panorama

Los ecologistas echan en falta no obstante una mayor ambición en los objetivos 2030

WWF celebra la aprobación de la Ley de Cambio Climático

0
La oenegé del oso panda ha difundido hace unos minutos un comunicado con el que "celebra que la Comisión de Transición Ecológica haya cerrado hoy el trabajo de la ponencia y haya aprobado un texto con un importante respaldo para que la ley prosiga su tramitación en el Senado". Según WWF, este es "un nuevo e importante paso que nos acerca más a la aprobación definitiva de una ley histórica y largamente demandada por nuestra sociedad y que resulta fundamental para impulsar la imprescindible descarbonización de la economía española y para cumplir los Acuerdo de París". 
WWF celebra la aprobación de la Ley de Cambio Climático

La organización considera que esta Ley de Cambio Climático y Transición Energética llega "en un momento clave, ya que permitirá orientar la recuperación económica y los flujos de inversión que van a llegar con los fondos Next Generation EU". En ese sentido, los ecologistas destacan como "especialmente importante" que la Ley cuente con una mayoría parlamentaria que garantice su aprobación a lo largo de todo el proceso (al texto aún le falta el trámite de pasar por el Senado, pero en la Comisión del Congreso ha recibido los votos a favor de PSOE, Unidas Podemos, Esquerra Republicana de Catalunya, Ciudadanos, Partido Nacionalista Vasco, EH Bildu y Teruel Existe, por lo que no debe tener problema para salir adelante también en la Cámara Alta). En su comunicado, WWF lamenta en todo caso que, "pese a la urgencia de hacer frente a la emergencia climática, todavía algunos políticos se sigan oponiendo a la aprobación de una norma tan importante o incluso sigan negando su necesidad" (Vox, que cuenta en el Congreso con más de 50 diputados, ha votado en contra de la aprobación de esta ley).

Aspectos positivos
WWF destaca, "entre los aspectos positivos de la ley", tres concretamente: (1) la prohibición de que se puedan conceder autorizaciones para nuevas explotaciones de hidrocarburos o para la peligrosa minería de uranio; (2) los avances en aspectos relacionados con las finanzas climáticas, como la obligación de que el sector financiero y las empresas presenten un informe anual en el que se haga una evaluación de los riesgos asociados al cambio climático, o que las entidades de crédito deban publicar objetivos específicos de descarbonización de su cartera de préstamo e inversión alineados con el Acuerdo de París; y (3) que se haya incluido la elaboración de un informe sobre el grado de alineamiento con las metas climáticas del Acuerdo de París y de la normativa de la Unión Europea basado en escenarios futuros por parte del Banco de España, la CNMV y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que tendrán que presentar al Parlamento cada dos años.

Más allá de esas tres primeras referencias positivas, la organización conservacionista considera "también destacable" que la Ley contemple medidas de contratación pública, como la inclusión de prescripciones técnicas de criterios de reducción de emisiones y de huella de carbono en los pliegos de contratación, "y que en la tramitación parlamentaria se haya incluido aspectos relacionados con la alimentación, como que se primen los productos frescos, de temporada y con un ciclo corto de distribución". WWF también subraya en su comunidado "la importancia de que la nueva ley recoja la inclusión de la Transición justa y de sus correspondientes Convenios, el establecimiento de zonas de bajas emisiones en los municipios de más de 50.000 habitantes no más tarde de 2023, o las mejoras en el articulado sobre Rehabilitación energética de edificios y empleo que se han incluido durante la ponencia".

Alerta contra el "descontrol" de proyectos de energías renovables
Por otra parte, WWF celebra que "en el último momento se haya incluido una enmienda para incluir un mecanismo claro que permitirá que el desarrollo de las energías renovables no impacte negativamente en la biodiversidad a través de un mapa de zonas de exclusión". En ese sentdo, el discurso de WWF es contundente. La oenegé del oso panda considera "imprescindible y urgente" establecer de forma reglamentaria una adecuada planificación territorial que evite "la actual proliferación y descontrol de proyectos de energías renovables en zonas de alto valor ecológico y paisajístico o superficies agrícolas y ganaderas de alto valor natural (ciertas áreas de secano, olivares centenarios y algunos montes comunales, principalmente) suponga un riesgo para la biodiversidad y acelere el despoblamiento rural".

WWF España
«También valoramos la inclusión de la obligación de que antes antes de 2050 y en todo caso, en el más corto plazo posible, España deba alcanzar la neutralidad climática, algo que organizaciones ecologistas como WWF reclamamos que se produzca en 2040»

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España: “hemos trabajado durante muchos años para contar con una ley exigente y ambiciosa para plantar cara al cambio climático y transformar nuestra economía porque no hay un segundo más que perder. Creemos que esta Ley supone un avance importante y marca un ruta clara para los inversores y toda la sociedad hacia una economía descarbonizada, pero creemos que aún deben plantearse objetivos más ambiciosos y para garantizar que podamos cumplir con los objetivos internacionales, algo que esperamos que pueda lograrse en el Senado”

Lo que hay que mejorar
En el debe, WWF destaca la esasa ambición de los objetivos de reducción de emisiones y energéticos, "que, si bien han sido ligeramente incrementados en la ponencia y aunque en el último momento se ha incluido una revisión en 2023 que necesariamente debe ser al alza, están todavía muy lejos de las recomendaciones de la ciencia y no van a permitir cumplir con los acuerdos de París en el corto plazo". La propia Ley reconoce en su exposición de motivos -destaca WWF en ese sentido- que siguen siendo necesarias más medidas para que las emisiones globales de gases de efecto invernadero se reduzcan en un 7,6% cada año, tal y como recomienda el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUD).

WWF también recalca su "preocupación" por la modificación realizada en la tramitación parlamentaria referida a combustibles alternativos sostenibles en el transporte aéreo, y que se extrapola a todo tipo de transporte, incluido el transporte terrestre. ¿Alternativa de la asociación conservacionista? WWF reclama "que se priorice la electrificación y se limite el uso de combustibles alternativos a aquellos medios como el aéreo que no puedan ser electrificados". Además, la oenegé alerta de que el uso de combustibles alternativos en el transporte en general "puede suponer una vía para seguir manteniendo el gas natural en el transporte, un combustible fósil que no puede ser considerado vector de la transición energética".

Ni rastro del impuesto al diésel
WWF también considera que la no modificación en la tramitación parlamentaria del artículo 9 sobre ayudas a productos energéticos de origen fósil "podría abrir la puerta a posibles beneficios fiscales a estos productos energéticos".

Artículos relacionados
PSOE y Podemos quieren reducir las emisiones de CO2 un 38,5% de aquí a 2030

Añadir un comentario