biomasa

Eficiencia de la poda a la quema en el aprovechamiento energético de residuos agrícolas

0
Los restos de podas agrícolas siguen siendo noticia en el ámbito de su utilización como fuente de energía. En la última edición de Expoliva se debatió en torno a su destino energético y como nutriente natural de suelos. Ahora, el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) de Aragón presenta el proyecto europeo Europruning, destinado a lograr un aprovechamiento energético eficiente de diferentes tipos de podas agrícolas, para lo que se desarrollará nueva maquinaria de campo y una herramienta inteligente de optimización y monitorización logística.
Eficiencia de la poda a la quema en el aprovechamiento energético de residuos agrícolas

En el Circe, centro coordinador del Europruning, aseguran que este proyecto es pionero a nivel mundial y “pretende crear una cadena logística que contemple las fases de poda, transporte, almacenamiento y generación a partir de los restos de frutales, viñedos y olivos”. Señalan que tal cadena es prácticamente inexistente en estos momentos para este tipo de residuos agrícolas y “permitirá generar electricidad y calor a partir de un elemento que, en la actualidad, apenas cuenta con uso o incluso se quema libremente”.

Además del Circe, en la iniciativa participan dieciséis empresas, centros de investigación y cooperativas agrícolas de Alemania, Bélgica, España, Francia, Italia, Polonia y Suecia. Entre ellos destacan otros tres socios aragoneses: Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón y las empresas Mitrafor y Gruyser. Europruning cuenta con un presupuesto total de 4,6 millones de euros, de los que 3,4 millones están financiados por la Comisión Europea a través del Séptimo Programa Marco.

Entre los objetivos concretos englobados en el general de lograr una cadena logística más eficiente, el Circe destaca el desarrollo de nueva maquinaria agrícola para facilitar el proceso de poda y una herramienta inteligente de optimización y monitorización logística. “Esta herramienta ayudará a los usuarios finales a elegir el producto más óptimo, de acuerdo a varios condicionantes, como la ubicación, la cantidad y la calidad de la biomasa almacenada”, resaltan en el centro de investigación ubicado en Zaragoza.

Una de las plantas piloto del proyecto se instalará en Zaragoza
Además de las labores de coordinación, este centro aragonés participará en el diseño de las especificaciones de la cadena logística, la metodología y maquinaria de poda y las instalaciones de almacenamiento, y supervisará y coordinará la operación de los demostradores piloto. Para validar dicha cadena se construirán tres plantas piloto a escala real en Zaragoza, Potsdam (Alemania) y Burdeos (Francia). Desde el Circe añaden que estas localizaciones han sido seleccionadas “por su gran potencial de recurso de biomasa y por representar diferentes zonas climáticas, con el fin de aumentar la reproducibilidad de los resultados del proyecto”.

La pasada semana comenzaron las primeras reuniones del proyecto en la sede del Circe, en las que participaron treinta miembros dentro de los primeros pasos de los trabajos de investigación y primeras visitas a instalaciones agrícolas en Alcorisa, Calatayud y La Almunia. “Los resultados derivados del proyecto aportarán beneficios económicos y sociales al medio rural, involucrando a agricultores, transportistas, plantas de generación etc., y contribuyendo así a la generación de puestos de trabajo, a la estabilización de la población rural y a la diversificación de su economía”, concluyen desde el Circe.

Añadir un comentario