panorama

Amigos de la Tierra califica de "conservador" el Objetivo 32 que se ha marcado la Unión Europea para 2030

0
La Comisión, el Consejo y el Parlamento europeos han cerrado las negociaciones a tres bandas -lo que se conoce como trílogo- sobre la Directiva de Energías Renovables. Dos son los resultados clave: (1) no habrá impuesto al Sol al menos hasta el año 2026, y a partir de entonces solo lo habría si se dan unas ciertas circunstancias y (2) al menos el 32% de la energía que consuma la Unión Europea (UE) en el año 2030 deberá ser de origen renovable. El porcentaje es calificado de conservador por Amigos de la Tierra.
Amigos de la Tierra califica de "conservador" el Objetivo 32 que se ha marcado la Unión Europea para 2030

Los decisores políticos europeos llegaron a un acuerdo sobre las 03.00 de la madrugada del jueves sobre el futuro renovable para 2030, aprobando un objetivo (32%) que la organización no gubernamental Amigos de la Tierra califica de "insuficiente para afrontar su responsabilidad climática". No obstante, Amigos de la Tierra valora "muy positivamente" (en alusión al «no» al impuesto al Sol salido del trílogo) "los avances que permitirán empoderar de manera colectiva e individual a la ciudadanía europea, permitiendo así la entrada de nuevos actores al sistema energético". Entre líneas, la oenegé ecologista reconoce la importancia del papel jugado durante todo el proceso legislativo, que ha durado un año y medio, por el comisario de Acción por el Clima y Energía, el gaditano Miguel Arias Cañete, y el eurodiputado socialista José Blanco, que fue ha sido el redactor principal de la nueva Directiva.

Amigos de la Tierra destaca en el nuevo reglamento para 2030 los siguientes aspectos
• Un objetivo global vinculante de energías renovables del 32%, superior a la postura del PP (27%), pero inferior a la posición del Parlamento del (35%); este objetivo se revisará en 2023;
• El derecho de que comunidades, cooperativas e individuales puedan producir, consumir, almacenar y vender su propia energía renovable, sin tener que afrontar por ello cargos excesivos ni barreras administrativas;
• Una eliminación gradual del uso de aceite de palma como biocombustible para 2030;
• Unos criterios insuficientes de sostenibilidad para el uso de biomasa leñosa con fines energéticos.

En cuanto a la nueva directiva de Eficiencia energética para 2030, las tres partes no llegaron a ningún acuerdo, y se espera que a lo largo del mes de junio se lleve a cabo una nueva sesión de negociación, posiblemente la última. Asimismo, habrá nuevas sesiones destinadas a resolver las futuras normas del mercado de la electricidad, por lo que se espera que también haya nuevas oportunidades para reducir la contaminación mediante la eliminación de las plantas de generación de electricidad más sucias.

Añadir un comentario