antonio de lara cruz

No perder el rumbo: aprovechar las nucleares y después hibernarlas

6

La energía nuclear nació con muy mal pie. Su estreno mundial fueron las bombas de Hiroshima y Nagasaki que mataron a un cuarto de millón de personas. Para cambiar su imagen se lanzó el programa Átomos para la Paz enfatizando sus usos pacíficos. Esto y su boom en los años sesenta y setenta trajo como reacción una gran oposición. Su ideologización y politización estaban servidas.

Los sucesos de Three Mile Island (Estados Unidos), Chernóbil (Ucrania) y problemas como el riesgo de proliferación nuclear, los residuos radiactivos, la incertidumbre en plazos y costes de construcción de tan alta inversión, el reprocesamiento del combustible, etc, parecía que habían cerrado el interés por esta energía. Más aún tras el accidente de Fukushima (Japón), sucedido en el país paradigma de respeto a los procedimientos.

El calentamiento global y su baja huella de carbono han animado nuevos desarrollos para obviar los problemas apuntados. La tendencia actual va hacia pequeñas unidades modulares (SMR) con seguridad pasiva. Esto permite: bajar la inversión, facilitar el licenciamiento, abaratar y acortar la construcción.

Algunas iniciativas tratan de evitar la proliferación nuclear con reactores especiales, como el TWR de la empresa de Bill Gates, que usará uranio enriquecido solo al iniciar la primera de una cadena de plantas. El resto de combustible será uranio agotado o sin enriquecer. Aspiran a que opere siglos sin parar, sin reprocesar combustible y con la quinta parte de residuos radiactivos.

Con la nuclear tratando de abrirse sitio en la transición energética, con Macron apostando por ella, Alemania cerrando nucleares pero inaugurando un gran gaseoducto directo desde Rusia, y en plena crisis de precios energéticos, la Comisión emite un informe que señala al gas natural y a la nuclear como medios para facilitar la transición. Podían haberlo dicho al principio cuando se aprobó la descarbonización, pues esto parece la procesión de la Virgen del Rocío, que según dicen, va para donde la virgen quiere, pero con los almonteños empujando a uno y otro lado.

En España operan siete grupos nucleares que suman 7.117 MWe y producen más del 20% de la demanda nacional. El PNIEC prevé su cierre a los 45 años de vida. Así, en 2030 la potencia quedará en 3.181 MWe y en 2035 todas cerradas. Se dará la paradoja de que confiaremos solo al clima nuestro suministro energético, precisamente en pleno cambio climático. Todo ello pese a que para entonces se pronostican grandes sequías y el viento se podría ralentizar. No entro en complejos modelos de clima, pero el progresivo deshielo de los polos va a suponer una mengua de los focos fríos terrestres y, por tanto, del gradiente térmico que impulsa al viento de manera global.

Dado que la energía es un elemento básico para la supervivencia humana, parece obligado disponer de reservas para sortear posibles episodios de carencia futuros. La manera más eficaz de almacenar energía, con diferencia, es en el combustible nuclear. Entiendo, por tanto, que sería bueno y prudente tener disponibilidad de ella en emergencias.

Por ello propongo: alargar la vida a los 60 años a los grupos nucleares en operación; no fijar fechas de parada, sino hacerlo conforme el sistema eléctrico lo vaya permitiendo por adición de renovables; después, dejarlos en hibernación transferidos a un organismo oficial. Verbigracia la UME.

Los beneficios que espero son:
• Asegurar el suministro eléctrico antes y después de la Transición
• Ahorrar en desmantelar y conservar los residuos. (Coste estimado 15.000 M€)
• Abaratar la factura eléctrica al sacar antes las energías fósiles del balance
• Llegar antes para atraer industrias que busquen competitividad reduciendo su huella de carbono. Como las de producción de aceros, silicio, aluminio…
• Liderar la producción de H2 verde, desalación…

España tiene una gran oportunidad con las renovables. Lo racional ahora es usar el sentido práctico y estrujar lo que ya tenemos. No perdamos el rumbo.

Añadir un comentario
Ángel Ganivet
Un reto. Interesaría ampliar este tipo de artículo con la visión del gas y carbón como respaldo, también las expectativas de la eólica, fotovoltaica, hidráulica, almacenamiento, ect, para tener una visión global de la diferentes realidades. Actualmente tengo unas dudas profundas sobre el futuro de la eólica, ritmo de instalación, mantenimiento y reposición de los aerogeneradores más antiguos. La certeza que la eólica marina ayudará notablemente, sólo hay que cuidar que no se dispare el precio.
LSL
Las tropas pronucleares llegan al momento decisivo bien preparadas
Antonio
Volver a la fisión quise decir
Antonio
Yo también digo como la ministra parar las nucleares " cuanto antes" pero como supongo que piensa Ribera no a cualquier precio como muy bien piensas Miguel. Creo que a estas hay que llevarlas a la obsolescencia mediante las renovables. Con la perspectiva de la fusión volver a la fusión es a mi entender retrógrado es decir mirar hacia atrás. Pero prescindir de ellas y del gas no va a ser un camino de rosas. Que sea un nuevo acicate parar las nucleares "cuanto antes "
Miguel
En España, en días fríos de invierno se puede llegar a consumir gas con una potencia de hasta 90GW, amén del gasóleo y gasolina que se está consumiendo al mismo tiempo. Sustituir toda esa energía por renovables no será nada fácil no barato y en el mejor de los casos, llevará muchos años. ¿Qué sentido cerrar lo antes posible las centrales nucleares como ha anunciado la ministra Ribera?. Eso conllevaría a un mayor consumo y dependencia del gas tras su cierre. De hecho, en el PNIEC, desde que se comiencen a cerrar las nucleares hasta su cierre total, que son varios años, apenas se reducen las emisiones de CO2 por quema de combustibles, a pesar de que se va a instalar mucha energía renovable al mismo tiempo.
¿Tiene sentido sustituir la nuclear antes de sustituir el consumo de combustibles? Esta pregunta cobra más sentido, sobretodo porque día sí y día también dicen que hay que reducir las emisiones como algo prioritario para frenar el cambio climático. Ministra más prioritario cerrar nuclear que dejar de consumir gas.
Sol Mediterráneo
Excelente reflexión. El despliegue de renovables para sustituir toda la energía primaria, será duro pero imparable y tendrá nuestra prioridad. Prologar la vida útil de todas las centrales nucleares de España hasta 2.035 nos dará margen de actuación y hay que considerarla como útil, asumiendo todos los efectos secundarios. Dejar solamente el gas y el petróleo (que también tienen graves efectos secundarios) como fuentes de respaldo durante más de 30 años, es una imprudencia grave (quemar las naves). Todos los actores de energías renovables, tenemos que definirnos si nos acompaña la nuclear (sólo por interés).
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).