biogás

Proyecto Regatrace

Hacia el mercado común del biometano

0
Lo dice el Pacto Verde Europeo, el Plan Nacional. Integrado de Energía y Clima y el proyecto de ley de cambio climático y transición energética: el proceso de descarbonización del sistema energético, gas incluido, es esencial para la consecución de los objetivos climáticos de 2030 y 2050. Regatrace, un consorcio europeo cofinanciado por la UE a través del programa Horizonte 2020 y formado por quince socios de diez países europeos, España incluida, ayuda en esa línea con un objetivo muy definido: crear un sistema comercial eficiente basado en la emisión y comercialización de garantías de origen de biometano y otros gases renovables.
Hacia el mercado común del biometano
Instalación de producción de biogás, completamente integrada en el medio rural. Foto: EBA

Las garantías de origen (GdO en adelante) llevan años funcionando en España y en el resto de Europa como una forma de garantizar al mercado eléctrico y, como usuario final, al consumidor de electricidad, que determinados kilovatios hora se han producido a partir de fuentes renovables. En la circular 1/2018 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que regula la gestión del sistema de GdO de la electricidad por parte de esta entidad, se define como “una acreditación, en formato electrónico, que asegura que un número determinado de megavatios-hora de energía eléctrica producidos en una central, en un periodo temporal determinado, han sido generados a partir de fuentes de energía renovables o de cogeneración de alta eficiencia”. Aquí se incluye el biogás.

Sin embargo, en España no existe esa misma GdO para acreditar ante el mercado y el consumidor que un volumen determinado de gas ha sido generado por fuentes renovables. En la Unión Europea (UE) la mayoría de los países más avanzados sí cuentan con ella, pero la dispersión normativa y la ausencia de la misma en países como el nuestro impide que se afronte de forma unitaria, segura y eficiente la incorporación del biometano y de otros gases renovables a la necesaria descarbonización. Sobre todo teniendo en cuenta la interconexión gasista entre los Estados miembros de la Unión Europea (UE).

Para eso surge Regratrace, “para desarrollar el mercado europeo del gas renovable y la creación de un sistema de comercio eficiente basado en la emisión y comercialización de GdO de biometano y otros gases renovables”. Regatrace es un acrónimo extraído del nombre completo en inglés de este proyecto del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la UE: REnewable GAs TRAde Centre in Europe.

Quince socios, entre ellos, Aebig
Entre los quince socios de diez países que conforman este consorcio, España está representada por Nedgia, distribuidora de gas del grupo Naturgy, y por la Asociación Española de Biogás (Aebig) como entidad vinculada a otro socio, la Asociación Europea de Biogás (EBA en sus siglas en inglés), de la que Aebig es miembro fundador. Nedgia participa en los ocho grupos de trabajo que conforman Regatrace (ver recuadro) y Aebig, en uno de ellos: el que sirve de apoyo para la incorporación del biometano en el mercado (GT6, que lidera dentro de la EBA). A su vez, junto a seis países de la UE considerados “objetivos del proyecto”, Aebig lidera una comisión de grupos de interés nacionales para establecer una visión estratégica y la hoja de ruta del biometano y los gases renovables.

Aebig explica que “tanto la hoja de ruta como la visión estratégica incluirán recomendaciones para cambios legislativos, así como actividades dirigidas a alcanzar el desarrollo necesario de la producción, la comercialización y el consumo. También se crearán directrices adaptadas a cada país, con análisis de viabilidad, y se redactarán guías para afianzar la financiación de las inversiones en biometano”.

Para el caso concreto del desarrollo del biometano en España, David Fernández, vicepresidente de Aebig y gerente de Impulso de Nuevos Negocios de Nedgia, cree “necesario y urgente el apoyo de la Administración mediante la implantación, tanto de un marco regulatorio estable y previsión a largo plazo para atraer inversiones y fomentar la oferta y la demanda; como de incentivos económicos a los proyectos de biometano (costos de operación, costos de inversión y su inyección en el sistema gasista) y la implantación de garantías de origen”.

Mapeo del biometano en Europa
Desde que echó a andar Regatrace en 2019, todos los grupos han aportado informes y materiales para avanzar en la consecución del objetivo principal. El GT6 presentó un informe sobre el estado de la situación del biometano en Europa, concluyendo también que “la implementación de medidas de apoyo adecuadas es esencial” para su mayor desarrollo. Siete países lideran el mercado: Alemania (10.018 gigavatios hora en 2018), Reino Unido (3.300 GWh), Países Bajos (2.226 GWh), Dinamarca (1.425 GWh en 2017), Suecia (1.281 GWh) y Francia (1.207 GWh). Otra de las conclusiones de este trabajo es que la producción y el consumo de biometano están bien equilibrados en la mayoría de los Estados miembros. Por ejemplo, Dinamarca y Alemania producen más biometano del que consumen, y el exceso se exporta o almacena. En Suecia, el consumo duplica su producción. “Esto se explica porque los incentivos suecos se centran en el lado del consumo, mientras que la mayoría de los Estados miembros tienden a subsidiar la producción o inyección de biometano”, advierten en el informe.

El análisis incluye el reconocimiento de que “el comercio transfronterizo de biometano sigue siendo limitado”. Una solución que se plantea a la espera de la armonización europea es la cooperación bilateral y multilateral para transferir volúmenes mínimos de biometano transfronterizo. Por último, consideran que las GdO “se establecen lentamente en los Estados miembros”.

El GT2 se encarga de analizar los sistemas de GdO ya existentes, tanto los puestos en marcha de forma voluntaria como por mandato gubernamental. “Su objetivo primordial es que especifiquen la instalación, la cantidad y la calidad de los gases renovables inyectados en las redes de gas nacionales”, aseguran en otro informe al efecto. Por lo tanto, hay que conocer dónde y de qué manera están implantados estos sistemas.

El camino hacia las GdO
En otro informe, en este caso del GT3, el centrado precisamente en diseñar organismos nacionales emisores de GdO, aseguran que “el desarrollo de un mercado de biometano es complejo y requiere expertos y herramientas profesionales para no solo establecer confianza en el mercado, sino también expandir la producción”. No obstante, no rehúye su principal finalidad: proporcionar pautas integrales para el establecimiento de registros nacionales de biometano/gas renovable en los países europeos donde aún no existen.

Las pautas se exponen en otro informe (Pautas para establecer registros nacionales de biometano), donde se afirma que “el registro tiene la responsabilidad hacia los participantes del mercado de aparecer como una plataforma neutral y confiable”. Dentro de la complejidad mencionada del biometano, se explica que debido a su característica de ser portador de energía flexible, puede aplicarse a un amplio conjunto de vías de comercialización: electricidad renovable, gas renovable para el sector de calefacción y refrigeración y transporte, etcétera.

Concluyen que “para desarrollar un mercado competitivo de gas renovable que aborde los desafíos del cambio climático y no solo brinde una solución a los problemas administrativos de un esquema de certificado nacional y europeo, el sistema debe ser capaz de proporcionar listas de atributos integrales y flexibles con información de cada tipo de gas renovable y su vía de comercialización”.

Dicho todo esto, el mapeo realizado por el GT6 se muestra esencial para conocer qué países y de qué manera tienen implantados sistemas de GdO, además de conocer el potencial cuantitativo estimado y la capacidad de producción competitiva para gases renovables en los países del proyecto. Enseguida destaca uno, Francia, donde el biometano se vende e inyecta directamente en la red de gas sin una condición específica de “mezcla”, y algunos proveedores de energía venden a consumidores privados y corporativos una oferta de energía “verde”, donde la electricidad es cien por cien renovable y el gas puede ser de cinco a cien por cien renovable (generalmente a través de garantías de origen).

Francia, un ejemplo a seguir
“Francia es un magnífico ejemplo de desarrollo del biometano de forma estratégica para un país”, afirma David Fernández. “Adicionalmente a tener implantado el sistema de garantías de origen para este gas renovable, cuenta con un mecanismo de incentivos (en su caso de entre 60-120 €/MWh ) de ayudas económicas para costos de operación y/o inversión y su inyección en el sistema gasista”, añade Fernández. Como ejemplo de que “una estrategia nacional adecuada puede conllevar en pocos años a tener un sector del biometano muy bien desarrollado”, recuerda las 123 plantas de este gas con las que cerró 2019, cuando apenas seis años antes tenía cuatro.

Otro ejemplo es Austria, que además de contar con un registro específico de biometano, su agencia ambiental (UBA, Umweltbundesamt) lo incluye en el general de biocombustibles sostenibles. Por otro lado, el regulador de energía (E-Control) es el responsable de emitir GdO. En Bélgica la región de Valonia dispone de un nuevo esquema de subsidio para la producción de biometano que complementa con el desarrollo de un sistema de registro para GdO de gases renovables; y en la de Flandes la legislación se ha adaptado para emitir GdO a partir de este año. En el norte de Europa, Dinamarca también lo tiene y Suecia lo implantará en 2021.

En España, Aebig trabaja en una propuesta que debe cumplir con el esquema ERGaR (Registro Europeo de Gas Renovable elaborado por la industria), analizar los atributos clave y trabajar en consonancia con todo lo que emane de Regatrace y de otro consorcio europeo, Eco-Gate, donde también está Nedgia. En este último caso, se quiere desarrollar una GdO sobre el terreno a través de un proyecto piloto asociado a la producción de biometano a partir del biogás de una depuradora de aguas residuales (Butarque) en Madrid. Recuerdan que ahora mismo en España “no solo no existe una entidad encargada por el Gobierno para establecer el registro ni ningún esquema que desarrolle las GdO, sino tampoco un tratamiento específico del biometano como biocombustible para el transporte”.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima entregado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a Bruselas resalta la necesidad de contar con planes específicos en los que se determine un sistema de GdO de los gases renovables que acredite la procedencia y trazabilidad de los mismos y el impacto ambiental asociado a su producción y uso.  En el borrador del proyecto de ley de cambio climático y transición energética se dice expresamente que el Gobierno aprobará esos planes.

Sostenibilidad y más países
En el campo de la trazabilidad y la sostenibilidad, Regatrace trabaja en la integración de las estrategias sostenibles de transporte de materias primas y las sinergias tecnológicas; en el desplazamiento de los flujos de desechos y residuos y la identificación de zonas calientes; y en la elaboración de guías para la certificación de gases renovables sostenibles.

Además, con la intención de que Regatrace tenga recorrido más allá de sus socios y los países implicados, se llevará a cabo una transferencia de resultados y la preparación de unas bases para el desarrollo del mercado de biometano y sus registros nacionales en Croacia, Grecia, República Checa, Letonia, Ucrania y Eslovenia, entre otros.

Por último, para conseguir la integración dentro del mercado europeo de las diferentes GdO elaboradas por cada país, el sistema ERGaR se presenta como imprescindible. Se trata de un sistema de documentación que permite el comercio transfronterizo de gases renovables a través de las redes europeas, evitando duplicidades en la venta y en la contabilidad. En Regatrace también se considera de gran utilidad la experiencia del sistema AIB (Asociation of Issuing Bodies), entidad que gestiona todas las transacciones de GdO en Europa.

Más información: www.regatrace.eu

Descarga la revista en PDF 


Cuadro 1

DNI de Regatrace

Nombre completo: REnewable GAs TRAde Centre in Europe

Período de ejecución: 2019-2022

Importe de la financiación a través del programa Horizonte 2020: 3.000.485 euros.

Quién lo forma: quince socios de diez países, que son Consorzio Italiano Biogas (CIB) e Gassificazione e Istituto di Studi per l’Integrazione dei Sistemi (Isinnova) de Italia, Nedgia de España, AGCS Gas Clearing and Settlement de Austria, la Agencia de la Energía (Dena) y Deutsches Biomasseforschungszentrum Gemeinnützige (DBFZ) de Alemania, Romanian Association of Biomass and Biogas (ARBIO) de Rumania, Renewable Gas Forum Ireland (RGFI) de Irlanda, Fluxys de Bélgica, Amber Grid de Lituania, Elering de Estonia y Union of Producers and Employers of Biogas Industry (Upebi) de Polonia. A escala europea participan la Asociación Europea de Biogás (EBA), Association of Issuing Bodies (AIB) y el Registro Europeo de Gas Renovable (ERGaR).

Grupos de trabajo: 1. Coordinación y gestión del proyecto; 2. Sistema europeo de GdO de biometano/gases renovables; 3. Diseño de organismos nacionales emisores de GdO; 4. Integración de GdO de diferentes tecnologías de gas renovable con las de la electricidad y el hidrógeno; 5. Estrategias para la evaluación integrada y sostenible de la movilización de materias primas; 6. Apoyo para la incorporación del biometano en el mercado; 7. Análisis de evaluación y recomendaciones de política; 8. Difusión, comunicación y explotación.

Cuadro 2

Sistema europeo de garantías de origen
La creación de un sistema europeo de garantías de origen (GdO) de biometano y gases renovables en el que trabaja Regatrace se basa en el desarrollo de una red de organismos nacionales emisores; interfaces de comunicación entre el centro y los organismos emisores de GdO nacionales participantes; una mesa de comunicación para los usuarios del sistema; y procedimientos de licitación para el suministro de servicios informáticos del centro y de la plataforma comercial.

También se tiene en cuenta la integración de las GdO de distintas tecnologías de gases renovables con los sistemas eléctricos y de hidrógeno, algunos ya implantados. Para ello se analizan las GdO de esas diferentes tecnologías de gas renovable y el desarrollo de los estándares de verificación, y se impulsa la coordinación entre todos.

Añadir un comentario