panorama

Holaluz y Feníe, las eléctricas más caras

1
La asociación de consumidores Facua acaba de publicar los resultados de un estudio que ha realizado entre los días 10 y 12 de febrero sobre 10 facturas de la luz (de diez comercializadoras distintas). Pues bien, según Facua, los recibos de Holaluz y Feníe son los más caros de entre todos los evaluados. La diferencia que hay entre la comercializadora más cara, Holaluz, y el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, que es la tarifa semirregulada del Gobierno, es del 51%. O sea, que Holaluz es un 51% más cara que el PVPC; Feníe, un 39,2%. [Imagen: Facua].
Holaluz y Feníe, las eléctricas más caras

La asociación Facua - Consumidores en Acción ha utilizado en su análisis un perfil concreto de usuario medio: consumo de 366 kilovatios hora mensuales; potencia contratada: 4,4 kilovatios. Ha elegido ese perfil concretamente en función del resultado del análisis de varias decenas de miles de facturas de viviendas habitadas. A continuación, ha seleccionado diez comercializadoras de entre los varios centenares de ellas que operan en el mercado. Las seleccionadas han sido estas: Bulb, CHC Energía, Endesa, Feníe, Holaluz, Iberdrola, Lucera, Naturgy, Repsol y Som Energía. Las tarifas que ha analizado de todas ellas han sido las tarifas sin discriminación horaria y precio estable por cada kilovatio de potencia contratada y kilovatio hora de energía consumida. Y, por fin, ha comparado los precios de todas ellas y el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, que es la tarifa semirregulada del Gobierno.

¿Resultado?
Las tarifas del mercado libre son actualmente hasta un 51% más caras que el semirregulado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). La asociación se muestra además muy crítica con las comercializadoras, que asegura han aprovechado "la importante subida del PVPC que se produjo en enero para hacer creer a los usuarios que sus precios estables durante todo el año les harían ahorrar". Y no. Todo lo contrario: según el estudio de Facua, realizado entre los días 10 y 12 de febrero, las ofertas de las 10 comercializadoras analizadas se traducen, todas y cada una de ellas "en facturas más caras que las de los usuarios con PVPC". Además -añaden desde la asociación de consumidores-, el PVPC ha experimentado una importante bajada en las últimas semanas, lo que ha aumentado las diferencias al alza existentes en el mercado libre.

Facua Febrero 2021

Hasta 22 euros de diferencia en una factura
Por décimo mes consecutivo -señala Facua-, Holaluz ocupa el primer puesto de la clasificación, de manera que un usuario medio paga con ella 87,10 euros mensuales, 22 euros más de lo que abonaría con el PVPC medio de los últimos 20 días (65,04). Según el estudio, cada kilovatio hora que Holaluz le vende a sus clientes cuesta 18,95 céntimos (impuestos indirectos incluidos), frente a los 12,52 céntimos en los que se ha situado de media el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor entre el 23 de enero y el 12 de febrero". Tras Holaluz, las compañías con las ofertas sin discriminación horaria y precio estable más caras son Feníe y CHC Energía, que cobran 17,43 y 17,33 céntimos por kilovatio hora, respectivamente. Facua destaca que ni siquiera la comercializadora de mercado libre con el precio de la energía menos elevado, Naturgy, lo tiene por debajo del PVPC del periodo analizado.

Facua especifica
Las tarifas se indican redondeadas a dos decimales, con el IVA y el impuesto especial sobre la electricidad incluidos. Estos suponen un incremento del 27,19% sobre las tarifas antes de impuestos indirectos. El recibo se calcula para un usuario medio, que según los cálculos de Facua tiene una potencia contratada de 4,4 kW y consume 366 kWh al mes.

Las tarifas sin discriminación horaria y precio estable por cada kilovatio de potencia contratada (kW) y kilovatio hora de energía consumida (kWh) que han sido analizadas son la única ofertada por Bulb y las denominadas Endesa One, Naturgy Tarifa EcoEasy Luz, Iberdrola Plan Estable, Holaluz Pago Clásico, Repsol Tarifa Online, Som Energía Tarifa 2.0 Sin Discriminación Horaria, Lucera Tarifa 2.0A Precio Fijo, CHC Energía Oferta Confianza Base Hogar y Feníe Energía Megavatio 2.0.

(1) La tarifa semirregulada PVPC se contrata con cualquiera de las denominadas comercializadoras de referencia, que pertenecen a grupos empresariales que también poseen comercializadoras de mercado libre. En la tabla se indican los datos relativos al PVPC medio de los últimos 20 días (23 de enero-12 de febrero de 2021).

(2) Bulb no mantiene su precio del kWh un año completo y se compromete a avisar con 60 días de antelación cualquier variación en el mismo.

(3) Lucera cobra aparte una cuota mensual de 5,93 euros.

(4) Som Energía cobra aparte 0,38157 euros al mes (en un mes de 30 días) en concepto de financiación del bono social.

Facua también ha estudiado el precio que cada comercializadora le pone a la potencia
"También es importante -advierte la asociación- tener en cuenta las tarifas por cada kilovatio de potencia contratada que aplican las compañías". Frente a los 4,36 euros/kW/mes que cuesta la potencia en la tarifa semirregulada PVPC, las diez comercializadoras llegan a cobrar hasta un 9,3% más por cada kilovatio. De entre las diez compañías analizadas, las más caras son Iberdrola y Naturgy, que cobran 4,77. Lucera además cobra una cuota mensual de 5,93 euros.

A la vista de los resultados de su análisis, Facua - Consumidores en Acción aconseja "huir del mercado libre eléctrico" y recuerda a los usuarios que se pasaron al mercado libre que "para volver a tener la tarifa semirregulada PVPC sólo tienen que contactar con cualquiera de las ocho denominadas comercializadoras de referencia".

Las comercializadoras analizadas
Cinco de las comercializadoras llevan la vitola de grandes multinacionales: la petrolera Repsol, Naturgy (antes denominada Gas Natural Fenosa), Endesa, Iberdrola y CHC Energía (Grupo EDP). Tres de las entidades analizadas se definen como comercializadoras independientes: Feníe Energía, Holaluz y Lucera. Bulb es una pequeña comercializadora británica recién aterrizada en España. Y la última de las protagonistas del estudio, Som Energia, es una cooperativa. En resumen, ocho empresas (cinco grandes, más Bulb, Lucera y Holaluz) y dos entidades algo atípicas: Som Energia y Feníe.

La comercializadora de los instaladores
Feníe Energía es la comercializadora de electricidad de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España (organización formada por más de medio centenar de asociaciones provinciales que representan a más de 15.000 empresas instaladoras). Cualquier consumidor puede contratar a Feníe para que le suministre electricidad, pero lo cierto es que nació y sigue lógicamente muy vinculada al mundo de los instaladores, que han constituido desde el principio su clientela natural, clientela para la que esta comercializadora presta adicionalmente servicios muy específicos, como por ejemplo los de su Escuela de Eficiencia Energética, que "forma a los instaladores, convirtiéndoles en agentes energéticos".  

Feníe Energía presume así de contar con "la mayor red de asesores energéticos de España", y se define como "la comercializadora creada por el instalador para dar servicio cercano y de calidad a sus clientes". No juega en la división de honor (es la séptima comercializadora en el segmento doméstico), pero lleva varios ejercicios creciendo mucho, y lo que sí juega es la baza de la hiperespecialización: "gracias a nuestra Escuela de Eficiencia Energética -explican-, nuestros agentes, instaladores y a su vez accionistas de Feníe Energía reciben una formación constante sobre los diferentes cambios regulatorios del mercado energético y otros aspectos, para así poder asesorar a sus clientes de la manera más precisa y eficiente".

Som Energia tampoco es una comercializadora convencional. Es una cooperativa de consumidores-productores de energías renovables, y también se relaciona con sus "clientes" de una manera distinta a la convencional. La cooperativa tiene más de 70.000 socios, que hacen una aportación inicial a fondo perdido de cien euros (momento a partir del cual ganan la condición de socio, que habilita para participar en la toma de decisiones).

Som Energia declara casi 125.000 contratos a día de hoy (un consumidor puede contratar el suministro de electricidad a Som sin necesidad de ser socio, si bien el grueso de su "clientela" son los socios, algunos de los cuales participan por ejemplo en talleres de sensibilización u otras actividades a través de los numerosos grupos locales que la cooperativa tiene distribuidos por España).

Añadir un comentario
Miguel
Con esos precios, la mayoría de las comercializadoras pequeñas acabarán desapareciendo de la órbita.