biomasa

Continúa la estafa con suplantación de identidades para vender pélets

0
Crece el número de plantas de producción de pélets en España y la certificación de las mismas, pero también la estafa que se aprovecha de este crecimiento y tirón comercial. La Asociación Española de Valorización Energética de Biomasa (Avebiom) afirma que “siguen produciéndose las estafas en las cuales varias empresas españolas productoras de pélets han sido víctimas de un fraude por suplantación de su marca”. Las víctimas directas son compradores a quienes los estafadores “venden” a un precio ridículo (cien euros la tonelada) pélets que nunca aparecen. En paralelo crecen las plantas de producción en España (ya hay 50, nueve más que en 2014) y la certificación con ENplus (21, siete más que en 2014).
Continúa la estafa con suplantación de identidades para vender pélets

A finales del pasado año este portal se hacía eco de la estafa de los pélets, personalizada en contratos fraudulentos que utilizaban el nombre de Biomasa Forestal, uno de los 21 productores con certificación ENplus existentes en España. Por entonces Avebiom también avanzaba que eran conocedores de este y otros casos, algo que se mantiene en la actualidad. La misma asociación confirma ahora que las estafas siguen y que en las últimas semanas “los intentos han sido continuos”. El fraude consiste en suplantar la marca y el prestigio comercial de una firma española para vender de forma ficticia la tonelada de pélet a un precio ridículo: 100 euros. Según el índice de precios que elabora Avebiom, la tonelada no bajó de 250 euros durante 2014.  

Según informa Avebiom, se mantiene la forma de actuar: “estas personas se ponen en contacto con potenciales compradores en nombre de estas empresas para realizar una venta que finalmente no se consuma. La estafa a los clientes se materializa al efectuar estos el pago de una compra de pélets que realmente no se ha producido”. Añaden que en algún caso el estafador afirma trabajar para Avebiom, además de para las empresas productoras. Las empresas afectadas ya han denunciado estos hechos, que están siendo investigados por la justicia, asegura la asociación.

Contrastar la información antes de comprar
Avebiom recomienda tanto a las empresas afectadas como a los clientes estafados que se mantengan alerta y les comuniquen los casos. “Para evitar este tipo de engaños –prosiguen–, resulta de gran utilidad contrastar la información que nos llega procedente de correos electrónicos desconocidos, o con un dominio que no corresponde a la empresa que dice representar, así como verificar la autenticidad de la identidad de las personas que establecen el contacto”. Ante cualquier duda recomiendan llamar a la sede oficial de la empresa en cuestión, contrastar la información y “no efectuar ningún pago antes de verificar que la transacción se ha realizado con la persona y empresa correctas”.

Este tipo de fraude se da en un contexto de progresivo crecimiento en España, tanto del número de plantas como de empresas certificadas con el sello de calidad ENplus. Según la edición española de la revista Bioenergy International, la capacidad instalada ronda las 900.000 toneladas anuales, repartida entre las 50 plantas activas a día de hoy, nueve más que en 2014. Existen también 18 fábricas actualmente en construcción o proyecto, que aportarían más de 250.000 t/año extra. “La mayoría de los nuevos productores –continúa el artículo– se ha decantado por obtener el certificado ENplus desde el principio y, a día de hoy, 21 empresas están fabricando pellet de calidad, siete más que en abril de 2014”. Por último, el número de distribuidores certificados casi se ha duplicado, pasando de 6 a 11.

Astillas y huesos de aceituna
El reportaje de Bioenergy International, firmado por Pablo Rodero, responsable de certificación y calidad de biocombustibles en Avebiom, también aborda la situación de la astilla: “han desaparecido algunos fabricantes pero se han montado nuevos centros de producción con capacidades importantes”. Rodero afirma que “en el mapa hemos reflejado los que garantizan la puesta en el mercado de cantidades no inferiores a 5.000 t/año; en total 29 productores, 10 más que hace un año”.

En cuanto a la certificación de la producción de astilla, Pablo Rodero señala que “avanza con lentitud, aunque varios centros de producción instalados en el último año están implantando ya el sistema de certificación BIOmasud, por lo que se espera que en breve dos o tres productores obtengan sus certificados para este biocombustible”. Por último, en relación al hueso de aceituna, afirma que “hemos considerado ocho nuevos productores, prácticamente todos concentrados en la región olivarera de Jaén-Córdoba. Al productor certificado BIOmasud en 2014, Energía Sierra Segura, en Albacete, se ha unido en 2015, Ecoloma, en Jaén”.

Añadir un comentario