panorama

El fin del carbón abre paso a la transición justa en Asturias

0
El sindicato CCOO presentó hace solo unos meses un estudio que revela que las energías renovables ya emplean a más de 5.000 personas en Asturias. El propio Gobierno asturiano cuantifica en 5.000 millones de euros lo que mueve en la región cada año la eólica marina. Pues bien, los gobiernos central y asturiano y 16 concejos del principado firmaron ayer “los protocolos de actuación para impulsar los convenios de transición justa” en tres comarcas asturianas. La idea es que organizaciones empresariales, sindicales y sociales participen en la definición de alternativas al carbón, “porque se trata de elegir las mejores propuestas para el desarrollo de empleo sostenible en las zonas”.
El fin del carbón abre paso a la transición justa en Asturias

En Asturias hay medio centenar de empresas trabajando para el sector de las energías renovables marinas, que tienen un volumen de facturación próximo a los 5.000 millones de euros. El dato lo aportaba, hace ya más de un año, el consejero de Empleo, Industria y Turismo de Asturias, Isaac Pola, que encabezaba a la sazón una comitiva de 16 empresas asturianas en su viaje a Ámsterdam, ciudad sede entonces de la feria Offshore energy exhibition & conference. El carbón ya es historia en la región. Pero hacen falta puertas de salida de la mina y de las centrales térmicas que han escrito a fuego la historia de esa tierra durante las últimas décadas. La eólica marina es una posibilidad (una realidad ya), como lo son también (lo pueden ser) la biomasa o el autoconsumo, sectores que, según el estudio de Comisiones Obreras «El potencial de las energías renovables y su industria asociada en Asturias», pueden generar empleo y riqueza en la región. Pues bien, eso -puertas de salida para los trabajadores del carbón- es lo que buscan el Ejecutivo central y el Gobierno del Principado con la firma, ayer, del protocolo mencionado.

Los protagonistas del acto han sido el sucesor de Pola, el actual consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica de Asturias, Enrique Fernández; la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen; y los representantes de los ayuntamientos concernidos, articulados a través de la Federación Española de Municipios y Provincias. Todos ellos firmaron ayer “los protocolos de actuación para impulsar los convenios de transición justa”, documentos que establecen el procedimiento y la metodología para definir las actuaciones que se impulsarán en 16 concejos de las tres comarcas. Según los firmantes, la elaboración de los convenios requiere de un “análisis diferenciado por zonas” de las necesidades, iniciativas y proyectos específicos, por lo que estos protocolos “refrendan el entendimiento y acuerdo inicial entre las administraciones sobre la manera de proceder”.

Según ha explicado la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) se está trabajando con los diferentes actores “para la identificación de proyectos e iniciativas que reactiven las zonas asturianas afectadas por la transición energética.”

Sara Aagesen, secretaria de Estado de Energía: “la firma del protocolo de actuación formaliza un compromiso común de las administraciones implicadas para llamar a la participación de organizaciones empresariales y sindicales y de todos los agentes sociales. La participación dotará de un valor inestimable a los convenios, cuya firma se producirá al final del proceso, y ofrecerán una radiografía precisa de la viabilidad ambiental, social y económica de las alternativas, porque se trata de elegir las mejores propuestas para el desarrollo de empleo sostenible en las zonas”

Enrique Fernández, consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica de Asturias: “los tres protocolos suscritos ponen de manifiesto que pese a la compleja situación actual, derivada de la pandemia por coronavirus Covid-19, las tres administraciones seguimos trabajando en el diseño de los convenios para su puesta en marcha a la mayor brevedad posible y, de esta manera, dar respuesta a las necesidades de los municipios mineros. Se trata, sin duda, de un buen ejemplo de colaboración administrativa y de puesta en común de ideas y de propuestas, teniendo en cuenta además que Asturias es la primera comunidad en suscribir estos protocolos"

La estrategia de transición justa
En febrero de 2019, el Gobierno central presentó el Marco Estratégico de Energía y Clima, enfocado a facilitar la descarbonización y la modernización de la economía hacia un modelo sostenible y competitivo que contribuya a poner freno al cambio climático. Según el Ministerio, “la Estrategia de Transición Justa, que se integra en este marco, parte del reconocimiento de los impactos negativos que, en el corto plazo, la descarbonización de la economía está produciendo en determinados territorios, con cierres de empresas vinculadas al carbón, y la necesidad de optimizar los resultados de la transición energética en términos de empleo”.

En este contexto -continúa el Ministerio-, para apoyar a las personas y territorios afectados, la Estrategia articula “la puesta en marcha de Convenios de Transición Justa que ayuden a crear un nuevo tejido productivo en las zonas en transición y cuyo motor será la participación abierta y transparente de los agentes implicados”.

En el caso de Asturias, los convenios definirán actuaciones en 16 municipios vinculados a la minería del carbón y afectados por el cierre de centrales térmicas: en el suroccidente (Tineo, Cangas del Narcea, Ibias y Degaña), en el Caudal (Aller, Lena, Mieres, Morcín, Ribera de Arriba y Riosa) y en el Nalón (Langreo, Laviana, San Martín del Rey Aurelio, Sobrescobio, Caso y Bimenes).

Las actuaciones previstas para el Suroccidente se proponen mitigar los impactos de los cierres de la central térmica de Soto de la Barca (foto) y de las explotaciones mineras de la zona. Por su parte, las del valle del Nalón y del valle del Caudal están concebidas para paliar los efectos de los cierres de la térmica de Lada y de la minería en los concejos afectados.

A la espera de concretar los proyectos, las iniciativas girarán en torno a la rehabilitación de zonas mineras degradadas, el aprovechamiento de activos mineros y el fomento de iniciativas empresariales de desarrollo. El objetivo es doble: por un lado, regenerar territorios degradados por la actividad minera; por otro, generar actividad económica alternativa y promover la recolocación de excedentes de la minería del carbón.

Añadir un comentario