biomasa

Apropellets y Avebiom desacreditan las “compras maestras” de pélets de la OCU

0
Desde hace al menos tres años, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) analiza diversas marcas de pélets y huesos de aceituna y publica los resultados tanto en el “comparador de pélets” de su web como en la revista OCU Compra Maestra. La Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de Madera (Apropellets) y la Asociación Española de Biomasa (Avebiom) señalan, tras varias llamadas de atención a la OCU, los errores en sus valoraciones “por los perjuicios que pueden ocasionar tanto a los consumidores, que reciben información errónea o confusa, como a los comercializadores y distribuidores, que ven cómo se desvirtúa la libre competencia”.
Apropellets y Avebiom desacreditan las “compras maestras” de pélets de la OCU
Pélets de madera en una de las fábricas españolas que los producen

“La biomasa es una alternativa ecológica y económica. Si apuestas por los pélets, te ayudamos a escoger el mejor”. Así comienza la OCU el apartado de su web dedicado al “comparador de pélets”, en el que se advierte de entrada una confusión, ya que incluye también los huesos de aceituna. Es más, en el último comparador, la marca que bajo el epígrafe de “los mejores pellets” recibe una mayor puntuación es Garzón Green Energy por su saco de huesos de aceituna.

“Aunque el error se ha medio corregido en el artículo publicado en la revista OCU Compra Maestra, se mantiene en la web”, afirman en una nota de prensa Apropellets y Avebiom. “Que un hueso de aceituna (no peletizado) –afirman– aparezca en el comparador de pélets por encima de un pélet de madera, cuando las características y requisitos son diferentes, podría llevar a creer a un consumidor desinformado que le iría mejor utilizar en su estufa de pélets de madera el hueso de aceituna que tiene una mejor valoración”.

Las dos asociaciones ahondan más en este error cuando la OCU afirma que las estufas no ofrecen “garantías de funcionar igual de bien” con hueso de aceitunas o que “es preferible utilizar estufas poli combustibles”. “Olvidan –añaden– que lejos de dejarlo a la elección del usuario, el fabricante exige utilizar solo el biocombustible adecuado en sus equipos, no solo para asegurar el mejor desempeño; sino porque existe riesgo real de accidentes, inutilizar el equipo, perder la garantía y no cumplir con las cada vez más exigentes normas de ecodiseño sobre emisiones a la atmosfera y eficiencia”.

¿Cómo se recogen muestras y quién y cómo las analiza?
Las emisiones de once sustancias (azufre, cloro, cromo, cadmio, cobre, arsénico, plomo, mercurio, niquel, nitrógeno y zinc) es uno de los parámetros que se valoran en los análisis de la OCU, junto a las características físicas (durabilidad, humedad, diferencia de humedad respecto al etiquetado y contenido de finos), el poder calorífico, las cenizas y la certificación.

Apropellets y Aveviom dudan sobre el proceso de análisis y valoración de OCU y se preguntan sobre “¿qué protocolos aplican para recoger las muestras, dónde se realizan los análisis, qué formación técnica poseen las personas que analizan los datos y realizan las valoraciones…?”

“No se revela públicamente la identidad de los laboratorios”
Desde la OCU remiten a su página web, donde explican cómo se hace el análisis comparativo de pélets y huesos de aceituna, tras comprarlos “de forma anónima, como un consumidor más, en los puntos de venta más comunes”. A partir de aquí, “para poder comparar y dar una valoración a cada producto, enviamos todos los productos a un laboratorio”, aseguran en la web.

“Los análisis se realizan en un laboratorio independiente y especializado sobre caracterización de biomasa”, prosiguen y “los resultados se envían antes de la publicación a los fabricantes”. Añaden también que “no se revela públicamente la identidad de los laboratorios, acreditados y certificados, con los que trabajamos, porque también trabajan para el sector, por lo que, para no perjudicarlos, en el contrato firmado con ellos se incluye una cláusula de confidencialidad. Sí que se proporciona esta información a las autoridades en caso de que estas nos lo requieran”.

“Los productores no reconocen su producto en los resultados; incluyendo los mejor valorados”
A pesar de todo, Apropellets y Avebiom inciden en que las valoraciones referidas a cenizas, contenido de finos, humedad o emisiones llevan a la confusión. En cuanto a estas últimas, recuerdan que “el productor, y las propias normas internacionales o certificaciones, no determinan o caracterizan unos límites o rangos de emisiones a la atmosfera para los pélets de madera, como se entiende habitualmente cuando se habla de emisiones. Dependerán en gran parte de cómo se realiza la combustión, y en definitiva del diseño e instalación de la estufa o caldera”.

Aunque, según la OCU, son los primeros en conocer esas valoraciones, las mismas asociaciones, mantienen que “los productores de pélets de madera no reconocen su producto en los resultados de los análisis; incluyendo a los que obtienen las mejores valoraciones, y aun cuando los resultados que se cuestionan se encuentran dentro de los valores requeridos por la norma UNE EN ISO 1775-2, y de certificaciones como ENPlus y DINPlus para los pélets de madera”.

Toque de atención también a los productores
En la misma nota de prensa hay una advertencia igualmente a todos los productores de biocombustibles sólidos normalizados, a los que se insta “a que se identifique la clase que definen la normativa (A1, A2 o B), para lo que recomendamos que se utilicen bien las certificaciones existentes y a los laboratorios acreditados que validen de forma anual, al menos, dicha calidad”.

Por último afirman que “desde el sector aplaudimos la buena intención por parte de la OCU y el valor que este tipo de análisis, si se hicieran de forma correcta, pudieran tener como apoyo al uso de los biocombustibles sólidos”. “De igual forma que lo hemos hecho en múltiples ocasiones anteriores a la propia OCU, volvemos a solicitar que se revisen las metodologías y procesos de las valoraciones que realiza y corrijan la información errónea y confusa que publican”, apostillan.

La OCU, además de las comparaciones periódicas que realizan sobre diversas marcas de pélets y huesos de aceituna, e incluso sobre estufas de pélets, ha impulsado varias compras colectivas de este biocombustible sólido, con la intención de que un mayor número de consumidores se decante por él, principalmente por el ahorro económico que supone frente a los combustibles fósiles.

Añadir un comentario