panorama

Extremadura, la región en la que la producción de electricidad cuadruplica la demanda

0
Más de 20.000 gigavatios hora generados en 2019 y menos de 5.000 gigas de demanda. La central nuclear de Almaraz produjo el 74% de la electricidad que salió de Extremadura en 2019 (buena parte de la cual fue exportada a Portugal y al resto del estado español). Porque la demanda del millón justito de habitantes de Extremadura (1.067.710 personas residen allí, según el Instituto Nacional de Estadística) se quedó el año pasado en apenas 4.959 gigas hora, muy lejos pues de los 20.000 producidos. La transición energética en todo caso ya está en marcha. Según el Gobierno extremeño, ahora mismo hay proyectos solares fotovoltaicos con conexión por valor de casi 8.000 megavatios de potencia, cuatro veces la potencia de Almaraz.
Extremadura, la región en la que la producción de electricidad cuadruplica la demanda

Ha caído la demanda de electricidad en Extremadura en 2019. Más de dos puntos. Tras cinco años de subida ininterrumpida ha caído un 2,2%, hasta plantarse en los susodichos 4.959 gigavatios hora. El guarismo se sitúa muy cerca del que registró la región en 2008, o sea, hace once años: 4.901. La crisis que vino después (crisis cuyo pistoletazo de salida fue la bancarrota de Lehman Brothers, que tuvo lugar en septiembre de ese año, 2008) derrumbó la demanda extremeña hasta los 4.483 gigas hora (computados en el año 2009). Luego esta iría subiendo, poco a poco, hasta alcanzar el listón de 2008 (e incluso superarlo levemente) y ahora vuelve a caer, "una disminución -apuntan desde el Gobierno extremeño- que se produce en paralelo al retroceso nacional, que fue del 1,6". En todo caso, si por algo destaca el balance eléctrico de Extremadura todos los años es por la desproporcionada condición ultrageneradora de la región, territorio en el que la producción superó la demanda el año pasado en un... 424 por ciento. Son algunas de las cifras que contiene el Balance Eléctrico de Extremadura correspondiente al año 2019, un balance en el que destaca así el saldo exportador, del 76,33 por ciento. 

La consejera extremeña para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, adjudica la responsabilidad de la caída de la demanda a varios factores: “ha influido la progresiva puesta en marcha de medidas de ahorro y eficiencia energética”, así como el menor consumo eléctrico derivado de una actividad productiva menos intensiva en energía que en otros ejercicios anteriores, y un “cambio de paradigma”, traducido en una baja correlación entre la actividad del PIB y una demanda de electricidad. No obstante, el valor absoluto de la demanda de electricidad (los 4.959 GWh) es el cuarto más alto de los últimos diez años y, en términos de demanda per cápita -matizan además desde el Ejecutivo-, el dato es de 4,64 megavatios hora por habitante, "el tercero más alto de la serie histórica". El principal consumidor es el sector residencial doméstico con el 37,57%. A continuación, a mucha distancia, encontramos el sector de la siderurgia y fundición, con un 13,34%; y, después, comercio y servicios privados (12,21%); y administraciones públicas (10,78%).

Balence eléctrico de Extremadura 2019

Generación
Los dos reactores nucleares de Almaraz produjeron el año pasado hasta 16.315 GWh, un 4,02% más que en 2018, mientras que las fuentes limpias de energía generaron 4.715 gigas del total de 21.030 GWh. Cayó a la mitad en 2019 la producción hidroeléctrica (el año fue muy seco); creció mucho la producción termosolar (un 25%, y eso que no fue instalado ni un solo megavatio adicional); amaneció la eólica al fin (entró en operación el primer parque de la región, que continúa en todo caso en el vagón de cola de España en lo que a aprovechamiento de la energía del viento se refiere); y aumentó un 16,85% la generación fotovoltaica (la región sí que añadió potencia -683 megavatios nuevos- a su parque FV regional en 2019). Así, la producción renovable (los 4.715 gigas hora) ha supuesto el 93,8% de la demanda regional (4.959). Además -destaca el Gobierno extremeño-, la electricidad producida por el Sol (tecnologías termosolar y fotovoltaica) supone dos tercios de la demanda regional. Y el horizonte pinta solar. 683 de los 722 megavatios que la región ha añadido a su parque generador en 2019 han sido fotovoltaicos. Ahora mismo, Extremadura cuenta con 1.247 megas de potencia FV en marcha (un 121% más que el año pasado) y con el mayor campo solar fotovoltaico de Europa: Núñez de Balboa, quinientos megavatios (500 MW) entre Usagre e Hinojosa del Valle. Y el proceso "va a continuar”, según la consejera, que ha asegurado que solo en tecnología solar fotovoltaica se contabilizan en estos momentos 170 proyectos con viabilidad para su conexión a la red, que suman una potencia total de 7.965 megavatios. De ellos -informa el Ejecutivo extremeño-, 113 se encuentran en tramitación, con una potencia que asciende a 5.798 MW, de los que 11 proyectos ya están en construcción con una potencia total prevista de 881 MW.

Añadir un comentario