entrevistas

José María González Vélez

David en los foros de Goliat


0
Emprendedor de raza, José María es uno de los grandes protagonistas de la historia de las renovables en España. Y, sin duda, uno de los más conocidos. Llegó a las renovables de la mano de la minihidráulica en 1985 y desde entonces no las ha abandonando nunca: como promotor de plantas –minihidráulicas, eólicas, solares– , como vicepresidente y presidente de APPA –cargos que ocupó entre 1993 y 2012– y desde hace unos años desde Gesternova, la primera comercializadora de electricidad 100% renovable que se creó en España.

David en los foros de Goliat


El futuro será renovable o no será. Ahora es fácil decirlo, pero hace 32 años, cuando puso en marcha su primera central minihidráulica, no era ni mucho menos tan obvio…. ¿Cuanto tuvo de visionaria su apuesta en aquel momento por las renovables?


En realidad no fue una visión de renovables. En aquellos años no se hablaba de medio ambiente, ni siquiera se hacía en la Ley 82/80 (de Conservación de la Energía), que es la respuesta que da España a la crisis petrolífera del primer quinquenio de los 70. Entonces estábamos en otras historias. El objetivo de aquella la ley fue intentar empujar la generación por parte de empresas ajenas a las del sector eléctrico tradicional, pero lo que empujó, sobre todo, fue la cogeneración. La primera central minihidráulica se hizo en el año 84, la del profesor Garcia de Enterría. Pero está claro que era un tema que se quería favorecer. 
Yo me metí en esto de manera indirecta: en aquellos años era director regional de Caja Salamanca en Valladolid y me pidieron financiación para rehabilitar una central aguas abajo de Tordesillas. Como responsable máximo de la Caja en Valladolid, yo tenía que decidir si se aprobaba o no. Lo primero que me pregunté fue: "¿Para qué querrá Iberdrola los kilovatios de esta central, de 300 kW? o sea, muy pequeñita". Lo más fácil hubiera sido denegar la financiación, pero lo que hice fue empaparme de la legislación. Me fui a la Confederación (del Duero), a la Consejería de Industria… y a través de un ingeniero que luego trabajó conmigo, Luis Martín Calero, contacté con Eduardo Merigó (fue subsecretario de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente en el Ministerio de Obras Públicas a finales de los 70), quien me facilitó toda la legislaciòn, que aún conservo, desde el año 80 hasta el 85 u 86.

¿Y concedió el crédito para la rehabilitación de la central?
Efectivamente, di el crédito para que se rehabilitara la central. Visité la obra y otra central que también estaba rehabilitando Iberdrola en Valladolid, la del Cabildo. Quería aprender, conocer más sobre esta tecnología. Y decidí que mis ahorros, que hasta entonces los invertía en Bolsa, con el riesgo y la volatilidad que ésta tiene, iba a invertirlos  en minihidráulica. Me pareció que aquello tenía futuro. Por aquel entonces andaba acercándome a los cuarenta años y quería tener algo que me generara ingresos y sobre todo librarme de la Banca. Con otro matiz importante: no me creía aquello que nos vendieron de pequeños de que la Banca es muy segura. Vamos, que no quería ser banquero el resto de mi vida. 




En una entrevista que le hicimos en 2007, decía: “Si APPA no hubiera existido, el sector de las renovables en España no estaría hoy como está”. ¿Sigue pensando lo mismo?

Si, estoy absolutamente convencido. De hecho, creo que si APPA no hubiera existido el sector habría estado peor. APPA cumplió un papel esencial en el desarrollo de las renovables y creo que lo hizo de un modo sobresaliente. Claro que hemos tenido nuestros fallos, temas que no hemos sabido solucionar… Para mi el más grave es que habiendo sido la primera asociación de renovables que se crea, no hemos sabido acoger bajo un mismo paraguas a todas las voces del sector. Aunque no ha sido por culpa de APPA, en APPA cabían todas las voces, han sido más bien las circunstancias… En cualquier caso, creo que mi mayor fracaso en la gestión de APPA ha sido ese: no haber podido meter bajo un mismo paraguas a todas las renovables; algo que nos hubiera venido muchísimo mejor. El triunfo de la Administración, o de quién sea, de los lobbies que no querían que se desarrollaran las renovables, fue precisamente el fomentar que hubiera muchas voces. Todavía me resulta curioso ver cómo personajes que tramaban contra las renovables o alguna de estas tecnologías ahora se han convertido en defensores a ultranza de esas mismas tecnologías.

¿Sigue ejerciendo APPA ese papel de defensor de todas las renovables?

Pienso que sí, aunque no siempre comparta la forma en que se hagan ahora algunas cosas. Claro que cuando yo estaba al frente de APPA  tenía la suerte de ser mi propio jefe en mi empresa, es decir, no tenía que censurarme, tenía la libertad de poder hacer lo que creía que debía de hacer. Y nunca nadie ha podido decir que yo aproveché APPA para temas empresariales. Al revés, el estar en la asociación y haberme ocupado tanto de ella hizo que perdiera ocasiones. O que, como a veces pinchaba en el ojo de alguien, se vengaran…

Denos algún ejemplo de esas venganzas
A finales de los 90 me convertí en el mayor promotor de parques eólicos en Cuenca, una provincia que estaba mucho más virgen que Albacete, donde no había quien entrara porque estaba Iberdrola. Puse 40 torres de medir en Castilla La Mancha y llegué a promover 1.000 MW en esta Comunidad a través de HN Generación Eólica. Posteriormente, otorgaron 15 parques eólicos en Cuenca. El día anterior a la comunicación oficial estaban distribuidos entre 6 o 7 empresas, y a mi me había asignado, creo recordar, cuatro de los 15. Sin embargo, un día después le dan 11 parques a Iberdrola, uno solo a mi, otro a Elecdey, otro a unos fabricantes de farolas… Estaba clara la arbitrariedad de las concesiones. Pero había poco que hacer.  Así que me aguanté y me quedé con un parque, el de Villar del Humo. Parque que ya no tengo porque vendí mi participación en HN Generación Eólica después de que mis socios posteriores se hicieran con la mayoría de la empresa. Y ellos vendieron todo a Iberdrola.



Toda esa información son dignas de un libro de memorias. ¿Va a animarse alguna vez a relatar esa cara oculta de las renovables?
Sí, de hecho estoy en ello. Hasta tiene título: "Con toda mi energía". Creo que para fin de año puede estar listo, solo me queda retocarlo un poco. Pero no he buscado todavía editoral, soy novel en esto. Aunque también puedo editarlo yo mismo y regalárselo a mis amigos. 



Seguro que hay mucha gente interesada en leerlo, sería una pena privarla de su lectura…
Pues no se. Con este libro lo único que pretendo es que se conozca la realidad y la infra historia de las renovables. Trata de cómo se han desarrollado las renovables y sus entresijos. Cuento, por ejemplo, como dos años y un día exactamente después de la venta de Endesa a Enel hacen a Solbes (Pedro Solbes, ministro varias veces con el PSOE) consejero de Enel. Y alguna otra cosa menos conocida y con mayor carga de profundidad. Relacionadas, por ejemplo, con la trama eólica de Castilla y León, con Iberdrola, con Ángel Sanchis (ex tesorero del PP imputado en el caso Gürtel)… En Valladolid yo gestioné con éxito (acuerdo de terrenos, conexiones, aprobación medio ambiental) algo más de 300 MW eólicos, pero un día me llaman de la Consejería de Industria y me dicen: "Si quieres hacer esos megavatios, tienes que ceder la mitad de la promoción a determinado empresario. En fin, no me quedó otra que ceder por cero euros toda la promoción, con el tiempo y el esfuerzo que habíamos dedicado a ello, pero me quedó claro que que si no los cedía no iba a ver ni un megavatio más…
Pero no he escrito el libro solo para dejar constancia de cómo se edificó el edificio de las renovables. También lo he escrito para reparar una injusticia que hemos cometido todos con Carlos Robles Piquer, una persona que fue fundamental para el desarrollo de las renovables en España.

¿De qué manera fue Robles Piquer fundamental en ese desarrollo?

España ha ido en renovables siempre por detrás de Europa, siempre ha sido la UE la que nos ha marcado el paso. Por voluntad propia no estoy muy convencido de que hubiéramos levantado lo que hemos levantado. Desde luego, no fue gracias al entramado político, fue gracias a la visión de más de 500 empresarios de pymes que se lanzaron a desarrollarlas,  y fuimos líderes gracias a ellos, pero siempre marcados por Europa.

En el año 94, Carlos Robles Piquer tuvo la visión de promover desde Europa (era eurodiputado) un compromiso de renovables y con ese fin nos reunió a una serie de empresarios, catedráticos, intelectuales, y políticos; y aprovechando que Abel Matutes era Comisario de Energía, hicimos la Declaración de Madrid, donde se decía que Europa debía alcanzar un 15% de generación eléctrica con renovables (el objetivo se rebajó luego a un 12%). Aquello dio origen al Libro Blanco y a la Directiva (sobre Renovables). Más tarde, en el año 97, España incorpora con rango de ley lo del compromiso del 12%, algo en lo que jugó un papel APPA.  A partir de ese momento se empiezan a desarrollar de forma vertiginosa las renovables en España, sobre todo la eólica. 
Hasta que no se aprueba esa ley y se fija una banda de precios, los financiadores tenían sus reservas a la hora de apoyar proyectos, porque nuestros precios los fijaba un decreto o una orden ministerial, que posteriormente se podía cambiar. Es decir, no había certeza de precios de futuro. Aquella ley acabó con la incertidumbre y permitió que todo un tejido de pymes pudieran financiar sus proyectos sin tener que avalar, como había ocurrido hasta entonces, lo préstamos personalmente, con nuestros limites de solvencia.

A finales de los 90 se establecen, además, las primas a las renovables.
Hasta le Ley 54/97 de Sector Eléctrico, la producción independiente tenía precio. Las primas a las renovables, como tales, se establecen en dicha  ley,  con un criterio que es el de coste evitado, Si evitan un coste, por definición no pueden ser caras, porque las fósiles no interiorizan todos los costes que generan. APPA hace un estudio de Análisis de Ciclo de Vida en el año 2000 en el que se valora con ecopuntos distintas tecnologías, cuanto contamina cada una de ellas. La hidráulica sale con cinco 5 puntos y el lignito con 1.700… El estudio lo publicamos en colaboración con el IDAE y tuvo mucho éxito, no fue contestado por nadie. Era un estudio científico, hecho con normas aceptadas por la comunidad científica internacional, en el que se eliminó todo lo que podía ser discutible. Por eso la nuclear no sale tan mal. De esta forma, todo lo que se afirma en el es absolutamente indiscutible. 
La segunda parte fue ponerle pesetas a aquello, cosa que hicimos en un estudio posterior también con el IDAE. Cuando en el mercado estaba a 6 ptas el kWh, solo en costes externos el generado con carbón costaba 26 ptas. Con la prima, los renovables cobrábamos 10 ptas el kWh. Es decir, ahorrábamos 16 ptas por kWh respecto al carbón. Pero el IDAE nunca quiso publicar el estudio, ni con gobierno del PP ni con gobierno del PSOE.  Más tarde llegó Antonio Fernández Segura y cambia radicalmente al IDAE, lo convierte prácticamente en un servicio de estudios para confirmar lo que dicta el Ministerio.

¿Es culpable también el sector de las renovables del castigo al que ha sido sometido? 

Sí que lo ha sido, entre otras cosas por haber veinte voces e ir siempre con "qué hay de lo mío". En vez de haber sido una sola voz potente, empezamos a llamar a la puerta por separado, y ese ha sido nuestro harakiri.


El hecho de que se tratara de tecnologías tan diferentes, ¿no dificultaba lograr esa unión?
No tiene nada que ver. Cada tecnología tiene sus particularidades pero eso no impide que hubiéramos podido caminar juntos. Es lo mismo por lo que yo me he manifestado en contra de las subastas, de hacer subastas de renovables versus renovables. ¿Por qué no hacer subastas para cerrar el gas o las nucleares? Si hubiera habido subastas anteriormente, aquí no se hubiera desarrollado nunca la eólica. Y mucho menos la fotovoltaica, porque en un principio eran muy cara. Lo que fue un error fue subvencionar la fotovoltaica como se hizo, había que haberla subvencionado a través del capital y no de la tarifa. Las primas, como coste evitado, tenían razón de ser dentro del sistema eléctrico. Pero no utilizar el sistema eléctrico como instrumento de política económica para otros objetivos.

¿Cómo cree que se debería hacer, aquí y ahora, el desarrollo de las renovables?
A través de la política fiscal. Quien contamina paga, esa debe ser la regla. Bien clarito y bien fácil, sin necesidad de organizar subastas, libre mercado. Yo voy a hacer en el libre mercado alguna promoción, en fotovoltaica o incluso en eólica, lo haré a través de mis empresas, pensando ya en mis hijos y mis nietos. 

¿Ha dado ya algún paso en ese sentido? 
No. Solo en mi cabeza. Estamos con proyectos en Gesternova, con el nacimiento de “Contigo Energía” y nuestros recursos tanto humanos como financieros son limitados. Pero espero que en un año hagamos alguna nueva instalación.

A lo largo de su vida Vd ha puesto en marca diferentes empresas, las últimas las que cita, la  comercializadora de electricidad verde Gesternova y Contigo Energía, enfocada al autoconsumo. ¿Tiene todavía energía y ganas de seguir montando más?


En realidad no he puesto en marcha tantas empresas. La primera que monté fue Hidronorte, con la que he hecho 17 centrales hidráulicas. Lo que ocurre es que Hidronorte tuvo pronto hijos, como HN Generación Eólica, para promociones eólicas. Luego monté Naturener, al 50% con el IDAE, siendo Carmen Becerril directora general del instituto. Me hacía falta músculo financiero y lo encontré en el IDAE, para promover parques eólicos sobre todo. Pero cuando Carmen se fue y llegó la siguiente directora (Isabel Monreal) había que reunir al Consejo de Administración hasta para comprar una silla, y así no podía funcionar la empresa. Recompré su parte al IDAE y me quedé con una sociedad que tenía un capital de 50 millones, pero se quedó un tanto inactiva…. 
Más tarde monté Gesternova, para comercializar electricidad exclusivamente con renovables, y Solynova, que tomó el relevo a Hidronorte aunque a menor escala.  La última es Contigo Energía, que es un hijo de Gesternova, centrada en el autoconsumo, la eficiencia y el ahorro energético,  la climatización y la movilidad eléctrica.

Hablando de autoconsumo, ¿cree Vd que realmente siguen siendo imprescindibles las interconexiones para el desarrollo de las renovables en España?
Sí. Cuanto más amplio sea un sistema eléctrico, mayor seguridad ofrece y a menor coste. Si en un momento dado tengo que tirar de la energía hidráulica de Suiza o Noruega, donde sobra agua en determinados meses, pues tiro.  En los estados desarrollados, la generación distribuida aportará una parte y en la futura Directiva europea se declara el derecho personal a generar tu propia energía. Eso no quiere decir, sin embargo, que las interconexiones no sean buenas. Los sistemas ya están desarrollados, las líneas de transporte ya están hechas, sería absurdo que ahora empezáramos a desmontar eso.
El autocosnumo, en el que creemos plenamente –de hecho, como ya he dicho, ese es el objetivo de Contigo Energía, ¿cuánto va ocupar? ¿El 10% de la generación ? Ojalá. Pero el otro 90% se tiene que hacer en un sistema desarrollado con generación, transporte y distribución.
En Senegal, sin embargo, no vamos a montar una nuclear o una central de ciclo combinado. ¿Y vamos a hacer redes por media África? No. Ahí sí que la generación distribuida tiene todo su sentido. Con minieólica, fotolvatica geotérmica, biomasa….

Volviendo de nuevo a España, ¿cree que las renovables están ya dando o quitando votos aquí?
Sí, pero en poca proporción. Lo que pasa es que si dieran de verdad votos, no tengo claro a quién podría votar, seguramente tendría que hacerlo en blanco… Ahora se apunta al carro de las renovables el PSOE, pero el gobierno de Zapatero fue el que dio la primera puñalada en la espalda a las renovables. Luego llegó el PP y nos enterró boca abajo. Cuando oigo al ministro Nadal decir que el éxito del desarrollo de las renovables se debe a las primas de Zapatero, o ese día no fue a clase o espero que lea mi libro y se entere de por dónde va la misa. 
La "culpa" del éxito de las renovables, desde el año 80 hasta el 2004, es de la política seguida por UCD, el PSOE y el PP. El gobierno del PSOE, en su LOSEN, nos incluye en la producción independiente y quiere desarrollar renovables con un tejido de PYMES para por romper el poder del oligopolio eléctrico. Pero el motivo que les mueve no es proteger el medio ambiente, que entonces estaba poco valorado –se consideraba que era algo de ecologistas y gente de izquierdas–, era un tema marginal de la política, no se tomaba en serio. El PP, en su Ley del año 97, reserva un título de la Ley para el Régimen Especial y fija con este alto rango la retribución a esperar del sistema eléctrico.  La protección del medio ambiente ha venido después. En Gesternova pasa lo mismo. Creo que nuestros clientes no están todos enamorados de la energía verde. Habrá alguno que sí, pero a la mayoría primero tenemos que convencerles por el precio y el servicio y luego se encuentran satisfechos cuando usan (que no consumen, porque las renovables son inagotables) energía de origen renovable.


¿Debería haber en España un Pacto de Estado de la Energía para lograr un sistema más fiable, competitivo y capaz de hacer frente al cambio climático?
Desde luego. Otra cosa es que los políticos sean capaces de alcanzarlo. Con este ministro (Álvaro Nadal) lo veo difícil, por no decir imposible. Cuando su hermano Alberto era secretario de Estado en funciones dijo que teníamos que hacer el Pacto,  pero que ahora no podían ya que estaban en funciones…. ¡Cuando habían tenido mayoría absoluta durante cuatro años! Repito, el Pacto sería posible si no hubiera el ministro que hay. Alvaro Nadal es a mi juicio pernicioso en la política y, además, se cree el más listo de España, es aún peor que Alberto, aunque no a mucha distancia.

¿Cree que podríamos ya y con el gasto energético que tenemos mantenernos únicamente con energías renovables?
Creo que sí, pero esto hay que explicarlo bien. Los que creemos en las renovables cuando decimos un país 100% renovable no estamos diciendo que vayamos a eliminar de golpe cualquier otro tipo de energía, sería demasiado caro garantizar solo con renovables hoy por hoy el suministro. Para garantizar que siempre se generara con renovables, a lo mejor haría falta sobreinstalar  potencia que estarían en desuso mucho tiempo y sobraría energía un montón de horas al año. Sería mucho más caro. Si hay interconexiones será más fácil, pero el sistema necesita cierta energía de respaldo o almacenaje a gran escala. Esto se ve muy bien, por ejemplo, en la isla de La Palma, que tiene unos 40 MW de fueloil y de gas. Si digo que La Palma puede ser renovable al 100%, no digo que esas turbinas se tiren, sino que se queden para utilizarlas solo cuando no haya opción de generar con renovables. Eso es ser en la práctica 100% renovables. Y eso se puede y debe alcanzar, cuanto antes mejor.

Antes ha hablado de lo que más lamenta no haber conseguido cuando presidía APPA, pero no de logros. ¿Algo en especial a destacar?
Yo cogí APPA en quiebra y la dejé (2012) con más de un millón de euros de capital social, perfectamente saneada. La cogí con menos de 200 socios y la dejé con más de quinientos y pico y avanzando todas las tecnologías renovables, en plan de igualdad. Era un APPA "federal", cada tecnología tenía la opción de desarrollarse cuanto pudiera. Deje de  ser presidente porque me parece sano renovar los mandatos y porque si no lo hago así puede que siguiera de presidente… Con todo mi cariño para José Miguel Villarig, decía en tono humorístico que era muy difícil encontrar uno mas torpe que yo. La presidencia de APPA exige mucha dedicación y esfuerzo, sin esperanza ni necesidad de que nadie te lo agradezca, y sin otras compensaciones que la de poder luchar por algo que socialmente crees que es bueno para tus conciudadanos.

Añadir un comentario