panorama

Las mujeres solo suponen aún el 32% de la fuerza laboral en el sector de las renovables

0
Las mujeres representan el 32% de los trabajadores en energías renovables, según revela un estudio-encuesta de alcance mundial de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), el mayor realizado hasta la fecha sobre género en el sector. El porcentaje de mujeres que trabajan en las industrias energéticas tradicionales es de un 22%; esto es, un 10% inferior. La media femenina en la participación mundial de la fuerza laboral es del 48%.


Las mujeres solo suponen aún el 32% de la fuerza laboral en el sector de las renovables

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible dedica específicamente uno de sus objetivos a la igualdad de género. Sin embargo, la información sobre el alcance de esa igualdad en el sector de las energías renovables es muy escasa. El informe Renewable Energy: A Gender Perspective (Energía Renovable: una Perspectiva de Género"  propende contribuir a aportar ese conocimiento que falta. Los hallazgos de la encuesta ofrecen una visión del estado actual de la participación de las mujeres en el sector y proporcionan información sobre qué medidas son necesarias y cómo implementarlas para avanzar en la transición energética.



También demuestran que hay oportunidades muy significativas para conseguir un mayor equilibrio de género en la transformación energética global. El estudio se ha basado en las respuestas de casi 1.500 participantes de 144 países y fue presentado en un evento vespertino en el marco de la 9ª Asamblea de IRENA, celebrada en Abu Dhabi del 11 al 13 de enero de 2019.  



Cambio sin precedentes

El panorama energético global es testigo de un cambio rápido y amplio impulsado por un crecimiento sin precedentes de las energías renovables, señalan desde IRENA. Esta transformación permite una serie de beneficios sociales y económicos, incluido el crecimiento del empleo. 


La Agencia estima que la cantidad de empleos en el sector podría casi triplicarse de aquí a 2020, pasando de los 10,3 millones que había en 2017 a casi 29 millones en 2050. Además, el sector de la energía renovable requiere diferentes habilidades y talentos y ofrece oportunidades de carrera a lo largo de toda la cadena de valor. La mayor participación de las mujeres permitiría a este sector en rápido crecimiento aprovechar los talentos femeninos sin explotar y, al mismo tiempo, garantizar una distribución social justa de las oportunidades socioeconómicas de la transformación energética mundial.

"Adoptar una perspectiva de género para el desarrollo de las energías renovables es importante para garantizar que las habilidades y opiniones de las mujeres formen parte de la creciente industria", recomiendan los participantes en la encuesta.



Barreras

Las respuestas muestran que el 75% de las mujeres, pero solo el 40% de los hombres, perciben la existencia de barreras para el ingreso y el avance de las mujeres en el sector. La encuesta muestra una brecha similar acerca de la equidad salarial en términos de género: el 60% de los encuestados asume la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres frente a solo el 29% de las encuestadas.

También ponen de relieve que la participación de las mujeres dentro de las energías renovables, en los trabajos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) es mucho menor que en los puestos administrativos.



"A las mujeres a menudo se les ofrecen puestos de trabajo de peso y dicen no porque creen que no pueden hacerlo", declaró en el marco de presentación del informe María Fernanda Suárez, ministra de Energía de Colombia, que alienta a las mujeres a ser audaces. "Le pedimos a los empleadores que contraten a mujeres", coincidió Habiba Ali, CEO de Sosai Renewable Energies en Nigeria, "y le decimos a la mujer que se ponga de pie y diga: puedo hacerlo". 



Fiame Naomi Mata'afa, viceprimera ministra de Samoa, puntualizó: “La igualdad de género tiene que ver con la actitud social. Si esto no cambia, nada se moverá ".  "El hecho de que estemos hablando de género en 2019 es vergonzoso", destacó Harish Hande, cofundador de Selco India, que defiende el "apoyo total a la igualdad de género en los negocios".


Más bienestar para todos 

La encuesta pone de relieve que una mayor diversidad de género aporta importantes beneficios colaterales. Incorporar las perspectivas de género, adoptar políticas sensibles al género y adaptar la capacitación y el desarrollo de habilidades puede ayudar a aumentar el compromiso de las mujeres y asegurar que sus perspectivas estén totalmente articuladas.



Gauri Singh, del departamento de Salud Pública y Bienestar Familiar de la Corporación de Energía Renovable en Madhya Pradesh (India), pidió a las comunidades que empoderen a las mujeres. “Necesitamos reglas claras e iguales”, agregó Gabriela Cuevas Barron, senadora por México y presidenta de la Unión Interparlamentaria (UIP). "Tenemos que establecer un ecosistema que permita a las mujeres combinar lo profesional con la vida familiar".

Las mujeres aportan nuevas perspectivas al lugar de trabajo y mejoran la colaboración; a su vez, el aumento de mujeres en puestos de liderazgo en una organización conduce a un mejor desempeño en general. La encuesta de IRENA muestra, asimismo, que el acceso a la energía moderna reduce la monotonía, mejora el bienestar y libera tiempo para que las mujeres y las niñas accedan o continúen con su formación y participen en actividades generadoras de ingresos.

También está comprobado que la participación de las mujeres como agentes activas en el despliegue de soluciones basadas en renovables fuera de la red mejora la sostenibilidad y maximiza los beneficios socioeconómicos de la zona donde se implementan estos proyectos. Pero para que participen en estos proyectos hay que poner el foco en su capacitación y desarrollo de habilidades, junto con el acceso a las finanzas y la incorporación de la perspectiva de género en los programas de acceso a la energía, según los encuestados.



Todo ello conduce a una mejora notable en la autopercepción y empoderamiento de las mujeres dentro de la comunidad y a otros beneficios socioeconómicos, como demuestran los ejemplos recogidos en el informa de IRENA para ilustrar sobre ello. 


Escasez de datos
La encuesta pone de relieve, por otra parte, que la escasez de datos desagregados por género en el sector de las renovables es un obstáculo importante en el esfuerzo por dar un vuelco a esta situación y mejorar el equilibrio. "Sin datos, no hay visibilidad. Y sin visibilidad, es difícil establecer prioridades políticas", señalan desde IRENA.



La información cuantitavia, y sobre todo cualitativas, son esenciales. Esto es cierto tanto para la energía moderna como para el acceso a la energía. "En general, las estadísticas gubernamentales deberán captar el empleo en el sector mucho mejor de como se ha hecho hasta ahora y situar la dimensión de género desde el principio", añaden desde la agencia. "Una amplia gama de actores, desde investigadores, asociaciones profesionales, organizaciones internacionales, ONG, grupos de reflexión y otros, pueden ayudar a construir esa base de datos desagregada por género".


El contexto también importa
Para comprender tanto las barreras de género como las soluciones, hacen falta más exámenes detallados en las diferentes regiones y países, y conocer la situación de la mujer en las diferentes tecnologías y a diferentes escalas de despliegue. Por ejemplo, la equidad de género en proyectos de energía renovable conectados a la red a gran escala (energía solar, eólica, geotérmica o hidroeléctrica a gran escala) todavía no se ha investigado ampliamente. La investigación futura debe identificar directrices y estrategias en este contexto.


Respecto a las iniciativas de renovables fuera de la red, se ha visto que están generando nuevas y significativas oportunidades económicas para las mujeres. Sin embargo, la evidencia disponible de éxitos y desafíos pendientes es en gran medida anecdótica.


Se requiere, asimismo, diseñar políticas adecuadas para lograr que las fuentes de ingresos sean permanentes y estables. "A menudo, los ingresos suponen un desafío para las mujeres que han recibido capacitación para construir, instalar, reparar y vender energía solar", indican los expertos de IRENA.

"Las mujeres pueden convertirse en agentes de cambio en sus comunidades si existen políticas sociales y económicas sensibles al género", explican.  Sin embargo, en determinadas zonas del mundo, la ventaja inicial que supone que haya nuevas opciones de empleo relacionadas con la energía renovable se ve entorpecida a menudo por barreras legales o sociales que limitan el acceso de las mujeres a la educación, los derechos de propiedad, la tenencia de la tierra y el acceso al crédito. Todos ellos aspectos cruciales.



IRENA recomienda que las políticas sociales y económicas vayan más allá de la planificación del sector energético para mejorar realmente las oportunidades económicas de mujer. "Los esfuerzos analíticos y las iniciativas políticas que van más allá de los confines del sector energético pueden ser cada vez más relevantes para abordar la dimensión de género adecuadamente", concluyen. 



De alcance global y en cinco idiomas

La encuesta realizada por IRENA ha estado abierta a la participación de todas las personas que trabajan en el sector de las energías renovables y ha sido emitida en cinco idiomas (inglés, árabe, español, chino y francés). El sondeo se ha podido responder tanto a título individual o en nombre de la organización en la que se trabaja. Para su realización, IRENA ha contado con el apoyo de REN21 y GWNET así como de otras instituciones.






Añadir un comentario