movilidad

Volkswagen lanzará un nuevo modelo de vehículo eléctrico cada dos meses de aquí a 2028

0
La cuenta es gruesa, pero delata la tendencia. El fabricante alemán de automóviles acaba de anunciar el lanzamiento de "casi 70 modelos eléctricos nuevos para 2028, en lugar de los 50 planeados inicialmente". Casi 70 modelos, pues, en 120 meses, toda una revolución que el Grupo Volkswagen va a asentar sobre una inversión quinquenal (2019-2023) de 30.000 millones de euros. El primero de los vehículos eléctricos de nueva generación entrará en producción este año: será el Audi e-tron (foto), al que seguirá el Porsche Taycan. Otros modelos de esta primera oleada serán el el Seat el-born, el Škoda Vision E y el ID. Buza.
Volkswagen lanzará un nuevo modelo de vehículo eléctrico cada dos meses de aquí a 2028

El Grupo Volkswagen anunció ayer que planea lanzar cerca de 70 nuevos modelos eléctricos en los próximos diez años, en lugar de los 50 previstos inicialmente. En consecuencia, la cantidad de vehículos que prevé fabricar durante la próxima década en sus plataformas eléctricas aumentará de 15 millones a 22 millones. El fabricante, que se declara "totalmente comprometido con los objetivos climáticos del Acuerdo de París", quiere alcanzar, en el año 2050, "un balance totalmente neutro en emisiones de CO2 en todas sus áreas, desde la flota de vehículos hasta las áreas de producción y administración".

El Grupo alemán fundamenta en tres principios ese objetivo 2050: (1) una reducción de CO2 efectiva y sostenible; (2) cambiar a fuentes de energía renovables para el suministro de energía; y (3) compensar las emisiones restantes que no se puedan evitar. Por ejemplo, el Grupo Volkswagen ya ha empezado a implementar cambios en la cadena de suministro para mejorar el balance de CO2 de los vehículos a lo largo de su ciclo de vida. Así, actualmente está elaborando una hoja de ruta detallada, y "el potencial es particularmente significativo en lo que respecta a los suministros de acero y aluminio".

Hito intermedio
El objetivo para 2025 es reducir la huella de CO2 de la flota de vehículos en un 30% a lo largo de su ciclo de vida en comparación con los niveles de 2015. Para ello, Volkswagen está electrificando su cartera de vehículos con una inversión de más de 30.000 millones de euros hasta 2023. La cuota de vehículos eléctricos en la flota del Grupo aumentará, al menos, en un 40% hasta 2030.

El primero de los vehículos eléctricos de nueva generación que entrará en producción este año será el Audi e-tron, al que seguirá el Porsche Taycan. Según Volkswagen, los pedidos para estos modelos suman ya 20.000 unidades para cada uno. El fabricante se propone acercar la electromovilidad al gran público con el lanzamiento del Volkswagen ID. Algunos otros modelos de esta primera oleada serán el ID. Crozz, el Seat el-born, el Škoda Vision E, el ID. Buza y el ID. Vizzion.

Baterías LG, SKI, CATL y Samsung
Para dar apoyo a la ofensiva eléctrica del fabricante de automóviles alemán, las compañías LG Chem, SKI, CATL y Samsung han sido seleccionadas como proveedoras estratégicas de celdas de batería. Además, y, "en vista del aumento constante de la demanda, el Grupo Volkswagen también está analizando cuidadosamente la posible participación en centros de fabricación de celdas de batería en Europa". Y es que, según Volkswagen, "de cara al futuro, las baterías de estado sólido también representan un gran potencial". El objetivo es facilitar un nivel de producción industrial con esta tecnología, junto con el socio del Grupo, QuantumScape.

Simultáneamente, el fabricante aspira a reducir en un 50% las emisiones de CO2 en todas las instalaciones del Grupo se reducirán de aquí al año 2025 (-50% con respecto a los niveles de 2010). A partir de 2023 -explican desde la empresa-, la conversión de la central eléctrica en Wolfsburg de carbón a gas reducirá las emisiones anuales de CO2 en 1,5 millones de toneladas. Más adelantada va la compañía en Bélgica, donde las actividades de producción de Audi (en la fábrica de Bruselas) ya son completamente neutrales en emisiones de CO2. La planta de Zwickau no sólo será la fábrica de referencia para la Plataforma Modular de Propulsión Eléctrica (MEB), sino que Volkswagen se compromete además a que los modelos ID. fabricados ahí sean entregados a los clientes "con un balance neutro de CO2".

El fabricante alemán explica su estrategia
La plataforma MEB -apuntan desde Volkswagen- se halla en el corazón de la ofensiva eléctrica del Grupo: "el coste de la movilidad eléctrica se puede reducir significativamente a través de acuerdos que den el mayor impulso posible a la plataforma MEB y a las economías de escala asociadas, lo que, en un futuro, también abaratará la movilidad individual y la hará más accesible para el grueso de la sociedad". Un ejemplo de acuerdo es el de la cooperación con e.GO Mobile AG, con sede en Aquisgrán, recientemente anunciada en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra.

Para potenciar aún más la movilidad eléctrica, el Grupo se compromete a instalar 400 estaciones de carga rápida en las principales carreteras y autopistas de Europa en los próximos 20 meses, en colaboración con el socio industrial Ionity. Un centenar de estas estaciones se ubicarán en Alemania, "lo que significa que habrá una estación cada 120 kilómetros". Volkswagen anuncia además que Elli (Electric Life), la nueva subsidiaria del Grupo Volkswagen, también ofrecerá "puntos Wallboxes para la recarga en casa, basados en energía renovable". Estos puntos se hallarán, inicialmente, sólo en Alemania. Además, el fabricante ha decidido instalar 3.500 puntos de carga en los estacionamientos de los empleados en todas sus instalaciones y abrir adicionalmente puntos de carga en los concesionarios.

Añadir un comentario