javier garcía breva

Nadie es profeta en su tierra (ER 76)

0


Javier García Breva
Director general de SOLYNOVA ENERGIA
[email protected]

El pasado mes de noviembre, la Organización Internacional del Trabajo publicó un informe sobre “Empleos Verdes” en el que concluía que las energías renovables podrían crear en todo el mundo 20 millones de empleos en 2030. El nuevo presidente de EEUU, en su programa energético, ha propuesto la creación de 5 millones de nuevos empleos en el sector de las renovables con una inversión de 150.000 millones de dólares en los próximos diez años. En su discurso del 20 de enero Obama expresó su intención de “aprovechar el sol y el viento para hacer funcionar coches y fábricas” y una semana después presentó su “nueva economía de la energía” para sustituir la dependencia del crudo con una primera inversión de 52.000 millones en renovables. El primer objetivo de esa estrategia es reducir la dependencia de la economía americana del petróleo. Su prioridad es la independencia de la seguridad de suministro y las renovables como motor de la reactivación económica.

Unos días después se produjo la intervención de Putin en el foro de Davos donde anunció nuevas crisis energéticas si el precio del petróleo no sube hasta los 80 dólares, ya que los actuales precios, junto con los bajos tipos de interés, crearán nuevas burbujas especulativas y al no invertirse en nuevas prospecciones que incrementen la oferta, los precios volverán a ser muy altos.

En España, por el contrario, reina la complacencia. Pese a ser el tercer importador mundial de gas, la última crisis no nos afecta, y a pesar de la advertencia que ha hecho la Presidenta de la CNE, Maite Costa, sobre el retraso de cinco años en las inversiones en redes y almacenamiento de gas y el incremento de la deuda acumulada por las eléctricas, nadie se cuestiona nuestra seguridad de suministro. Para colmar esa complacencia, Obama nos ha puesto como ejemplo en el respaldo a las energías renovables.

¿En qué se ha fijado Obama? En la rutilante presencia de las grandes empresas españolas en EEUU. Obama ha hecho un reconocimiento de las renovables españolas más rotundo que el que nunca han hecho nuestras autoridades económicas. De hecho, nuestras empresas van a invertir en 2009 más fuera de España que dentro. La cita de Obama es un espejismo porque su reconocimiento no tiene paralelismo con la política del Ministerio de Industria. Aquí las renovables siguen siendo culpabilizadas del déficit de tarifa y de la subida del recibo de la luz y por ello se las somete a un riesgo regulatorio que sólo tiene como objetivo evitar y retrasar la conexión de nuevos kilovatios renovables. Esta política hace que en estos momentos las renovables en España estén destruyendo empleo. El último avance de REE refleja que el 77% de la nueva potencia instalada en 2008 fue renovable, 44% eólica y 33% solar. Sin embargo Industria ha decidido frenar la fotovoltaica en seco.

Si lo que se propugna es consumir productos españoles, la traducción a la política energética sería consumir más viento español y más sol español. Y si nuestra economía se encamina a los 4 millones de parados, es urgente orientar las decisiones hacia los sectores en los que somos competitivos, como es el de las renovables, y aspirar a que esa cuota de empleo que anuncia la OIT revierta en cientos de miles de nuevos empleos en España.

El crecimiento del paro nos acerca peligrosamente a una sociedad dual con un importante desempleo juvenil y la Agencia Internacional de la Energía prevé que en 2010 las renovables serán la segunda fuente de generación en todo el mundo, por encima del gas. El impulso y crecimiento de las renovables sería un ejemplo de política anticíclica en un momento en el que las convicciones han de llevarse a la práctica con iniciativa y valentía. ¿Por qué somos líderes en el exterior y no podemos serlo en el interior? Las renovables son un yacimiento de empleo y un factor de cohesión social, pero aquí hoy son un ejemplo de que nadie es profeta en su tierra.

Añadir un comentario
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).