javier garcía breva

A contracorriente (ER 82)

0

Javier García Breva
Director general de SOLYNOVA ENERGIA

[email protected]

Los problemas energéticos y de medio ambiente son globales y requieren acuerdos globales. Por eso sorprende que los dos hechos más importantes que se han producido este verano en ambos temas no hayan merecido ninguna reacción política ni social. El primero fueron las declaraciones de Fatih Birol, economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía, que en pleno agosto anunció el adelanto de una crisis de suministro de petróleo a partir de 2010 después de analizar los 800 principales yacimientos del mundo y comprobar que el ritmo de descenso de las reservas se ha duplicado de 2007 a 2008 y que el consumo energético sigue pautas insostenibles. Los problemas de suministro se adelantarán al inicio de la próxima década y “habrá que dejar el petróleo antes de que el petróleo nos deje a nosotros”, concluye. Pero las buenas noticias, afirma Birol, es que disponemos ya de las políticas y tecnologías para disminuir el consumo de crudo y las emisiones de CO2 y las decisiones correctas se pueden implementar ahora mismo multiplicando el mercado de renovables. El otro hecho que tuvo lugar a finales de agosto es la apertura a la navegación entre Europa y Asia por el Ártico debido al deshielo del Polo Norte por el aumento de la temperatura. Este hecho, que incrementará el comercio mundial con importante ahorros, tendrá el efecto paradójico de acelerar el calentamiento global y los impactos del cambio climático.

La ONU ha vuelto a reclamar la necesidad de invertir en la lucha contra el cambio climático el 1% del PIB para evitar una pérdida veinte veces mayor. La AIE y la ONU coinciden en algo sobre lo que se reflexiona poco: en los próximos diez años el cambio climático puede traer una nueva recesión y la salida a la actual crisis económica puede demorarse por la crisis de suministro y altos precios del petróleo. Existe el riesgo de que a la actual crisis económica se le superponga la crisis energética. El momento exige tener claras estas claves y las soluciones inmediatas, como son el contar con una fiscalidad para el carbono y una regulación que extienda el mercado de renovables en las empresas, hogares y el transporte. Mejorar las políticas de oferta es esencial para salir de la recesión y el cambio de modelo energético es una gran oportunidad. Sin embargo, la ausencia de planes concretos contrasta con las enormes ayudas dadas al sistema financiero a cambio de nada y la vuelta de los mensajes neoliberales que encubren la codicia que originó la crisis una vez que los bancos han vuelto a los beneficios.

Pero el mundo está cambiando y la respuesta de EEUU y China empieza a marcar el futuro liderazgo global. El Congreso Americano ha aprobado su Ley de Energías Limpias y un plan de más de 92.000 millones de dólares para renovables y China, que tiene su Ley de Renovables desde 2005, va a dedicar su segundo plan de reactivación económica a triplicar sus objetivos de eólica y solar fotovoltaica. Europa sigue ensimismada, pero la Presidencia sueca ha lanzado la iniciativa de un impuesto al CO2 que el presidente francés ya ha propuesto para Francia.

España cada vez se aleja más de este liderazgo con una regulación restrictiva que está paralizando las tecnologías renovables una por una. Al final, las empresas que pueden invierten en el extranjero mientras las medianas y pequeñas empresas, que sostienen el empleo y la industria nacional, sobreviven en la incertidumbre regulatoria impuesta desde el Ministerio de Industria.

En la pasada década España cometió el error de ignorar la existencia del CO2, en la actual está ignorando la alta dependencia de los hidrocarburos. Pero cuanto más se agranda la distancia entre lo que se defiende en los discursos y lo que se publica en el Boletín Oficial del Estado, más crece la desconfianza y la sensación de decadencia de una economía que renuncia a otra especialización productiva, como la que representa la industria renovable, para recuperar el crecimiento y cambiar el modelo energético.

Añadir un comentario
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).