panorama

Además, en 2017 crecieron un 12% las emisiones de gases de efecto invernadero

La dependencia energética de Andalucía supera la tasa del 81%

0
La región más meridional de la península ibérica (y la más poblada) importa más del 81% de la energía que necesita. Más aún: el autoabastecimiento energético se redujo (o sea, empeoró) en 0,6 puntos porcentuales en 2017. Así, Andalucía se gastó miles de millones de euros en importar carbón, gas, petróleo y, también -desde Marruecos-, electricidad. Y es que, en 2017, por sexto año consecutivo, en la más soleada de las autonomías ibéricas, las importaciones de electricidad superaron a las exportaciones. Esos son algunos de los números que acaba de hacer públicos -en el documento Datos Energéticos de Andalucía 2017- la Agencia Andaluza de la Energía.
La dependencia energética de Andalucía supera la tasa del 81%

La Agencia Andaluza de la Energía acaba de publicar Datos Energéticos de Andalucía 2017, documento-balance en el que expone "la realidad energética andaluza y la evolución de sus principales indicadores". La Agencia destaca que las energías renovables han representado, en la estructura energética andaluza 2017, el 18,4% del consumo de energía primaria (energía que no ha sido sometida a ningún proceso de conversión). Así, la tasa de dependencia energética del exterior se ha situado en el 81,6% (en el año 2000 era del 90% y en 2006 del 94%). El informe sostiene que Andalucía ha incrementado su consumo de energía primaria un 6,2% y el de energía final un 5,5% (siempre con respecto al año anterior, 2016), y añade que, de la mano de ese incremento del consumo de energía (Andalucía ha consumido más renovables, pero también más gas, carbón y petróleo) ha llegado el crecimiento de las emisiones de CO2 asociadas a los combustibles fósiles: +12% con respecto a las emisiones registradas en 2016.

Consumo de energía primaria y final por fuentes
El indicador relativo al grado de autoabastecimiento energético en Andalucía se reduce en 0,6 puntos porcentuales, debido al elevado incremento del consumo de energía primaria en 2017. El 18,4% de todo el consumo primario de Andalucía se ha cubierto con recursos propios, procedentes casi en su totalidad (el 99,8%) de fuentes renovables.

El consumo primario de petróleo y derivados en Andalucía aumenta seis puntos (un 6,0%; 483,4 kteps). A nivel nacional el incremento anual del consumo de esta fuente de energía es inferior, un 2,7% (1.468 kteps). El petróleo sigue siendo la fuente que más aporta a la matriz de consumo.

Consumo de energía primaria por fuentes en 2017
El consumo de energía primaria aumentó en Andalucía un 6,2% (1.134,6 ktep) en 2017, situándose en 19.412,1 kteps, destacando -explica el informe- el crecimiento de la demanda de productos petrolíferos en transporte, y de carbón para generar energía eléctrica.

El gas natural, como segunda fuente de energía de mayor demanda, aporta el 23,1% a la estructura de consumo en Andalucía. Por tercer año consecutivo crece su consumo tras el descenso continuado de la demanda de esta fuente de energía en el periodo 2008-2014. En 2017 registra un aumento anual del 9,0% respecto a 2016 en la comunidad autónoma y del 9,5% en España.

Las energías renovables continúan siendo la tercera fuente de consumo en Andalucía con un aumento del 3,2% respecto al año anterior, representando en la estructura energética andaluza el 18,4% del consumo de energía primaria.

Evolución del grado de autoabastecimiento energético
El crecimiento de la producción de todas las tecnologías renovables, salvo la hidráulica (año de menos lluvias), ha supuesto un incremento de la producción para consumo interior en 2017 del 3,1% (107,4 kteps) si bien, debido al mayor incremento del consumo total de energía el grado de autoabastecimiento energético (porcentaje de consumo que se cubre con energía autóctona) se reduce, situándose en el 18,4%. La biomasa, incluidos biocarburantes, junto con la termosolar, aportaron el 75,0% (1.354,9 kteps y 1.326,2 kteps respectivamente) de dicha producción total.

El consumo de energía primaria per cápita aumenta un 6,1%, cifrándose en 2,3 tep/habitante. El índice de consumo per cápita referido a energía final aumenta un 5,3% y se sitúa en 1,6 tep/habitante. La intensidad energética primaria aumenta un 3,1% respecto al año anterior. La intensidad energética final también aumenta (un 2,4%) respecto al año anterior. La intensidad energética es la relación entre el consumo de energía y el producto interior bruto (PIB) y representa la cantidad de energía consumida en la obtención de una unidad de PIB. Las cifras del PIB son las publicadas por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía en septiembre de 2018, en la Contabilidad Regional Anual de Andalucía.

Análisis sectorial
La distribución por sectores muestra que el consumo de energía del transporte crece en 2017 un 8,4% (385,7 kteps) y se sitúa en 4.986 kteps, lo que representa el 38,4% de consumo total en Andalucía. Los derivados del petróleo siguen siendo los combustibles más usados, destacando el crecimiento de los biocarburantes un 18,9% (34,3 kteps), seguidos del gas natural (8,9% y 0,5 kteps) y la energía eléctrica (8,5% y 1,5 kteps).

El sector industrial incrementa su consumo de energía en un 2,9% (107 kilotoneladas equivalentes de petróleo más que en 2016), englobando el 29,6% de toda la energía final de la región, 3.843 kteps. Crece el consumo de productos de petróleo un 4,6% (57,4 kteps), de energía eléctrica un 4,9% (31,7 kteps) y de gas natural un 2% (29,7 kteps). El consumo de energía renovable desciende un 3,1% (11,9 kteps).

El consumo del conjunto de los sectores residencial, servicios y primario crece en los tres ámbitos y representa el 32% del consumo final regional.

Artículos relacionados
El sector andaluz de las renovables reclama por enésima vez el Eje Caparacena-Baza-La Ribina

Añadir un comentario