panorama

Amigos de la Tierra anima a Occidente a tomar la iniciativa en la lucha contra el cambio climático

0
Ayer comenzó en Doha (Catar) la décima octava Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP18), un convenio cuyo objetivo es detener el calentamiento global y que cumple, precisamente ahora, veinte años de historia. Amigos de la Tierra Internacional ha difundido hoy un comunicado en el que muestra su "preocupación por el estancamiento de los acuerdos e insta a los países industrializados a tomar la iniciativa para evitar los peores impactos del calentamiento".
Amigos de la Tierra anima a Occidente a tomar la iniciativa en la lucha contra el cambio climático

Las negociaciones sobre cambio climático de Naciones Unidas, que comenzaran hace ya 20 años, "han avanzado muy poco", según esta organización ecologista, que lamenta que "el texto sobre el que se trabaja en estos momentos se lanzará en 2015 y probablemente no entrará en vigor hasta 2020". Y es que, en la COP 17 de Durban, en Suráfrica, "en lugar de avanzar en la aplicación de la hoja de ruta existente acordada en Bali en 2007, las partes acordaron lanzar una nueva ronda de negociaciones" (véase al respecto). Pues bien, la denominada Plataforma de Durban (ADP) debe comenzar ahora las negociaciones en Doha y finalizar su trabajo en 2015. ¿Problema? Pues que, según Amigos de la Tierra, hay un "gran riesgo" de que la Plataforma de Durban postergue diez años más la acción para reducir las emisiones "y de que desregule aún más el marco, lo que debilitará aún más al sistema y hará que sea menos eficaz que el Protocolo de Kioto".

Efectos cada vez más visibles, según los ecologistas
Según la coordinadora internacional del programa Justicia Climática de Amigos de la Tierra Internacional, Sarah-Jayne Clifton, "la hecatombe provocada por el huracán Sandy o las inundaciones devastadoras en Nigeria son efectos cada vez más frecuentes del cambio climático. Las emisiones de dióxido de carbono han alcanzado un nivel récord. En estos momentos, nos encaminamos hacia los seis grados, una temperatura que puede provocar grandes desastres por todo el planeta. Lamentablemente, los países industrializados, encabezados por Estados Unidos, están desmantelando el marco internacional, en lugar de tomar medidas justas y urgentes. No es un secreto que la mayoría de los gobiernos continúa apoyando y promoviendo unas políticas que aceleran la crisis climática, desde la extracción de combustibles fósiles como el petróleo y el gas, hasta el comercio de carbono, los agrocombustibles, la agricultura industrial a gran escala o las plantaciones de desiertos verdes”.

Contra el mercado de carbono
En el comunicado que ha difundido hoy, Amigos de la Tierra Internacional "exige a los gobiernos que, de una vez por todas, avancen de forma urgente para lograr un acuerdo justo y ambicioso: reducción de emisiones de acuerdo con la ciencia y la equidad [los países desarrollados (del anexo I) son responsables de tres cuartas partes de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero, a pesar de albergar tan solo un 15% de la población mundial]; financiación pública adecuada para la adaptación al cambio climático de los países más vulnerables; transferencia de tecnología, y punto final para el comercio de carbono", que la ONG considera es "una cortina de humo que beneficia exclusivamente a las grandes empresas y a las élites financieras" (véase al respecto). Según esta organización, "todas estas medidas son necesarias para avanzar hacia la transformación de nuestras economías, para promover alternativas reales de energías renovables y de soberanía alimentaria y para reducir las emisiones al tiempo que se mejora la salud y el bienestar de todos".

Definición oficial
Según Naciones Unidas, el Protocolo de Kioto es lo que "pone en práctica" la Convención. Basándose en los principios de la Convención, este protocolo compromete a los países industrializados a estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero. La Convención, por su parte, solo alienta a los países a hacerlo. El Protocolo de Kioto establece metas vinculantes de reducción de las emisiones para 37 países industrializados y la Unión Europea, reconociendo que son los principales responsables de los elevados niveles de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que hay actualmente en la atmósfera, y que son el resultado de quemar fósiles combustibles durante más de 150 años. En este sentido, el Protocolo tiene un principio central: el de la "responsabilidad común pero diferenciada". Grosso modo, el Protocolo vendría a proporcionar la arquitectura esencial para cualquier acuerdo internacional sobre el cambio climático que se firme en el futuro.

Los detonantes del cambio climático
Según Naciones Unidas, "cuando concluya el primer período de compromiso del Protocolo de Kioto en 2012 [concretamente el 31 de diciembre de este año], tiene que haber quedado decidido y ratificado un nuevo marco internacional que pueda aportar las severas reducciones de las emisiones que –según ha indicado claramente el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)– son necesarias". Los países del anexo antes citado son Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Bulgaria, Canadá, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estados Unidos de América, Estonia, Federación de Rusia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Japón, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Mónaco, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Checa, Rumanía, Suecia, Suiza y Ucrania.

Añadir un comentario