movilidad

Los coches eléctricos serán más baratos que los de combustión en año y medio

0
El principal impulsor de la tendencia de electrificación en los próximos 20 años será una nueva y fuerte reducción de los costes de las baterías de los vehículos eléctricos, haciendo que los coches eléctricos sean más baratos que las alternativas de los motores de combustión interna a mediados o finales de 2020 en casi todos los mercados. Esta es una de las últimas previsiones de la firma de investigación BloombergNEF (BNEF), recogidas en su Electric Vehicle Outlook 2019, que acaba de publicar.
Los coches eléctricos serán más baratos que los de combustión en año y medio

Desde 2010, el coste medio de las baterías de iones de litio por kilovatio-hora se ha reducido en un 85% , gracias a la combinación de economías de escala de fabricación y mejoras tecnológicas, indica BNEF.

De acuerdo con la consultora, China seguirá liderando el mercado mundial de los coches eléctricos, representando el 48% de todos los VE de pasajeros vendidos en 2025 y el 26% en 2040, pero otros mercados irán poniéndose al día. Europa se situará por delante de Estados Unidos como el segundo mercado mundial durante la década de 2020. La electrificación en los mercados emergentes no chinos será mucho más lenta, lo que dará lugar a un mercado mundial de automóviles fragmentado.

En cualquier caso, BNEF afirma que el aumento de ventas será impresionante. La compañía espera que las ventas de vehículos eléctricos de pasajeros pasen de 2 millones en todo el mundo en 2018 a 28 millones en 2030 y a 56 millones en 2040. En contrapartida, las ventas de vehículos convencionales de pasajeros se reducirá más de la mitad, pasando a  42 millones en 2040 frente a los 85 millones en 2018. Las políticas relacionadas con los combustibles y el nuevo mandato de China sobre vehículos energéticos impulsarán el mercado de los VE en los próximos 5-7 años. Luego, la economía se haga cargo de ello en la segunda mitad de la década de 2020.  

Las industrias del petróleo, la electricidad y las baterías se verán afectadas por el auge de los vehículos eléctricos. Hace un año, BNEF calculó que su impacto en la demanda de combustible para carreteras sería de 7,3 millones de barriles diarios para 2040. Sin embargo, ahora casi se ha duplicado hasta alcanzar los 13,7 millones de barriles diarios, en parte debido a las nuevas previsiones de electrificación del sector de los vehículos industriales y en parte, paradójicamente, porque se espera que la eficiencia del combustible de los vehículos convencionales sea más lenta de lo que se pensaba.

Cambio "perturbador"

El BNEF estima también que los VE aumentarán un 6,8% el consumo mundial de electricidad en 2040 e impulsarán un aumento de la demanda de baterías de iones de litio para VE de 151 gigavatios-hora en 2019 a 1.748 GWh en 2030. La nueva capacidad minera para todos los materiales de la batería tendrá que estar en línea para evitar que una crisis de suministro.



En palabras de Colin McKerracher, jefe de transporte avanzado de BNEF, "la electrificación todavía llevará tiempo porque la flota mundial cambia lentamente pero, una vez que se ponga en marcha en la década de 2020, comenzará a extenderse a muchas otras áreas del transporte por carretera".

"El transporte está entrando en un período de cambio perturbador, en el que entran en juego muchos factores diferentes. Hemos incorporado varios elementos nuevos en nuestro análisis, incluyendo un modelo de coste de EV actualizado que incluye el coste de un cargador de EV para el hogar para reflejar de forma más precisa los costes a los que se enfrentan las personas para consumir electricidad; y una previsión de la química de la batería para cada uno de los nuevos segmentos cubiertos en el informe de este año".



Sin embargo, a pesar de los cambios radicales que se avecinan, las perspectivas para las emisiones del transporte por carretera siguen estando lejos de ser halagüeñas. El equipo de BNEF considera que el tamaño de la flota mundial de turismos convencionales en carretera seguirá creciendo hasta 2030. Esto significa que las emisiones de los vehículos de carretera seguirán aumentando durante la próxima década, para caer de manera notable en los años anteriores a 2040.




Movilidad compartida
El informe señala, asismismo, que el papel de los servicios de movilidad compartida, en el transporte por carretera y en e uso compartido del coche, será importante en este panorama en evolución. Estos servicios representan menos del 5% de todos los kilómetros recorridos por los pasajeros en todo el mundo en estos momentos, pero se prevé que aumenten hasta el 19% en 2040. El equipo del BNEF no espera que la conducción autónoma tenga un impacto en los patrones globales de transporte y energía hasta la década de 2030.

Ali Izadi-Najafabadi, que dirige la cobertura de la movilidad compartida del BNEF, cree que "los proveedores de servicios de movilidad compartida optarán por utilizar la electricidad más rápidamente que los particulares. En la actualidad hay más de mil millones de usuarios de servicios de movilidad compartida. Estos servicios continuarán creciendo y gradualmente reducirán la demanda de vehículos privados".  

Vehículos industriales

La electricidad también se impondrá en este segmentyo. En un par de décadas, los vehículos eléctricos dominarán las ventas mundiales de automóviles de pasajeros y autobuses e invadirán significativamente el mercado de furgonetas y camiones de corta distancia,


Basándose en el análisis de la evolución de la economía en los diferentes segmentos de vehículos y mercados geográficos, el informe Electric Vehicle Outlook 2019 de BNEF muestra que la electricidad absorberá el 57% de las ventas mundiales de turismos en 2040, ligeramente por encima de lo previsto hace un año. Los autobuses eléctricos supondrán el 81% de las ventas de autobuses municipales para la misma fecha.

BNEF, que ha incorporado en sus previsiones un trabajo detallado sobre el mercado de los vehículos industriales, indica que sus proyecciones muestran que los modelos eléctricos se llevarán el 56% de las ventas de vehículos comerciales ligeros en Europa, EEUU y China en las próximas dos décadas, además del 31% del mercado comercial medio.

Los camiones pesados supondrán el segmento de más difícil entrada para los eléctricos, con unas ventas limitadas al 19% en 2040. Su uso será principalmente en aplicaciones de corta distancia. Sin embargo, los camiones pesados convencionales en rutas de larga distancia también se enfrentarán a otra competencia, no eléctrica: la de las alternativas que utilizan el gas natural y las pilas de combustible de hidrógeno.


Añadir un comentario