descubrimiento de una tecnología para producir gas de hidrógeno a partir de aguas residuales, proceso en las que estas se limpian y purifican, y que puede convertirse en una de las fuentes principales de energía del futuro. "Ahora podemos producir diariamente 280 metros cúbicos de gas de hidrógeno de una pureza del 99 por ciento con un promedio de 50 metros cúbicos de aguas residuales", afirmó un equipo de investigadores del Instituto de Arquitectura de Harbin, capital de la provincia de Heilongjiang (noreste de China).

El proceso empleado por los científicos chinos se denomina "bacteriolisis" y, según el profesor Ren Nanqi, quien dirigió las investigaciones, "ahora China puede producir hidrógeno a escala industrial". Agregó Ren que "los experimentos realizados en el citado campo por otros países mediante el uso de tecnología biológica no han supuesto hasta este momento un avance significativo". "Comparado con el actual proceso electrolítico empleado en la producción de hidrógeno a través del petróleo y otros minerales, el nuevo sistema ahorra energía y no utiliza minerales, que no pueden reproducirse", explicó Ren en declaraciones a la agencia estatal Xinhua. Además, subraya Ren, "nuestro sistema, al tiempo que sirve para producir hidrógeno, purifica y limpia las aguas residuales".

Li Guibai, prestigioso científico de la Academia China de Ingeniería, ha destacado la importancia de este método que, adelanta, "podría conducir al descubrimiento de una fuente de energía limpia y renovable para el desarrollo de la humanidad".
Añadir un comentario