entrevistas

Antonio Sá da Costa, Director del Centro Ibérico de Energías Renovables y Eficiencia Energética

“Hay lobbys muy poderosos que aún no están interesados en las renovables&rdquo

0
Un postdoctorado y Máster en Recursos Hídricos por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y más de 30 años de experiencia como consultor abren su currículo. Pero hay más. Es fundador del grupo Enersis, miembro de la dirección de la Asociación Portuguesa de Energía, vicepresidente de la European Renewable Energy Federation, presidente de la Asociación Portuguesa de Energías Renovables y, desde el pasado mes de enero, director del futuro Centro Ibérico de Energías Renovables y Eficiencia Energética (Cieree).

Entrevista publicada en el número 83 de Energías Renovables en papel (noviembre de 2009). Autora: Mª Ángeles Fernández

Su acento delata que es portugués, pero su fluido castellano y el uso de palabras técnicas muestran una cercana relación con España. Asegura que viaja mucho a Badajoz, sobre todo desde que fuera designado por los gobiernos de España y Portugal director del futuro Cieree, centro que ambos países construirán en la capital pacense. Recibe a Energías Renovables en Cáceres, en el soberano edificio de la Cámara de Comercio, donde participa en el curso “La energía en el espacio eurolatinoamericano” organizado por el Centro Extremeño de Estudios y Cooperación con Iberoamérica.

¿En qué estado se encuentra actualmente el desarrollo del Cieree?
Estamos preparando los estatutos de la Fundación que creará el Cieree y estamos haciendo un estudio para definir la estrategia y la organización del centro. Después, prepararemos un plan de acción y un presupuesto. Tenemos que hacer esto de forma que esté listo para 2010 y quizá para que sea firmado el protocolo, o un compromiso, de creación del Cieree en la próxima Cumbre Ibérica, aunque está condicionado por la formación del nuevo gobierno de Portugal y por el hecho de que España presidirá la Unión Europea en el primer semestre de 2010.

Depender de dos países, ¿puede ralentizar el proceso?
Sólo en la fase inicial. Al ser un organismo internacional, requiere la aprobación del Parlamento en España y de la Asamblea en Portugal, y eso es un proceso lento. Ya sabemos lo que pasó con el Instituto de Nanotecnología en Braga y, siguiendo el consejo de la gente que está trabajando allí, no tenemos que esperar a que todo sea aprobado. De este modo, nuestra propuesta es que creemos una fundación que tenga un patronato mitad español, mitad portugués. La fundación se encargará de la creación del Centro y la construcción de sus estructuras. El día que esto esté conseguido y el edificio construido, la fundación se extinguirá y su patrimonio pasará al Centro. Esto posibilita que no sea necesario esperar a todas las autorizaciones, y no se paralice la creación. A mí me gustaría, y así lo hemos indicado en el plan, que el Centro estuviera en completo funcionamiento en la primera mitad de 2012. Pero eso no quiere decir que, como institución, se empiece a trabajar más temprano. Los proyectos que vamos a desarrollar tardan tiempo en montarse, en buscar la financiación y la programación, y quizás a finales de 2010 ó principios de 2011 ya podamos ir creando poco a poco una estructura de personal.

¿Cómo se financiará el centro?
Yo creo que va a tener tres fuentes. Una, la parte inicial, será aportación de los dos gobiernos, aportación que irá bajando con el tiempo y que llegará a ser residual. La otra son los proyectos propios con los que se pueda buscar financiación, por ejemplo, en organismos europeos. Y la tercera fuente serían los proyectos específicos que sean encargados por empresas, gobiernos… Yo creo que cuando tengamos un régimen permanente de funcionamiento, el sistema será autosustentable, con algún soporte por parte de los gobiernos, pero residual, como un 20%. Pero tardaremos unos años en llegar hasta ahí.

¿Le sorprendió su nombramiento?
Por supuesto, me sentí muy halagado. El gobierno portugués tenía que elegir un nombre y el primero que apareció fue el mío. Además, yo no sabía que iba a haber un centro ibérico [la creación del Centro se anunció en enero de 2009, durante la celebración de la XXIV Cumbre Hispano-Portuguesa].

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en renovables?
Llevo en el sector casi 25 años. Pero creo que el que se me haya invitado, más allá del reconocimiento de eso, valora el hecho de que tengo una tradición de no solo hacer cosas sobre el papel, sino de materializarlas. Estoy muy entusiasmado por el apoyo que he tenido de España, especialmente de la Junta de Extremadura y de la Universidad. Ahora hay que pasar de las palabras a los actos, y espero que sea pronto.

¿Cuál es tu objetivo?
El objetivo es construir el centro, dotarlo y ponerlo en marcha. Conseguir que sea un centro vivo, capaz de adaptarse y sobrevivir, abierto a las empresas y al público. Que podamos tornar sencilla la complejidad del sector energético y que la gente lo entienda. Porque los objetivos que se ha impuesto la UE para 2020 son muy ambiciosos y sólo pueden ser alcanzados si el consumidor entiende que su papel es fundamental. Los que trabajamos con energía debemos enseñar lo que es la energía, que la energía no es sólo electricidad, que un plan de eficiencia y utilización racional de energía no es sólo apagar la luz, etc. También queremos dar cobertura a los pequeños grupos que están distribuidos por España y Portugal para que puedan optar a proyectos más ambiciosos. Crear una estructura flexible que pueda sacar partido de la gente que ya está y de la que se pueda agregar.

Hablas de eficiencia y de la necesidad de transmitir eso a la población. La expresión está en la calle, pero, ¿sabe la gente qué significa eso?
Nosotros, los ingenieros de la energía, no conseguimos comunicar con el público, somos demasiado técnicos. Me gustaría tener un grupo de expertos en psicología humana y comunicación que consiguieran entender los conceptos y principios fundamentales de la energía y ponerlos en palabras sencillas. Hay que hacer márketing de la energía. Esto es una convicción personal. De momento no tengo el acuerdo político, pero creo que, junto al Centro, podríamos hacer acciones paralelas, crear cursos de formación para profesores, que son los trabajan con los niños… Hacer una cosa integrada, que ligue a la gente de la energía con la gente de la educación. Me gustaría tener en el campus del Cieree un museo vivo de la energía, que muestre qué pasa con la energía, con las distintas posiciones del sol, cuando abrimos la puerta de un frigorífico… Que la gente lo entienda, que lo vea y que lo pueda medir no solamente con las ecuaciones diferenciales de los elementos; las fórmulas matemáticas están por detrás. Que la gente vea de una forma sencilla los resultados, el impacto que tienen determinadas actuaciones en su factura a final de mes. Esa es mi idea. Si lo haré o no depende de quien manda.

Se ha anunciado que trabajarán concretamente en la investigación de biomasa y vehículos eléctricos.
El sector de las renovables es muy ancho y hay que concentrarse para ser efectivo. Nosotros hemos propuesto tres líneas de trabajo. La primera es la arquitectura bioclimática y edificios de emisión cero; de hecho, el propio edificio del centro tiene que ser una demostración ello. En este campo también tendremos dos líneas: la construcción nueva y una línea de investigación para que las ideas nuevas puedan ser usadas en la recuperación energética de los edificios existentes. La segunda línea de trabajo cubre aspectos que están conectados con el coche eléctrico. No vamos a trabajar en el coche eléctrico porque su desarrollo es problema de la industria del automóvil; pero donde sí hay que trabajar mucho es en la interfase entre el coche eléctrico y la red. Si ahora mismo el coche estuviera listo y tuviéramos seis millones en la Península sería un desastre. Hay que hacer una interfase y eso es un área prioritaria de actuación. Como también lo es el hecho de que tenemos un gran porcentaje de electricidad de origen renovable y eso supone problemas crecientes para la red. Hay que cambiar la forma de gestión, porque la red fue construida para tener grandes centrales y llevar la electricidad desde ahí a los lugares de consumo y ahora hay producción distribuida y, además, va a haber producción en los centros de consumo. Y, por último, está el área específica de las renovables. En eólica no vamos a hacer nada, porque está bastante cubierta. Las áreas que son más importantes para la zona del centro, Extremadura y Alentejo, son la biomasa y la solar.

Greenpeace asegura que España puede ser 100% renovable, ¿es posible eso a medio plazo?
Aún queda mucho. El problema más crítico que existe en este momento es el almacenamiento. La producción de las renovables es previsible, pero no controlable. Hay que almacenar y eso es un problema. De momento sólo estamos almacenando con bombeo en las centrales hidráulicas. Y Portugal y España tienen características muy buenas para eso, pero hay que buscar otra forma. Las termosolares están buscando… hay un montón de cosas pero ninguna se ha materializado y tenemos que resolver ese problema. Creo que será muy difícil que antes de 2030 haya comunidades con una dimensión apreciable que sean 100% renovables en electricidad. Aunque es difícil hacer previsiones cuando los cambios técnicos son tan rápidos.

¿Cómo está el debate energético en Portugal?
Hace cuatro años los resúmenes semanales de noticias sobre renovables aparecidas en los periódicos tenían entre cinco y diez noticias. Hoy hay treinta… al día.

La energía pesa cada día más en las agendas internacionales. ¿Es esa una buena noticia?
Claro, pero hay que pasar de la preocupación a la acción. Se están dando pasos. No podemos olvidar que hay lobbys muy poderosos que aún no están interesados. Uno de los lobbys poderosos que tenemos es la industria del automóvil, que hizo mucha resistencia contra el coche eléctrico. Pero ahora ya entendió que es el futuro y se está convirtiendo pronto. Por otro lado, el petróleo es muy importante y lo estamos quemando de forma ineficiente en nuestros coches. No tenemos un sustituto del petróleo para la industria petroquímica, para la industria de la medicina, y eso hay que salvaguardarlo y no quemarlo por quemarlo…

Extremadura está trabajando mucho en energías renovables, pero también tiene previsto construir una refinería de petróleo, ¿hasta qué punto es eso incrongruente?
No conozco el tema en detalle para pronunciarme, pero me parece un poco raro. En todo caso, ese tipo de cosas ocurre en muchos sitios. Están pensando en ahorrar 300 millones de toneladas de CO2 en Europa con las energías renovables, pero, por otro lado, hay proyectos de construcción de 69.000 megavatios de nuevas centrales de carbón con una emisión de 350 millones de toneladas. Estamos ahorrando de un lado y gastando del otro.

Acaba de llegar a la sala Heinrich Rohrer, premio Nobel de Física, que también participa en el curso, y con quien tiene una reunión Da Costa. Acaba la entrevista, en Badajoz, que quiere tener un centro, en 2012.

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).