solar térmica

La energía solar puede almacenarse y transportarse mediante un proceso químico en el que interviene el zinc

0
La energía solar puede convertirse en combustible químico, ser almacenada durante largos periodos de tiempo y transportarse a grandes distancias. Este es el gran logro conseguido por un grupo de científicos que trabajan en el proyecto SOLZINC, según informa el boletín Aquí Europa. SOLZINC está financiado con fondos europeos parcialmente, dentro del V Programa Marco de la UE, y en el participan cinco socios: PROMES-CNRS (Francia), ScanArc Plasma Systems AB (Suecia), ZOXY Energy Systems AG (Alemania), Paul Scherrer Institute y el Institute of Energy Technology-ETH (Suiza), y Weizmann Institute of Science (Israel).

Su objetivo principal es desarrollar un reactor químico de tecnología solar para la producción de zinc. El mineral así obtenido ofrece la posibilidad de almacenar y transportar energía solar. Es un combustible sólido compacto que tiene aplicaciones para las pilas de combustible y las baterías de zinc-aire. El zinc puede también reaccionar con el agua y formar hidrógeno de alta pureza. En cualquier caso, el producto químico de estos procesos de generación energética es el óxido de zinc que, a su vez, se reduce por la energía solar a zinc.

Las primeras pruebas de la planta piloto, situada en el Weizmann Institute of Science de Israel, utilizaron un 30% de la energía solar disponible y produjeron 45 kilos de zinc a la hora, superando los objetivos previstos. Las investigaciones continuarán este verano y se prevé que las plantas de tamaño industrial que se desarrollarán a partir de este prototipo alcancen niveles de eficiencia de entre un 50 y un 60%.

El éxito de este proyecto piloto de química solar abre el camino hacia un proceso termoquímico eficiente que permita el almacenamiento de la energía solar, su transporte en forma de combustible químico y su comercialización.

Más información:
http://www.weizmann.ac.il
Añadir un comentario