los editoriales de er

De maestros y colegios

0
De maestros y colegios

En 1975 el malagueño Antonio Luque fabricó la primera célula solar fotovoltaica (FV) de España. El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial había invitado a un científico norteamericano de la compañía Spectrolab a dar una conferencia sobre el particular (por aquel entonces la energía solar ya era empleada en misiones espaciales). El caso es que poco antes de que el experto llegase a la península, Tomás Rodríguez, "uno de mis colaboradores -cuenta Luque- me urgió para que hiciese como fuera una célula solar y demostrase a esos americanos de lo que ya éramos capaces". Así que el catedrático de Electrónica Física se puso manos a la obra hasta que llegó el día de la conferencia. Allí –relata Luque-, el experto americano, "que iba vestido de tejano, un poco chuleta él, un tipo muy simpático, va y dice: ‘nosotros llevamos quince años haciendo células solares’, y tira una célula sobre la mesa. Entonces saqué yo una pequeña radio de transistores, la puse a funcionar con la célula que había fabricado y dije: ‘pues nosotros llevamos quince días’".

El primer hito de la historia de la FV española es probablemente ese. La anécdota la recogió Energías Renovables (ER) en su edición de junio de 2004. Y viene a colación aquí porque el Instituto de Energía Solar (IES), que fundó precisamente Antonio Luque, acaba de cumplir 40 años. La Orden Ministerial que marca la partida de nacimiento del IES tiene fecha de 1979 (BOE de 25 de abril), lo que convierte a este emblemático Instituto en uno de los dos centros de I+D especializados en energía solar más veteranos del mundo (el otro es el Solar Energy Research Institute de los Estados Unidos, surgido también a finales de los 70). ER no ha cumplido aún los 20 (estamos a punto de hacerlo, por cierto), pero el lector puede en todo caso estar seguro de que, desde que llegamos, le hemos seguido los pasos muy de cerca a Luque y compañía. Hace por ejemplo tres años entrevistamos a otro sabio de la FV, Ignacio Rey-Stolle, director del prestigioso máster del IES.

¿Hay política en la energía? ¿O solo técnica?, le preguntamos.
"No, no. Yo creo que es política. Todo en el ser humano es político. Todo tiene que ver con el cómo queremos organizar nuestra convivencia, nuestra sociedad. Hay una separación clara, una frontera, entre lo que es el conocimiento, el saber utilizar algo, y la decisión de utilizarlo. El conocimiento y la aplicación son hechos separados en el tiempo. Las células solares las conocemos desde hace 50 años, pero hace falta además la percepción social de que son útiles, de que son necesarias. Y eso tiene que ver con muchos factores: tiene que ver con la política, con la legislación, con la percepción de la tecnología… En fin, es una cuestión compleja. Pero definitivamente no es solo técnica. Yo diría que es fundamentalmente política".

Uno puede ponerle un impuesto al Sol, o puede ponérselo al diésel. Y esa es una decisión política. Una decisión además que seguramente influirá en las actitudes y los comportamientos de la ciudadanía y el empresariado. Uno puede crear un impuesto de nuevo cuño, al que puede llamar por ejemplo Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (la Tasa Soria del 7%, establecida a finales de 2012) o puede no crear ese impuesto (que ya se ha levantado a estas alturas por cierto casi 8.000 millones de euros). En todo caso, esa decisión –diseñar o no un nuevo impuesto- es también una decisión política, una decisión que seguramente influirá en las actitudes y comportamientos de la ciudadanía y el empresariado. Uno puede subir el precio de la luz -incrementando hasta un 125% el coste del término de potencia (coste que establece el Gobierno y que el Gobierno incrementó en 2013)- o puede no incrementar el precio del término de potencia. Eso sí: haga lo que haga, esa será una decisión política. Una decisión de la que se derivarán evidentes consecuencias económicas y que sin duda influirá en las actitudes y comportamientos de la ciudadanía y el empresariado.

Escribo estas líneas apenas unas horas antes de que se abran las puertas de los colegios el 28A, y a un mes vista de que vuelvan a abrirse para las municipales. Y coincido con los maestros, Luque o Stolle: este país sí que puede (he ahí la FV en 1975, los brillantes 40 años del IES, o la termosolar made in Spain); y no, definitivamente… en la energía… no hay solo técnica. Feliz cumpleaños al Instituto, pionero ayer, hoy referente en todo el mundo y, sobre todo, escuela de futuro.

Hasta el mes que viene.

Antonio Barrero
abarrero@energias-renovables.com

Añadir un comentario