movilidad

Alta tecnología para la carrera solar más exigente del mundo

0
¿Cómo podemos hacer que la movilidad del futuro sea lo más sostenible posible? Un grupo de estudiantes de la Universidad Técnica y de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Aquisgrán (Alemania) planteó esta cuestión y, para averiguarlo, dedicó sus esfuerzos a desarrollar un coche eléctrico alimentado por energía solar para la que seguramente sea la carrera de vehículos solares más difícil del mundo, el World Solar Challenge 2017, que se celebrará del 8 al 15 de octubre en Australia. Cuentan con el apoyo de Covestro, desarrollador mundial de polímeros  que ya colaboró en la vuelta al mundo del avión Solar Impulse.
Alta tecnología para la carrera solar más exigente del mundo

Para hacer realidad su idea, 45 jóvenes investigadores fundaron la asociación “Sonnenwagen Aachen e.V.”, con el apoyo de sus profesores.
 Ahora, el proyecto cuenta también con el apoyo de Covestro, una compañía que colabora habitualmente con la universidad alemana y que actuará como proveedor de material  y servicio técnico y como patrocinador oro. Los dos socios firmaron recientemente un acuerdo de cooperación para el proyecto.

"La movilidad solar puede resultar clave en la protección del medio ambiente y en la conservación de los recursos fósiles. Con nuestros desarrollos y esta alianza, queremos mostrar nuestro compromiso con la innovación y la sostenibilidad, pero también con el apoyo a jóvenes talentos”, ha declarado Markus Steilemann, responsable de Innovación del Consejo de Dirección y director comercial de Covestro.


Recubrimiento para automóviles con endurecedor biológico
La compañía, con sede en Leverkusen (Renania del Norte) y uno de los mayores desarrolladores mundiales de polímeros,  tiene una amplia experiencia en el uso de materiales innovadores para la movilidad solar. Como socio oficial del proyecto Solar Impulse, contribuyó de forma significativa al éxito del primer vuelo tripulado alrededor del mundo en un avión propulsado exclusivamente por energía solar.




Covestro quiere aprovechar el proyecto Sonnenwagen para probar diversos materiales bajo las duras condiciones climáticas que hay a lo largo del recorrido de la competición: temperaturas de hasta 45 grados centígrados, alta radiación UV y un alto contenido de polvo en el aire son condiciones típicas que se dan allí en octubre. La aplicación principal del producto es un recubrimiento de poliuretano de tres capas de PPG,  Este recubrimiento está especialmente indicado para componentes realizados a partir de compuestos de fibra de carbono.


Según explican desde Covestro, las condiciones climatológicas tienen un impacto significativo en la capa de barniz superior, que está formulada con el endurecedor biológico Desmodur® eco N 7300 desarrollado por esta firma, con un 70% de su contenido de carbono procedente de la biomasa.

 El proyecto Sonnenwagen incorpora además materiales de poliuretano y policarbonato de Covestro, que contribuyen al diseño ligero y aerodinámico del coche solar.


Prueba clave

El World Solar Challenge, que este año celebra su 30 aniversario, es considerada la competición de vehículos solares más dura del mundo. Equipos de todo el mundo compiten cada dos años en sus vehículos caseros para ganar la carrera de 3.000 kilómetros que va de Darwin a Adelaida sin utilizar ni una gota de combustible.



El vehículo solar de Aquisgrán será el único coche alemán que estará este año en la parrilla de salida en la categoría Challenger. El equipo es muy optimista sobre sus posibilidades en la carrera: “Ya tenemos experiencia en el terreno de la movilidad de emisiones cero y creemos que vamos bien equipados para participar en la competición con los otros 40 equipos de los cinco continentes”, comenta Hendrik Löbberding, del equipo Sonnenwagen Aachen.



Dos miembros de la asociación compitieron —y ganaron— con un coche eléctrico en el e-CROSS Germany, un rally neutro en emisiones de carbono de cuatro días de duración a través de Renania del Norte-Westfalia. Un mes antes, los miembros de Sonnenwagen acompañaron a un equipo de Bochum en el European Solar Challenge 2016, una carrera de vehículos solares de 24 horas.



Añadir un comentario