panorama


Fundación Renovables pide un Pacto de Estado para culminar con éxito la transición energética

0
La Fundación Renovables propone alcanzar un Pacto de Estado para que la transición energética responda a una hoja de ruta consensuada de largo plazo pero sin pérdida del nivel de exigencia. Así lo ha planteado hoy durante la presentación de su informe “Escenario, políticas y directrices para la transición energética”, en el que insiste en que la energía debe ser considerada como un bien de primera necesidad y no solo como un negocio.  También apuesta por una reforma fiscal en profundidad, que permita modificar los hábitos de consumo de energía.

Fundación Renovables pide un Pacto de Estado para culminar con éxito la transición energética

“Escenario, políticas y directrices para la transición energética” es un documento de propuestas e ideología energética, que ha sido presentado hoy en Madrid por Fernando Ferrando, presidente de la Fundación, y  en el que este organismo desarrolla las directrices que considera fundamentales para culminar con éxito y a tiempo la transición energética. En el documento hace un repaso a la evolución de este proceso "ineludible y urgente en nuestro país", como lo califica, y enjuicia los diferentes textos legislativos nacionales y europeos que tienen relación con él y con las actuaciones frente al cambio climático.


El objetivo de este nuevo informe es sentar las bases que permitan entablar un diálogo y procurar un consenso que abra el camino para implantar una nueva cultura de la energía ante la emergencia de actuar.


El documento insiste en que la transición energética hacia un modelo que cubra la demanda final al 100% con renovables para el año 2050 supone una oportunidad para transformar el modelo económico y el tejido productivo de nuestro país. En este sentido, considera que se debe aumentar la estrategia climática presentada por el Gobierno.

En la presentación, Fernando Ferrando, ha pedido, además, una vicepresidencia de Sostenibilidad y ha insistido en la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado que dé prioridad a la energía como un bien común, escaso y de primera necesidad y que responda a una hoja de ruta consensuada a largo plazo sin pérdida de exigencia.


En la ciudad, pero también en el campo

El presidente de la fundación también ha insistido en que la actual situación de emergencia climática "convierte en urgente la actuación sobre las ciudades,  donde vivimos más del 80% de la población y con graves problemas en la calidad del aire que respiramos. El entorno urbano es el motor para el cambio que debe otorgar a la ciudadanía un papel principal y permitirle poder gestionar y elegir cómo consume o produce la energía".

Fernando Ferrando también se ha referido a Madrid Central y a las amenazas del nuevo ayuntamiento de poner fin a esta almendra en la que está prohibida la circulación del tráfico más contaminante. En su opinión, no solo no hay que acabar con Madrid central, sino extender la iniciativa a todo el perímetro interior de la M-30, al igual que han hecho ciudades como Londres o Berlin. Pero Ferrando señala que no es necesario mirar fuera de España para encontrar un ejemplo a seguir en movilidad sostenible. Vitoria, ciudad en el que las dos terceras partes de los desplazamientos se hacen a pie, puede ser el referente. "Y no porque la ciudad sea pequeña –ha puntualizado– sino porque los vecinos encuentran en su barrio todo aquello que necesitan".


Este nuevo informe presta también especial atención al medio rural, proponiendo un paquete de medidas que ayuden a incorporar las renovables como elemento de generación de valor e implantar un desarrollo del medio rural más sostenible, adaptado a la climatología y a la disponibilidad de recursos.


Líneas maestras
Las directrices que propone la Fundación Renovables están organizadas en cuatro grandes líneas de análisis: energía y sociedad; energía y territorio; energía como generadora de valor y transversalidad.

• Energía y sociedad. La Fundación Renovables propone abrir un debate social y político para consensuar una nueva forma de relacionarnos con la energía (relaciones sociales, productivas, de empleo, transporte, vivienda, ocio, etc.) que nos permita mantenernos dentro de los límites sostenibles del planeta de acuerdo con un principio de prioridad de usos y estableciendo un calendario de sustitución de las energías no sostenibles por las que sí lo son.


Apuesta por actuar sobre la demanda en una triple dirección: eficiencia, electrificación y renovables, promoviendo la gestión de la demanda de energía con el objetivo de que el consumidor asuma su corresponsabilidad y se convierta en un agente activo del sistema energético.

Ofrece también una serie de propuestas para avanzar hacia el acceso universal a la energía y solucionar el problema de la pobreza energética a través de la creación de tarifas sociales adaptadas en función del nivel de renta; el desarrollo de un plan de rehabilitación de viviendas vulnerables y la consideración de la electricidad como servicio público.


Las nuevas formas de organización energética, como el autoconsumo, son otro gran pilar del cambio. Para esta actividad, la Fundación propone la existencia de un objetivo específico del 10% de la energía eléctrica generada a 2030 y del 20% y el 30% para 2040 y 2050 respectivamente.

• Energía y territorio. Su propuesta es  orientar los desarrollos urbanos y los procesos de urbanización con criterios de sostenibilidad energética de manera que mejoren la cohesión social y la calidad de vida y del aire. "Hay que recobrar la dimensión humana de las ciudades y la idea y escala de barrio, así como poner en el centro a las personas y apostar por la recuperación del espacio público", señala.


En cuanto al sector agrario y ganadero, el informe defiende la electrificación con renovables a través de: autoconsumo y generación distribuida, comunidades energéticas, sociedades de promoción energética mixtas entre agricultores y administración; funcionamiento con energías renovables de todas las instalaciones de riego y ganaderas; sistemas de digestión para el tratamiento de residuos ganaderos en instalaciones extensivas y rehabilitación energética. Todo ello evitando cambios de uso del suelo que conduzcan al abandono de suelos fértiles por instalaciones de producción de electricidad.


El informe defiende, asimismo, una gestión forestal sostenible que emplee la biomasa como fuente local para fines energéticos en el medio rural y reclama una Ley de Silvicultura Sostenible que tenga un carácter finalista y visión estratégica. Y para que los ayuntamientos tengan capacidad legal para desempeñar el papel que han asumido en todo este proceso, la Fundación reclama modificar la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, de modo que se aumente su capacidad de actuación.


• La energía como generadora de valor. El objetivo es generar un modelo de movilidad urbana bajo en carbono, con cero emisiones de gases contaminantes, más inclusivo y económico, en el que se priorice la accesibilidad a los bienes y servicios frente a las necesidades de movilidad motorizada. En este modelo, la movilidad activa (peatones y bicicletas) y el transporte público colectivo son elementos esenciales. Asimismo, apuesta por la implantación de los vehículos eléctricos (VE), mayoritariamente para uso compartido y con capacidad de intercambio activo con la red de suministro.


En cuanto a la edificación y rehabilitación, propone un programa de actuaciones que contribuya a la rehabilitación energética y mejora de la habitabilidad del actual parque inmobiliario, muy intensivo en recursos materiales, agua y energía durante la fase constructiva.

El documento “Escenario, políticas y directrices para la transición energética” incide, además, en el hecho de que la transición energética es una oportunidad para crear una industria de la eficiencia y la generación renovable. "Abre líneas de actividad tanto para la industria de bienes de equipo como para la prestación de servicios de gran valor económico en sectores como el de la eficiencia energética, la instalación de sistemas de generación centralizada renovable o el autoconsumo", señala al respecto.


La fundación considera igualmente necesario aprovecha los procesos disyuntivos derivados de la reducción de los costes de la fotovoltaica y las baterías y de la capacidad de generar valor y permitir la toma de decisiones con el internet de las cosas. "La transición energética es una oportunidad para actualizar el modelo industrial con un sistema que optimice el consumo de energía y materias primas según los principios de la economía circular, aumente la eficiencia y reduzca el impacto de los ciclos de materiales, agua y energía", señala.


• Transversalidad. La fundación señala que "esta ineludible transformación de nuestro modelo productivo va a provocar importantes efectos sobre la economía, el empleo y, en definitiva, sobre toda la sociedad bajo unos principios básicos a preservar: que en sentido amplio, la transición energética sea justa intergeneracional, tecnológica, económica y socialmente y esté encaminada hacia una nueva cultura de la energía".

Así, indica que hay que mantener un criterio de justicia intergeneracional, principalmente en lo que respecta a la erradicación de los combustibles fósiles y las energías no sostenibles. Es necesario el cierre de las centrales de carbón y nucleares.

Fiscalidad
Una de las grandes herramientas a favor del cambio debe ser la fiscalidad. El informe apuesta por una reforma fiscal en profundidad, que permita modificar –mediante señales adecuadas de precio– los hábitos de consumo de energía y, por tanto, la cobertura de nuestras necesidades energéticas. La política fiscal que defiende en materia energética debe ser activa y finalista en cuanto al gravamen de prácticas no deseables y fomento de las que sí lo son, según el principio de que “quien contamina paga”.


Las líneas de actuación de esta propuesta de fiscalidad abarcan: combustibles, eficiencia energética, emisiones, actividades productivas y no productivas, tratamiento y gestión de residuos, usos de suelo, edificación, plusvalías y deducciones y cargas impositivas (IRPF, Sociedades, IVA, tasas…).


La gobernanza y la participación ciudadana deben regir este proceso de cambio. "Encarar la crisis climática requiere de diálogo social y de cooperación multiagente. Es necesario establecer mecanismos, órganos de gobierno e instrumentos que lo permitan, sin dejar a nadie atrás. La transformación de nuestro modelo de desarrollo para hacer frente al cambio climático es una ingente tarea que nos atañe a toda la ciudadanía", concluye la Fundación.


Añadir un comentario