panorama

Brasil

Las emisiones de dióxido de carbono aumentaron un 10 % durante 2019

0
Son datos del Sistema de Estimaciones de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (SEEG) y publicados por el Observatorio del Clima. El año pasado, el país liberó 2.175 mil millones de toneladas brutas de dióxido de carbono equivalente ( tCO2e) a la atmósfera, frente a los 1.980 millones de 2018. Según se asegura, este aumento fue impulsado por las altas tasas de devastación en la Amazonía y el desprecio por las políticas ambientales en el primer año de mandato del presidente Jair Bolsonaro.
Las emisiones de dióxido de carbono aumentaron un 10 % durante 2019

Bolsonaro asumió el 1 de enero de 2019, año en el que la deforestación representó el 44 % del país. Estos datos consolidan la reversión de la tendencia de reducción de emisiones en Brasil, verificada entre 2004 y 2010, y sugieren que no se espera que el país cumpla con la PNMC 2020 (Política Nacional de Cambio Climático).

"Estamos en un camino peligroso. Desde 2010, año en que se reguló el cambio climático nacional, el país ha aumentado en un 28 % la cantidad de gases de efecto invernadero que libera en el aire todos los años, en lugar de reducirlo", dijo Tasso Azevedo, coordinador de SEEG.

Otros análisis del estudio, titulado Análisis de las emisiones de gases de efecto invernadero de Brasil y sus implicaciones para los objetivos climáticos de Brasil (1970-2019), hacen hincapié en que al ritmo actual y con base en las cifras que existen, el país no podrá cumplir con la meta 2020 y se aleja más en el último año de la meta 2025 de emisiones, impulsada por la deforestación en la Amazonía, que se disparó en 2019. La cantidad de gases de efecto invernadero provenientes del sector de cambio de uso de la tierra aumentó un 23 % en 2019, y alcanzó 968 millones de tCO2e, frente a los 788 millones de 2018.

Desde la PNMC se afirma que las emisiones por cambio de uso de la tierra han crecido un 64 % en Brasil, a pesar del objetivo de la ley de reducir la deforestación en la Amazonía en un 80 % en 2020, en comparación con las cifras promedio entre 1996 y 2005.

El Observatorio del Clima es una red formada en Brasil en 2002, compuesta por 56 organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales. Fomenta el avance del diálogo, las políticas públicas y los procesos de toma de decisiones sobre cambio climático en el país y a nivel mundial.

Por su parte, el Sistema de Estimación de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (SEEG) fue creado en 2012 para dar cumplimiento a una determinación de la PNMC, cuyo decreto que la regula estableció que el país debe producir estimaciones anuales de emisiones, a fin de monitorear la implementación de la política. Sin embargo, se afirma que el gobierno no los ha producido. Los inventarios nacionales, que son instrumentos fundamentales para conocer en detalle el perfil de emisiones del país, se publican solo cada cinco años.

Añadir un comentario