panorama

0
Eso es lo que denuncian diez asociaciones empresariales y organizaciones no gubernamentales, que difundieron ayer un comunicado conjunto en el que aseguran que "la campaña de comunicación emprendida por algunas grandes eléctricas" -por alusión a Iberdrola y Endesa- "no se corresponde con la realidad". Esas dos compañías lanzaron hace unas semanas sendas campañas publicitarias en las que aseguraban que solo el 38% del total de la factura eléctrica (esto lo contaba concretamente Iberdrola) paga kilovatios y redes, mientras que el 62% restante corresponde a "costes ajenos al suministro eléctrico" (en referencia a los impuestos incluidos por el gobierno en la factura y las "subvenciones" a las energías renovables). Según los firmantes del comunicado, eso no solo es falso, sino que está muy lejos de la realidad, pues hasta el 55% de lo que un consumidor tipo paga en su factura va a parar "directamente a la caja de las grandes eléctricas".
Iberdrola y Endesa mienten

Las cifras de las campañas de Iberdrola y Endesa, aunque discrepan en cierta medida, son muy parecidas. Iberdrola dice 38-62; Endesa, 44-56, o sea, que solo el 44% del total de la factura pagaría -según Endesa- el coste de producir la electricidad y llevarla hasta el cliente, mientras que el 56% restante (62, según las cuentas de Iberdrola) dependería de decisiones gubernamentales (véase la campaña de Endesa). Ambas campañas apuntan en todo caso en la misma dirección: la causa de lo elevado de la factura de la luz -vienen a sugerir- no está en el binomio generación/distribución (que es el gran negocio de Iberdrola y Endesa); la causa de la carestía de la electricidad -insinúan- radica en los impuestos que ha incluido el gobierno en la factura, por una parte, y en las "subvenciones" a las energías renovables, por la otra. Pues bien, ahora, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), la organización ecologista Greenpeace, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de España (Fenie) y media docena más de asociaciones empresariales y profesionales contragolpean con otro análisis de la factura y con otra batería de porcentajes.

Frente a la publicidad de Endesa e Iberdrola...
Según las diez entidades firmantes del comunicado (abajo están todas ellas), lo publicitado por Endesa e Iberdrola en sus campañas no solo "no se corresponde con la realidad", sino que distaría mucho de ella. Y es que, según los firmantes -que han desglosado una factura eléctrica tipo (de 55,15 euros, "la factura media ofrecida por el IDAE")-, hasta el 55% del total de lo pagado iría, por conceptos muy diversos, "directamente a la caja de las grandes eléctricas", es decir, a Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, E.On y EDP; un 27% del total se lo llevaría el Estado mediante tasas e impuestos varios; un 9% correspondería a otros costes (entre ellos, los firmantes ponen como ejemplo la financiación de la subasta Cesur); y, por fin, solo el 9% de esos 55,15 euros correspondería a las primas que se embolsan las empresas independientes del sector de las energías renovables, o sea, las centrales de biomasa, los parques eólicos, las centrales termosolares, las instalaciones minihidráulicas o las huertas fotovoltaicas que no pertenecen a ninguna de las cinco compañías susodichas, integrantes únicas de la gran patronal eléctrica, Unesa.

El 55% de la factura se lo reparten entre cinco
Ese elevadísimo porcentaje de la factura (55% del total), repartido todo entre solo cinco compañías, cobra su verdadera dimensión (dinero contante y sonante) a la luz del total de costes del sistema eléctrico nacional. Según el último Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España de APPA (publicado el mes pasado), el total de costes del sistema eléctrico en el año 2012 ascendió a 35.946 millones de euros (véase página 124). Y ahí, en ese "total de costes", entra todo: desde el coste del precio del mercado diario de la electricidad (más de 12.000 millones de euros), hasta el transporte y la distribución (6.500), las primas a las energías renovables (6.136), las primas a la cogeneración y los residuos del régimen especial (2.400), los sobrecostes extrapeninsulares (1.806), etcétera, etc. Más datos: según Unesa, sus cinco únicas integrantes producen el 74% de la energía eléctrica consumida en España, distribuyen el 97% de la misma y comercializan el 84% del suministro libre y el 100% del suministro de último recurso (véase página 55).

20.000 millones de euros
La conclusión está clara: si tenemos en cuenta por una parte que los costes del sistema eléctrico en 2012 rondaron los 36.000 millones de euros, y tenemos en cuenta por otra que las cinco de Unesa pesan un 55% en la factura (la que tenemos que pagar entre todos), pues una sencilla operación puede conducir a la conclusión de que aproximadamente 20.000 de esos millones (el 55%) se los reparten entre solo cinco por muy diversos conceptos: precio del mercado diario (el 74% de la energía eléctrica consumida en España es generado por las cinco), distribución (los 5.000 millones de la distribución van a parar casi exclusivamente a las cinco), sobrecostes extrapeninsulares (los más de 1.800 millones de sobrecostes se los lleva casi exclusivamente Endesa), etcétera, etc. En fin, nada que ver (o muy poco), con la idea que transmiten las campañas de Endesa e Iberdrola o el desglose de la factura que hace esta última en sus anuncios, todo un ejercicio de manipulación, al decir de algunos.

Análisis de un anuncio
En el anuncio de Iberdrola, dos son los porcentajes que aparecen en la bombilla: 38 y 62. El 38% emerge de un fondo verde, que es el color predominante en el logo de la compañía y asimismo la idea clave (energía verde) que Iberdrola lleva años explotando como marca de la casa. El 62%, sin embargo, está escrito en gris ceniza sobre un fondo mucho más neutro y asociado a un montón de costes, asimismo escritos en gris, y que apelan a ideas "negativas", o que pueden ser entendidas como tales por muchos espectadores: cargas; fiscales; subvenciones territoriales; otros (la pregunta aquí es siempre qué habrá detrás de "otros"). Pero, por encima de todas las palabras y los números, en el anuncio de Iberdrola campea el 19 (asociado a energía consumida y líneas eléctricas), conceptos ambos muy concretos. El espectador sí que sabe la energía que consume (conoce bien lo que paga por ella) y sí que sabe lo que es una línea eléctrica, lo que contrasta claramente con lo que no sabe: no acaba de saber qué son las subvenciones territoriales (con respecto a las medioambientales, seguramente supone que son las primas de las renovables) y, desde luego, ignora el contenido de "otros".

Manda el 19
Así pues, el número 19 -que triplica en tamaño a cualquier otro de los recogidos en el mensaje- campea en toda la imagen, hasta el punto de que, dado el contexto general de "análisis por porcentajes", casi le queda a uno la idea de que lo que se lleva Iberdrola por suministrarnos "sus kilovatios verdes" a través de "sus líneas eléctricas" es un pírrico 19% del total, mientras que todo lo demás son oscuros costes que cualquiera sabe... La campaña ha desatado, en fin, las críticas de las diez entidades mencionadas al principio y ha propiciado asimismo la presentación de una denuncia ante el Instituto Nacional de Consumo (INC) por parte de la Asociación Española para la Calidad en la Edificación (Asece). La denuncia tramitada por Asece va "contra las empresas eléctricas Iberdrola y Endesa, por la ausencia de veracidad en su reciente campaña publicitaria". Según Asece, "ambas compañias eléctricas están induciendo a un error a los destinatarios" porque ambos anuncios "omiten información imprescindible y necesaria (...), por lo que la interpretación económica del mensaje es incierta, de tal forma que se puede distorsionar significativamente el comportamiento del ciudadano".

Mensaje subliminal, escondido, ausente de rigor
Asece denuncia que, en ambos anuncios, existe un "mensaje subliminal" que conduce a la confusión. Según la asociación, el primer impacto interpretativo es que el precio de la luz es barato: la campaña vendría a decir algo así como... mira lo barata que es la luz, que lo caro son los impuestos que mete en el recibo el gobierno y las subvenciones (a las renovables), todo lo cual -considera Asece- "confunde todavía más" a la ciudadanía y contrasta fuertemente con "los recientes acontecimientos relacionados con la subasta eléctrica del pasado 19 de diciembre, en la cual se pretendía incrementar en un 11% el precio de la luz", subasta que nada tiene que ver con las primas o con las "cargas fiscales" señaladas por Iberdrola. Según la asociación, otro "mensaje escondido" es el relacionado con el concepto de subvenciones. Lo que aquí viene a decir Asece es que no parece de recibo que se coloquen las subvenciones en la parte blanca de la bombilla de Iberdrola cuando buena parte de esas "subvenciones" (el entrecomillado es de Asece) se la han embolsado precisamente Iberdrola (más de 5.500 MW eólicos en España) y Endesa (1.500 MW), y cuando, además, han contribuido "a que estas empresas tengan instalaciones energéticas por todo el mundo". Asece, que considera esos anuncios "ausentes de rigor", ya ha formulado la denuncia ante el INC.

Los firmantes
Las diez entidades firmantes del documento son la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, la Asociación de Instaladores Fotovoltaicos sobre Cubierta (Aifoc), la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), la asociación empresarial Protermosolar, la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de España (Fenie), la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), la organización ecologista Greenpeace, la Asociación Empresarial de Energías Renovables y Ahorro Energético Región de Murcia (Aremur), la Asociación Profesional de Energías Renovables de Baleares (Aperbal) y la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (Avaesen).

Artículos relacionados
Lo que oculta la factura transparente de las eléctricas

Añadir un comentario