panorama

Sobre el informe relativo a la propuesta de orden

La filosofía RE del Ejecutivo Rajoy

1
El gobierno sigue erre que erre. A saber: mientras por una parte REscata bancos y autopistas, por la otra REcorta en todos los presupuestos públicos... y en algunos privados. Porque su propuesta de "rentabilidad razonable" para las energías renovables (ese 7,5% que ha establecido por decreto) va a traducirse en un recorte de 1.700 millones de euros en este año 2014 para el sector, o sea, para la iniciativa privada.
La filosofía RE del Ejecutivo Rajoy

Lo dice (1.700 millones de euros) la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que ayer publicó un informe sobre esa propuesta, la de la rentabilidad razonable. El documento de la Comisión le pone precio por una parte al recorte... y discute explícitamente por otra las oscuras maneras del gobierno. Porque la CNMC -dice en su informe- "echa en falta en la Memoria que acompaña a la Propuesta de Orden la metodología empleada para estimar los precios medios de mercado durante el primer semiperíodo regulatorio (2014-2016)". O sea, que el Ejecutivo Rajoy -tan liberal él- recorta por decreto el horizonte de la iniciativa privada -ninguna instalación de energías renovables obtendrá una rentabilidad superior al 7,5% en ese trienio (como si estuviéramos en la economía dirigida de la Unión Soviética y sus planes quinquenales)-; acto seguido, se olvida de todo atisbo de transparencia y no revela la metodología que ha empleado para obtener sus números (como el Soviet Supremo de antes de la glasnost, aquella que era incapaz de revelar siquiera accidentes nucleares); y, por fin, y con arreglo al oscuro método, hace sus cuentas. ¿Conclusión? 1.700 millones de euros (M€).

El calendario de un informe
Pero, empecemos por el principio: el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (Minetur) presentó un "oficio" en el registro general de la CNMC el pasado 31 de enero. En ese "oficio", el ministerio le pedía a la CNMC que elaborase un "informe sobre la Propuesta de Orden por la que se aprueban los parámetros retributivos de las instalaciones tipo aplicables a determinadas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos" (esa propuesta también establece la "metodología de actualización de la retribución a la operación"). El "oficio" en cuestión solicitaba asimismo "dar trámite de audiencia a los interesados". La CNMC recibe la susodicha propuesta el tres de febrero y abre un plazo de veinte días hábiles para recibir alegaciones. ¿Resultado? Pues, según la CNMC, más de 600 alegaciones "procedentes de distintas administraciones y entes públicos locales y autonómicos, asociaciones sectoriales, un elevado número de muy diversas empresas de los sectores energético, industrial y agroganadero, así como centenares de particulares".

Y, después de veinte días, a estudiar
La Propuesta de orden (de los parámetros retributivos y de la metodología de actualización de las retribuciones) caracteriza aproximadamente 1.300 "instalaciones tipo" y fija "para cada una de ellas" los parámetros retributivos que se les aplicará durante tres años, al cabo de los cuales serán revisados. Con carácter general -explica la CNMC-, se distinguen "tantas categorías como circunstancias normativas históricas y años hayan transcurrido". Así las cosas, esta clasificación conlleva -dice el informe de la CNMC- "que las distintas instalaciones se vean afectadas de forma dispar en función de su grado de adaptación al nuevo estándar que se ha definido". El caso es que, según el informe publicado ayer, "la CNMC estima que [en total] la aplicación de los nuevos parámetros retributivos situaría la retribución regulada percibida por el conjunto de instalaciones en aproximadamente 1.700 M€ menos que con la regulación anterior durante 2014, siempre que se cumplan las hipótesis incluidas en la propia Propuesta. Esta retribución -concluye la Comisión- sería comparable a la percibida en el ejercicio 2011".

El viejo régimen especial
En el año 2011, todas las instalaciones registradas en el régimen especial percibieron, según la Comisión Nacional de Energía, 6.856 millones de euros. Ese año, y según el Informe del Sector Eléctrico de Red Eléctrica de España, había en el país 36.367 megavatios inscritos en el régimen especial (solares, eólicos, de cogeneración, de biomasa, etcétera). Pues bien, todas las instalaciones registradas en el que fuera el régimen especial deberán percibir ahora, según esta propuesta de orden, una cantidad "comparable a la percibida en el ejercicio 2011" (esos 6.856 M€). ¿En qué se diferencia el hoy del entonces? Pues en que, a 31 de diciembre de 2013, había registradas en el régimen especial instalaciones por valor de 39.646 megavatios, es decir, casi un 10% más de potencia renovable que hace tres años. O sea, que, en 2014, el parque eléctrico renovable nacional (más cogeneración y residuos), cuya potencia es casi un 10% mayor a la registrada en 2011, percibirá una cantidad "comparable" a la percibida entonces. Eso sí, "el impacto varía acusadamente entre tecnologías y entre Instalaciones Tipo, en función de la estandarización realizada y del volumen de ingresos regulados ya percibidos".

Comparaciones
El informe de la CNMC ofrece una evaluación del impacto económico global para las distintas tecnologías y tipologías, contrastando la retribución que cabría esperar con la regulación previa y con la ahora propuesta, así como del número y la proporción de instalaciones dentro de cada tecnología que perderían toda o parte de la retribución regulada (habrá que ir viendo qué opinan las distintas patronales del sector sobre cada uno de los números concretos). El informe también ha comparado, para determinadas Instalaciones Tipo (identificadas como más representativas entre las que retienen alguna retribución), la retribución total definida según el nuevo marco regulatorio con la que cabría esperar con el sistema retributivo anterior.

El carácter general de la Comisión
Con carácter general -asegura la CNMC-, se observa que los datos de ratios de inversión (en euros por megavatio instalado) empleados en su día por la CNE en la estimación de las tarifas y primas, aun cuando no eran en algunos casos estadísticamente significativos, se situaban, salvo excepciones, próximos o inferiores a los ahora propuestos. Por lo tanto -considera la Comisión-, "la reducción de la retribución no es atribuible con carácter general a la aplicación de ratios de inversión bajos, sino al establecimiento de una tasa de rentabilidad menor a la implícita en las primas y tarifas vigentes en el marco retributivo anterior al Real Decreto-ley 9/2013".

Lo que echa en falta la Comisión
La CNMC echa en falta en la Memoria que acompaña a la Propuesta de Orden aspectos tales como los motivos por los que la vida útil regulatoria de las instalaciones de determinadas tecnologías ha sido extendida; la definición de los criterios empleados para conceder a determinadas instalaciones una retribución a la operación extendida más allá de dicha vida útil regulatoria; o la metodología empleada para estimar los precios medios de mercado durante el primer semiperíodo regulatorio (2014-2016). Se identifican, asimismo, aspectos que resultan llamativos, como el incremento en la retribución de determinadas instalaciones en un contexto de ajuste; o casos singulares en los que la correlación de los parámetros retributivos dentro de una determinada Instalación Tipo o comparando instalaciones tipo entre sí, no coincide con la esperable.

Añadir un comentario
Marian Fartadi
¿Han intentado imaginarse alguna vez cuantos españoles hubieran quedado libres de deudas de hipotecas y en propiedad de sus casas, si no se hubieran rescatados a los bancos en banca rota ? Una economía sana debe contar con buenos bancos y un buen sistema financiero. En un mundo donde el trabajo esta hecho para las tecnologías, el reparto del bienestar es el reparto de vida y de salud. Tu libertad empieza donde empieza mi libertad.