panorama

La AIE advierte que con las políticas actuales el ascenso de la temperatura será de 2,7ºC

0
Las medidas y políticas actuales y las anunciadas para limitar el calentamiento global por debajo de dos grados son del todo insuficientes. Si no se toman medidas adicionales, y de manera rápida, el ascenso de la temperatura global será de 2,7ºC para finales de siglo, lo que haría improbable la estabilización del calentamiento, que podría seguir aumentando. Lo advierte la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su informe Energy Technology Perspectives 2017, presentado ayer.
La AIE advierte que con las políticas actuales el ascenso de la temperatura será de 2,7ºC

La AIE considera que es “técnicamente factible” limitar la subida de la temperatura a 1,75 grados, el punto medio de la horquilla de entre 1,5 y 2 grados fijado por la comunidad internacional en el Acuerdo de París de diciembre de 2015. Sin embargo, esto no se logrará con las políticas y medidas actuales. Si nos limitamos a seguir estas pautas, las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzarán su máximo nivel a mediados de siglo, y en 2060 serán un 16% superiores a las registradas en 2014.

El último informe de la Agencia Internacional de la Energía sobre las tecnologías energéticas –
Energy Technology Perspectives 2017 (ETP)–, del que informa EFE Verde,  dice claramente que se necesitan acciones políticas decisivas y señales de mercado claras para impulsar el desarrollo tecnológico y beneficiarse de una mayor electrificación en todo el mundo y así "construir un sistema energético eficiente, de bajo carbono, integrado, flexible y robusto".

Para ello, es imprescindible, subraya la agencia, “un despliegue rápido y agresivo de una cartera de tecnologías energéticas limpias”. Sin embargo, solo se está actuando de manera correcta en tres de los 26 sectores tecnológicos analizados por la AIE: solar fotovoltaica y eólica terrestre; almacenamiento de energía; y vehículo eléctrico. En todos ellos "el progreso ha sido sustancial", En los restantes –que van desde la aviación, el sector químico, el transporte, otras renovables, la edificación, etc.–, el progreso varía entre inadecuado o muy inadecuado.

La AIE da las pautas a seguir para cambiar esta tendencia, poniendo el acento en que al menos hay que duplicar el peso de la electricidad en la demanda energética final. Considera, asimismo, que los edificios podrían desempeñar un papel importante en el apoyo a la transformación del sistema energético. Nuevas medidas en eficiencia energética contribuirían con un 38 % a la reducción de las emisiones de CO2 y un mayor impulso al conjunto de las energías renovables con un 30%. La Agencia también defiende la importancia de las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono: representarían un 14% de los recortes de CO2 en un escenario de subida de 2 grados a finales de siglo y de un 32 % para limitar la subida a 1,75 grados.

Pero, además de proponer actuaciones, los autores del estudio avisan de que la brecha para lograrlo respecto a los esfuerzos actuales es “inmensa” y requiere “una aceleración a nivel global sin precedentes”. En este sentido, indica que el periodo que va hasta 2030 es “una ventana crítica” para reforzar la promoción de investigación que puede dar lugar a innovaciones y mejoras tecnológicas.

El informe también sugiere que el reto más importante para los responsables de la formulación de políticas energéticas será pasar de una perspectiva unificada a una que permita la integración de sistemas.


Añadir un comentario