panorama

En materia de energía

Este es el "paquete de medidas urgentes" de Teresa Ribera

0
La ministra para la Transición Ecológica compareció ayer en Comisión, en el Congreso de los Diputados, ante todos los grupos parlamentarios. Durante su comparecencia, que ha durado casi cuatro horas, Teresa Ribera ha detallado las que ha calificado como "actuaciones prioritarias en materia de energía, un paquete de medidas urgentes" –ha dicho- en el que ha incluido, en primer lugar, “una apuesta decidida por las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética”, una apuesta –ha recalcado- que pasa por la revisión de “toda la normativa” que ha impedido su despliegue, o que ha erosionado “la confianza en nuestro país”.
Este es el "paquete de medidas urgentes" de Teresa Ribera

La ministra compareció ayer en la que ha sido la primera Comisión para la Transición Ecológica de la historia del Parlamento de España (el ministerio que dirige Ribera, de nuevo cuño, aúna las competencias antes repartidas en las carteras de Energía y Medio Ambiente). La plana mayor de su departamento ha estado presente durante su comparecencia ante los grupos parlamentarios. Así, han acudido a esta primera cita de la Comisión, entre otras autoridades, el secretario de estado de Medio Ambiente, Hugo Morán; el secretario de estado de Energía, José Domínguez Abascal; y la directora de Energía y Minas, María Jesús Martín Martínez. Durante su comparecencia, que ha durado casi cuatro horas, Ribera ha hecho hincapié en lo que ha denominado “paquete de medidas urgentes” en materia de energía: “medidas de choque”, ha dicho en varias ocasiones, un paquete al que ha venido a denominar «Abrir las ventanas al Siglo XXI».

Teresa Ribera
«Entendemos que hay una serie de cuestiones urgentes en el conjunto de las áreas de actuación del Ministerio. Podemos hablar de transición energética y podemos resumirlo en una frase: Abrir las ventanas al Siglo XXI, entender que la energía de hoy, básica, como siempre, para el progreso y el desarrollo de las personas y la sociedad, es diferente, y necesita actualizarse. Necesita incorporar las premisas del siglo XXI.

Hecha esa introducción, Ribera ha comenzado a desgranar, por este orden, esas medidas "urgentes"
«Creo que es imprescindible recuperar una apuesta decidida por las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética, revisando toda la normativa que ha impedido su despliegue, o que ha impedido la confianza en nuestro país.

«Necesitaremos repasar y actualizar algunos aspectos fundamentales para modernizar la industria de nuestro país, como puede ser el tratamiento dado a la cogeneración* como herramienta clave para la competitividad de la industria.

«Necesitaremos así mismo reformar la regulación del autoconsumo, donde por cierto me satisface saber que la mayor parte de los grupos parlamentarios decidieron impulsar una serie de iniciativas que espero podamos recuperar rápidamente para poder eliminar las barreras administrativas y económicas que impiden su desarrollo y transitar hacia un modelo energético de producción descentralizada que ponga a los ciudadanos en el centro del proceso de producción y consumo de electricidad en mucha mayor medida de lo que está hoy.

«Hemos de recuperar la confianza de los inversores en nuestro país. No es fácil, pero es importante. Necesitamos marcos previsibles, estables, respetuosos con las necesidades y la función que cada cual debe desempeñar en ese proceso de cambio.

«Necesitamos incentivar cambios sustanciales en los patrones de movilidad vigentes en favor de una movilidad sostenible que mejore la calidad del aire, reduzca las emisiones que contribuyen al cambio climático y en el que la apuesta por el uso del espacio público, el transporte público, las soluciones eléctricas frente a las soluciones fósiles, serán sin duda alguna las claves.

«Hemos de promover cambios reales y efectivos en nuestro modelo productivo y energético, integrando al máximo la sostenibilidad, fomentando el cambio de los vectores energéticos y la eficiencia en la industria y en el sector residencial.

«A nadie escapa que impulsar todos estos cambios, abrir las ventanas al siglo XXI genera una obligación de diálogo, de trabajo, de reconocimiento, del papel que en la nueva gobernanza tienen nuestras ciudades.

«Las ciudades emergen hoy como actor en alza en la gran transformación de nuestro modelo de convivencia, y el binomio ciudad-energía resulta especialmente atractivo y rompedor, porque permite pensar, vertebrar y ensayar soluciones coherentes entre las tres perspectivas de la sostenibilidad: ambientalmente sólidas, económicamente asumibles, socialmente incluyentes y satisfactorias y percibidas como propias por cada uno de los vecinos.

«Urbanismo, vivienda, movilidad, patrones de consumo, residuos, servicios públicos, han de pasar un examen que deje atrás el desarrollo del siglo XX y nos acerque a la prosperidad del XXI. Por eso hay que pensar bien la ciudad y hay que trabajar y acompañar a sus gestores, a sus responsables públicos, en un proceso que sienten ya como prioridad.

«Por esto hay que pensar bien la ciudad. Y hay que trabajar y acompañar a sus gestores, a sus responsables públicos en un proceso que sienten ya como prioridad en su acción de gobierno.

«Hemos de transformar nuestros edificios para disponer de viviendas eficientes, autosuficientes, cero emisiones, con escasa o nula de provisión energética adicional.

«Trabajar con la Federación Española de Municipios y Provincias y trabajar con los alcaldes y alcaldesas comprometidos con esta transformación debe ser eje prioritario de la acción del gobierno.

«Pero ese es un reto que excede de la escala local. Por eso necesitamos partenariados, marcos de actuación que vayan más allá de la acción municipal.

«Por eso me gustaría destacar la trascendencia que puede tener el rescatar y aprovechar la potencialidad que en este ámbito ofrece el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), que durante estos últimos años se han convertido en una especie de sellador de certificados de cambio de ventana y se ha desaprovechado el potencial estratégico que esta institución puede tener de cara a canalizar, a facilitar, a construir partenariados mucho más eficaces para asegurar que todos los agentes con voluntad de cambio puedan llegar a materializar en su actuación la consecución de los objetivos que se han marcado.

Con respecto a la pobreza energética, Ribera ha dicho que impulsará "medidas de choque que permitan cubrir las necesidades inmediatas, pero favoreciendo las medidas estructurales de fondo, trabajando en la eficiencia energética de nuestros edificios, sobre todo apoyando al parque inmobiliario de la población más vulnerable, e impulsando otras medidas en colaboración con otras administraciones que también han incluido dentro de sus programas de actuación básica herramientas de lucha contra la pobreza energética. El bono social eléctrico es una herramienta que aborda solamente de forma parcial y debe ser mejorado".

* El Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) define cogeneración como "la producción conjunta, en un proceso secuencial, de energía mecánica y/o eléctrica y energía térmica útil". Según el IDAE, "una planta de cogeneración suele estar constituida por motores alternativos, turbinas de gas o de vapor, que transforman la energía contenida en el combustible en energía mecánica y calor residual o de escape. La energía mecánica suele transformarse en energía eléctrica a través de un alternador (este es el caso más usual), y el calor residual puede recuperarse en forma de vapor de agua, agua caliente, aceites térmicos y gases calientes, como fluidos termoportadores y dispuestos para sus aplicaciones térmicas".

En España hay 5.828 megavatios de potencia en cogeneración, la inmensa mayoría de los cuales funciona con gas.

Añadir un comentario