javier garcía breva

Querer o no querer (ER 60)

0

Javier García Breva
Director general de SOLYNOVA ENERGIA
[email protected]

Al mes de publicarse el RD 661, se produjo el respaldo desde la Moncloa a la energía solar fotovoltaica en las jornadas de España Solar y un mes más tarde aparecen en el BOE dos correcciones sucesivas sobre el mismo error precedidas de una reunión del Ministerio de Industria con los bancos para poner freno a la fotovoltaica con el pretexto del elevado déficit tarifario. ¿Pero qué hechos nuevos se habían producido en julio que no se conocieran en mayo?

Algunas cosas sí han pasado. Por ejemplo, en junio se decidió no subir el recibo de la luz, lo que va a originar más de 320 millones de euros de déficit en la tarifa; en julio se aprobó el PNA 2008-2012 con un déficit de 6.000 millones de euros por las asignaciones gratuitas a las eléctricas; y el 31 de julio se eliminan las condiciones que la CNE había puesto a Sonatrach, que incrementará los precios del gas argelino en un 10% y los costes de generación eléctrica un 3%.

Hace un año veíamos cómo se pretendía corregir este déficit recortando la retribución a la eólica y ahora se pretende hacer lo mismo con la fotovoltaica. Pero conviene hacer un poco de historia. Porque el déficit tarifario no lo crearon las energías renovables, se ha creado por aquellos gobiernos que han preferido que la tarifa no refleje sus costes reales, aplazando el pago a consumidores futuros y reconociéndoselo a las compañías distribuidoras, incluso con intereses, sin prever el coste de la subida del crudo desde 20 hasta casi 80 dólares y el compromiso de no incrementar las emisiones de CO2. El anterior gobierno del PP está en el origen del actual déficit tarifario y del monumental engaño a todos los consumidores en el recibo de la luz, y el actual insiste en el mismo error.

Cuando con estos antecedentes todavía se quiere culpabilizar a las renovables del déficit de la tarifa con propuestas como llevar las primas a los presupuestos generales del Estado, como ha hecho público durante el mes de julio la presidenta de la CNE, uno empieza a temer lo peor, sobre todo porque quien haya leído las últimas declaraciones de Pedro Solbes sabe que eso es imposible.

Es curioso observar cómo cuando la eólica ha despuntado en nueva potencia instalada, inmediatamente se la ha descalificado y recortado su retribución. Ha sido la historia del último año que ahora se repite con la fotovoltaica, la única tecnología que va a alcanzar los objetivos del PER 2005-2010 y que muy pronto se reproducirá con los biocarburantes.

Pero el problema no es, como dice Jesús Mota en El País, que lo que no se consigue en los ministerios se trata de conseguir a través de Moncloa; el problema es que no hay una verdadera política de renovables, ni siquiera una verdadera política energética. Los planes nacionales de gestión de la demanda siguen inéditos desde que el PP los suprimiera y la preocupación por la seguridad de abastecimiento no ha sido una prioridad. Ha tenido que ocurrir el gran apagón de Barcelona para saber que en España hay 2.000 puntos críticos en la red eléctrica, 54 subestaciones bajo tendidos aéreos y que el consumo ha crecido más que las inversiones, entre otras razones por la dificultad de instalación de nuevas líneas, con férreas oposiciones a las mismas, pero al mismo tiempo reclamando calidad de suministro.

Lo mismo que cabe afirmar que la clave del déficit de tarifa no está en el coste de las energías renovables, cabe decir que para moderar el consumo de energía y para garantizar la seguridad de abastecimiento a todos los consumidores, las energías renovables son necesarias. Esto forma parte ya de las obligaciones contraídas por España en la Unión Europea. Sin embargo, todavía se trata de algo más serio, de tener claro el punto de partida: querer o no querer.

Añadir un comentario
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).